Una Semana Santa especial y diferente en Santa Eulalia

COMPARTE

Créditos: David Diego Marcos.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por David Diego Marcos

La población del municipio de Santa Eulalia, Huehuetenango (ubicado a 158 kilómetros al noroccidente del país) celebra la Semana Santa de una manera especial y diferente. El Miércoles Santo los vecinos y vecinas acuden al mercado a comprar pan y miel, además de otros condimentos que son utilizados para la elaboración de tamales de frijol y hierba buena (Alawen), que dan un toque especial y exquisito al producto final.

El Jueves Santo las familias Q’anjob’ales aprovechan, desde muy temprano, para visitar a familiares, vecinos y amigos, e intercambiar miel, tamales de frijol (Oyom Ub’al), atol shuco (Paj Ulul); vivir y compartir en Semana Santa, en armonía y paz, los fortalece.

El Viernes Santo es común que se realicen alfombras, Viacrusis y se acompañe en procesión al Cristo Crucificado y el Cristo Yacente. El Sábado de Gloria, aúnque es de más recogimiento, todavía se realizan algunas pequeñas procesiones; por la noche se espera en vigilia la Resurrección de Jesús.

Todas estas serían las actividades normales, de no existir la Pandemia del Coronovirus, que tanto el año pasado como este se han visto alteradas, con el fin de evitar los contagios.

Este año, aunque se han llevado a cabo más celebraciones, disminuyeron para evitar el incremento de los contagios; además, este Viernes Santo fue de mucha lluvia en el municipio, lo que de alguna manera contribuyó a que hubiera menos personas en las calles.

La población espera con ansias que el próximo año sea diferente, con más posibilidades de compartir con la familia y amigos, como lo manda la tradición.

Fotos: David Diego Marcos.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'anjob'al

COMPARTE