Cientos de personas siguen desplazadas por los efectos de las tormentas Eta y Iota

COMPARTE

Créditos: Elías Oxom
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Diego Petzey

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) realizó una presentación de los resultados de la encuesta “Medios de vida a hogares desplazados por las tormentas Eta y Iota en los departamentos de Alta Verapaz y Huehuetenango” realizada en marzo de este año. Uno de los resultados refleja que cinco meses después de las tormentas 1 mil 868 personas de 386 hogares se encuentran desplazadas de sus lugares de origen porque sus viviendas fueron destruidas o gravemente dañadas.

Foto: Elías Oxom.

Guillermo García, analista de gestión de información e investigación de la OIM, informó que esta encuesta se realizó en dos momentos diferentes, el primero, en noviembre de 2020 en 156 albergues temporales que fueron habilitados en los departamentos de Chiquimula, Zacapa, Izabal y Alta Verapaz; del total de estos el 34 % no eran oficiales; en estos lugares se albergó a 13 mil 083 personas pertenecientes a 3 mil 147 familias, de las cuales, 1 mil 535 no podían regresar a sus comunidades por la pérdida de sus viviendas. También se registró en estos albergues a 582 madres lactantes, 141 embarazadas, 111 personas con discapacidad y 385 personas con condiciones de salud crónicas o severas.   

El segundo momento responde a las necesidades de la etapa pos emergencia humanitaria, que se realizó en marzo de este año a 906 hogares, con información de 4 mil 507 personas en siete comunidades de los municipios de San Cristóbal Verapaz, en Alta Verapaz; Chiantla y Cuilco, en Huehuetenango. En estos municipios aún hay personas desplazadas, mientras que otras familias regresaron a su comunidad de origen.

La OIM estima que hay 5 mil 393 personas pertenecientes a 1 mil 084 hogares, que fueron desplazadas por las tormentas en las comunidades encuestadas.

Foto: Elias Oxom.

Los resultados de esta segunda encuesta reflejan las condiciones de vida y de los hogares desplazados por las tormentas Eta y Iota, el informe relata que 3 de cada 5 hogares viven en hacinamiento; esto se define como la existencia de más de tres personas por cuarto en un hogar, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y solamente el 52 % tiene acceso a agua por medio de tubería o conexión propia.

Así mismo el 95 % de las viviendas tienen láminas metálicas como material de techo; el 53 %  tienen paredes de madera y el 66 % piso de tierra. Solamente 1 de cada 3 hogares tiene acceso a internet.  

Cinco meses después las familias continúan desplazadas y con dificultades de ingresos económicos

La encuesta reflejó que 1 mil 868 personas de 386 hogares se encuentran desplazados de sus lugares de origen porque sus viviendas fueron destruidas o gravemente dañadas.

Las familias desplazas fueron afectadas severamente en sus ingresos económicos. Antes de las tormentas el 69 % de los encuestados dijo que no tenían un trabajo y que solamente el 31 % trabajaban o tenían un negocio propio para su sostenimiento de vida y familiar; de estos, la mayoría se dedicaba a la agricultura. De estas personas, 81% son hombres y el 56 % mujeres. La agricultura fue uno de los sectores productivos más afectados con pérdidas de más de 150 millones de dólares a nivel nacional, según un informe que presentó la CEPAL en febrero de este año.

Ante la falta de ingresos económicos, las familias realizaron diversas acciones para subsistir. El 68 % recibió apoyo de parte de alguna organización no gubernamental, el 40 % solicitó apoyo a familiares o amigos dentro del país, un 39 % redujo su consumo de alimentos, y un 12 % solicitó apoyo a familiares o amigos fuera del país. 

Foto: Elias Oxom.

Ante esto, en 1 de cada 10 hogares algún miembro de la familia tiene intenciones de migrar en los próximos meses, los principales motivos de esta decisión son mejorar sus condiciones laborales con 77 %, para mejorar las condiciones de vida un 71 %, para enviar remesas 32 %, por desempleo 29 % y por desastres naturales o cambio climático un 26 %.

La OIM resalta que los desastres naturales y el cambio climático son de los factores que determina, la migración previa y la intención de migrar y que esto podría estar relacionado a la vulnerabilidad histórica a estos fenómenos. Por último, llamó a los actores involucrados para que implementen programas de apoyo a los medios de vida de esta población afectada, que garanticen condiciones de vida digna a corto, mediano y largo plazo, con enfoque de sostenibilidad, de cara a las futuras tormentas tropicales.

Ayuda sigue sin llegar a comunidades afectadas por las tormentas

Según la Secretaria de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan) las tormentas afectaron a 16 departamentos a nivel nacional y contabilizaron 61 personas fallecidas, 99 desaparecidas, más de 300 mil personas evacuadas y 1,7 millones afectadas por los daños ocasionadas por las dos tormentas.

Le recomendamos leer:

Gobierno de Guatemala sin un plan de reconstrucción por efectos de Eta y Iota

El gabinete de reconstrucción, creado a través del acuerdo gubernativo 119-2020, tiene como sus principales acciones coordinar y mitigar los efectos que ocasionaron en el país las tormentas Eta y Iota. En la presentación se destacó que el gobierno de Guatemala ejecutó Q 389 millones en diciembre del 2020 para mitigar los efectos, como respuesta temprana de las tormentas y para la recuperación se requerirán más de 2 mil millones, las cuales serán ejecutados durante 2021 y 2022,  comentó Keyla Gramajo de SEGEPLAN.

Josué Eduardo Lemus, Ministro de Comunicación y coordinador técnico del gabinete de reconstrucción destacó que se han recuperado mas de 2 mil kilómetros de carreteras principales en seis departamentos del país y para la recuperación total del sistema vial es necesario aún 1 mil 125 millones de quetzales las cuales serán ejecutados por Covial y la dirección de caminos del Ministerio de Comunicaciones.

Estos datos contrastan con la atención que se otorgado a las comunidades afectadas por las tormentas, así como en el caso de Campur y Quejá el Consejo Científico del

Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) aún entrega un informe de las condiciones para saber si se declaran estas comunidades como inhabitables, así mismo para las reconstrucciones de las viviendas no tienen una fecha específica para iniciar y que las municipalidades contribuirán para la reconstrucción de las mismas.

Foto: Lencho Pez.

Virginia Gerzi, del Ministerio de Salud, informó que 257 servicios de salud a nivel nacional fueron afectados en distintos grados durante las tormentas. De estos 257 este año esperan rehabilitar 122 con la ayuda de la cooperación internacional y de préstamos de la siguiente manera: 38 serán rehabitados por la Unidad de Construcciones de Edificios del Estado (UCEE), 35 servicios serán rehabilitados por la Organización Panamericana de Salud (OPS), diez de ellos con fondos de Naciones Unidas y veinticinco con fondos de Cooperación Española, 26 servicios serán rehabilitados con fondos de préstamos del Estado de Guatemala en el programa Crecer Sano, 9 servicios serán atendidos con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y 9 servicios están siendo atendidos por la cooperación de Israel.

Para los 135 servicios de salud restantes se estarán realizando las gestiones y búsquedas de recursos para ser atendidos durante el año 2021 y 2022. 

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE