Cerro de Oro inicia construcción de alcaldía comunitaria a través de la gestión comunal

COMPARTE

Créditos: Diego Petzey.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Diego Petzey

Las autoridades y representantes de organizaciones comunitarias de Cerro de Oro en Santiago Atitlán, Sololá, inauguraron el trabajo de la nueva sede que albergará a la alcaldía. Las últimas tres construcciones se han logrado realizar con el aporte de la población.

En 1954 la alcaldía tenía un techo de paja y sus paredes estaban hechas de caña de maíz; en 1955, las autoridades decidieron construir una nueva alcaldía, con el apoyo de un grupo de maestros; este edificio servía como escuela y alcaldía. 30 años después, en 1985  construyeron una alcaldía pues la población había aumentado; y en mayo 2021 iniciaron una nueva edificación a través de la autogestión comunitaria.

Cerro de Oro cuenta con una historia de autogestión comunitaria

Cornelio Sicay Ramírez, alcalde comunitario dijo que la historia de la comunidad les enseña que no es la primera vez que se realiza un proyecto de construcción de manera colectiva y que está forma de gestión comunal se rige bajo  tres principios tz’utujiles de la comunidad: el servicio, la organización y el consenso.  “estos principios son la sabiduría que hemos heredado de nuestras abuelas y abuelos”, precisó Sicay.

En su discurso, el alcalde comunitario expresó que Cerro de Oro tiene un sistema de autogestión comunitaria. Entre el 70 y el 80 % del total de los gastos de la alcaldía son aportes de sus habitantes y lo que reciben de municipalidad de Santiago Atitlán es mínimo.

El alcalde se refirió a la gestión del agua potable. Según Sicay, cada habitante da mensualmente una cantidad para el funcionamiento de las bombas; si llegara a fallar alguna, la comunidad aporta económicamente para arreglar el sistema. Si se requiere de una escuela los padres de familia se organizan para alcanzar ese objetivo, “eso estamos haciendo para la construcción de la alcaldía, cada uno hace un aporte. En ningún momento ha sido una imposición sino una decisión consensuada”, puntualizó.

La planificación de los trabajos inició a principios de año. Se llevaron a cabo reuniones en cada cantón para decidir el inicio de la nueva construcción de la alcaldía, la respuesta fue positiva porque es necesario mejorar la atención a la comunidad, detalló Sicay.

“Nosotros atendemos personas todos los días, todas las horas. Los mayores y los alguaciles atienden las 24 horas. El valor aquí es el servicio a nuestra gente, porque no ganamos ningún centavo”, apuntó Sicay.

Reseña histórica de las últimas tres construcciones de la alcaldía comunitaria

Cruz Esquina, regidor de la alcaldía, narró que no es la primera vez que la comunidad realiza una actividad de este tipo; antes lo hicieron sus abuelos y abuelas.

En 1954, refirió Esquina, la alcaldía comunitaria tenía un techo de paja y paredes de caña de maíz, en ese tiempo la comunidad decidió construir una nueva sede con el apoyo de un grupo de maestros, el edificio se funcionó como escuela y alcaldía. Años después, la necesidad del pueblo y de la educación creció. Las abuelas y los abuelos decidieron el 2 de febrero de 1985 la construcción de una nueva alcaldía, que es la que existe actualmente. En ese tiempo la alcaldía comunitaria estaba conformada por 2 alcaldes, 2 regidores, 2 secretarios, 6 mayores y 12 auxiliares.

En 1985, se acordó que cada persona aportaría jornales por turnos, hasta la finalización de la construcción y también acordaron un aporte de 3 quetzales por persona. El 26 de abril de 1986, la municipalidad de Santiago Atitlán entregó  Q800 y nuevamente el 13 de noviembre del mismo año dio otra cantidad de Q700, apuntó Esquina.

Dos años después, el 27 de julio de 1987, se concluyó la obra y el 7 de agosto del mismo año se inauguró, con el apoyo de dos donantes extranjeros, Valentín Brezani y Tomas Fishman”, agregó el regidor.

En 1987 la alcaldía estaba conformada por el primer alcalde Andrés Ramírez Guoz; segundo alcalde, Pedro Baran Catú; el primer regidor Esteban Vásquez; el segundo regidor Federico Lec; y el primer secretario Pedro Guoz Pacay y segundo secretario José Rabinal Coché, apuntó.

34 corporaciones por 34 años estuvieron trabajando las 24 horas en esta sede. En este espacio se llega a consensos y se decide y se trabaja en unidad para todo el pueblo. Nosotros como corporación número 35, apenas estuvimos 4 meses y 9 días en este edificio, dijo Cruz Esquina regidor de la alcaldía.

Gregorio Quievac, integrante del concejo de principales, relató que la construcción de la alcaldía no es únicamente del alcalde, es de la comunidad, es para sus nietas y nietos y también para los que aún no han nacido. Dijo que el aporte de Q 3 quetzales, realizado en 1985, fue un gran aporte, equivalente a nueve jornales de trabajo, porque en ese entonces se ganaban 35 centavos por cada jornada de trabajo.

La alcaldía comunitaria seguirá atendiendo a la comunidad en las instalaciones de una antigua clínica mientras se construye la nueva sede. Ésta inició el 10 de mayo del presente año, liderada por una comisión específica. Para la recaudación del dinero utilizarán un recibo especial, donde se anotará el nombre de la persona, a qué comunidad pertenece, qué trabajo realiza y de cuánto es el aporte económico, la fecha y el sello de la alcaldía. Esta recaudación se realizará todos los sábados durante un mes, se han conformado 10 grupos de personas que pasarán de casa en casa.  

“La contribución se realizará de acuerdo con el trabajo de cada persona. Un agricultor no dará la misma contribución que alguien que trabaja en una oficina. A cada persona se le dejará un recibo como comprobante, y si alguien no tiene posibilidades en eso momento lo puede decir y se llevará un libro para anotar el nombre de las personas, para la contribución”, informó Manuel Barán, secretario de la alcaldía comunitaria.  

Solicitaron ayuda a la municipalidad para la construcción

La alcaldía comunitaria y el Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) presentaron el proyecto de la construcción a la municipalidad de Santiago Atitlán, para que lo pueda tramitar y brindar un recurso económico.

En la actividad de inauguración las autoridades comunitarias mencionaron que la aldea Cerro de Oro tiene más habitantes que otros municipios, para esto representa grandes retos porque a pesar de que hay municipios con pocos habitantes, pero tienen acceso y ventajas para optar a fondos públicos para la realización de proyectos, mientras que Cerro de Oro debe trabajar con proyectos comunitarios.   

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) Cerro de Oro tiene actualmente 6 mil 890 habitantes, mientras que el municipio San José Chacayá tiene 5 mil 220 habitantes, Santa María Visitación tiene 2,602 habitantes, Santa Catarina Palopó 4 mil 882 habitantes y San Marcos La Laguna 2 mil 944 habitantes.

Cerro de Oro es una aldea de Santiago Atitlán, Sololá, una comunidad maya Tz’utujil ubicada a 121 kilómetros de la ciudad de Guatemala.  

Fotografías: Diego Petzey.

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE