No es solo por nosotros, es por el futuro de nuestros hijos

COMPARTE

Créditos: Nelton Rivera
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por las autoridades indígenas del pueblo Maya Ixil de Chajul, Cotzal y Nebaj, El Parlamento del Pueblo Xinka de Guatemala, El Consejo de Alcaldes Comunales de los 48 Cantones de Totonicapán, El Principal Cabecera del Pueblo Tz’utujil de Santiago Atitlán, las Autoridades Indígenas Ancestrales Rtun Tinamit del Pueblo Maya Kaqchik’el Chojoma’ de Chuarrancho.

  1. Nuestro más profundo rechazo e indignación por la juramentación que el congreso de la república
    realizó el día de hoy a integrantes de la nueva corte de constitucionalidad, que están marcados con
    el sello de la corrupción y la cooptación de uno de los contados órganos del Estado que mantenían
    el reconocimiento y el respeto de la población.
  2. Es obvio que los recursos económicos, el poder político y la influencia de quienes integran el
    pacto de corruptos, las mafias y las redes del crimen organizado quienes, por medio de los
    organismos ejecutivo, legislativo, judicial y el colegio de abogados, designaron a quienes de ahora
    en adelante nos dirán lo que debemos entender lo que dice la Constitución Política de la República,
    protegerán sus intereses y pondrán en riesgo a jueces, magistrados, fiscales, defensores de derechos
    humanos, autoridades indígenas y personas honestas que luchan por la defensa del orden
    constitucional, la paz, la democracia, el Estado de derecho, la transparencia, los derechos humanos
    de los pueblos indígenas, las mujeres y demás personas en situación de vulnerabilidad.
  3. Es indignante y vergonzoso que un diputado como el presidente del congreso de la república pida
    juramento a los magistrados no idóneos con recursos pendientes de resolver como el abogado
    Roberto Molina Barreto y la abogada Leyla Lemus, cuyas designaciones han sido impugnadas; y, les
    pida cumplir con las normas constitucionales que ni ellos mismos cumplen.
  4. Queremos dejar claro, que, entre los principales destructores de la democracia en Guatemala,
    además de los poderes ocultos, están funcionarios y empleados públicos que se encuentran en cada
    uno de los organismos de Estado, la mayoría de diputados que representan a los poderes ocultos,
    las mafias, el crimen organizado y la corrupción, pero no representan los intereses ni siquiera de
    aquellos que los eligieron, sus acciones no reflejan las aspiraciones del pueblo.
  5. Hacemos un llamado a todo el pueblo de Guatemala, a defender el Estado de derecho, la
    democracia y la paz. La débil democracia, la paz, el Estado de derecho que construimos los pueblos
    indígenas, los guatemaltecos honrados, la están matando, los corruptos, las mafias, el crimen
    organizados, los traficantes de influencias, las élites económicas explotadoras del pueblo y
    destructores de la madre tierra, los políticos.

Guatemala 14 de abril del año 202

Autoría y edición

COMPARTE