Municipalidad de Santiago Atitlán intenta apropiarse de playa comunal

COMPARTE

Créditos: Comisión Ciudadana por la Transparencia.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Diego Petzey

Vecinos de Santiago Atitlán decidieron, en asamblea comunitaria, que el título de propiedad del terreno comunal denominado “P ch’jombal”, ubicado en el cantón Pachichaj, sea trasladado a la Caja Real, bajo el resguardo y protección de la Autoridad Ancestral Cabecera del Pueblo e impedir así que la municipalidad se apropie de la palaya comunal.

Francisco Quic Sosof, actual presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) del cantón Pachichaj informó que antes del 2016 existía un comité provisional integrado por personas de las comunidades Pachichaj, Panul y Chu Uul, quienes se encargaban de velar y cuidar las playas comunales denominadas “P ch’jombal y Pul bal ya’”, del mismo cantón, pero ese mismo año el anterior COCODE decidió formalizar un comité Pro Playa, que fue inscrito y respaldado por la municipalidad local.

En la asamblea, los vecinos manifestaron su malestar porque el comité Pro Playa quiso elaborar un nuevo documento de posesión del terreno comunal, el sábado 13 de marzo, acción que fue vista por los vecinos y la Autoridad Ancestral como un intento de apropiación por parte de la municipalidad, porque el jefe edil envió un oficio a la familia Ruiz que actualmente resguarda el documento de posesión, para que lo entregara, por lo que la vulnerabilidad aumenta, según los comunitarios porque el presidente del comité también es el presidente del COCODE de Pachichaj y a la vez trabaja en la municipalidad.


Títulos de propiedad estarán bajo el resguardado de la cabecera del Pueblo

La historia de estas playas comunales surge alrededor de 1860 cuando, según consta, los lotes fueron adquiridos de manera colectiva por los habitantes de varias comunidades de Santiago Atitlán. Posteriormente, el 20 de febrero de 1919, se suscribió un documento de posesión colectiva de la playa conocida actualmente como “P ch’jombal”, donde aparece “…dejarlo al buen servicio del público por ser Calle Real donde va la mayor parte de habitantes a proveerse de agua para el servicio cotidiano”, mientras que en un segundo título de posesión correspondiente a la playa comunal P ch’ombal de fecha 30 de mayo de 1942 está suscrito “… la necesidad que tienen los vecinos del cantón Pachichaj, de construir un muelle destinado para suslirse (surtirse) de agua arreada para sus usos domiciliares, siendo esta orilla la que reunió las condiciones higiénicas para el caso”.

Otro documento de fecha 10 de diciembre de 1959 ratifica que los terrenos anteriores son de uso comunal y hace constar que la razón de esta adquisición es para “…tener una playa donde proveerse de agua para el consumo en sus habitaciones y así no tener molestias con los demás vecinos al pasar por sus propiedades rumbo al lago, siendo este el uso que le han venido dando a esta playa desde que la obtuvieron”, desde esta fecha el responsable escogido por la comunidad para proteger estos títulos comunales fue el señor Gaspar Ruiz y su hijo y ahora estos títulos están bajo el resguardo de su nieto.

Todos los vecinos decidieron en asamblea, por unanimidad que los títulos de propiedad resguardados por la familia Ruiz pasen ahora a la Caja Real, bajo la custodia de la Autoridad Ancestral Cabecera del Pueblo, el pueblo Tz’utujil de Santiago Atitlán, denominada Caja Real, a un cofre de madera en el que se resguardan documentos y títulos de propiedad de la tierra del pueblo que vienen desde la época colonial.

Además, los vecinos decidieron disolver al comité Pro Playa y eligieron a 5 personas para que sean encargadas de velar por la playa comunal. Este grupo no tendrá ningún cargo jerárquico y trabajará de manera voluntaria por dos años. Las personas designadas fueron: Nicolasa Mendoza Mendoza, Concepción Sapalú Sojuel, José Chiviliu Chiquitá, Pedro Chiquival Mendoza y Diego Vásquez Quiejú. 

Foto: Comisión Ciudadana por la Transparencia.

Pugna por control de playas comunales

Pedro Chiquival, escribano de la Autoridad Ancestral, expresó que la municipalidad mantiene interés en tener el control de las playas comunales, para realizar obras. A decir de Chiquival, un ejemplo claro es el intento de construir un parqueo temporal para vehículos en otra playa comunal denominada P ch’om Ya’, está quedó suspendido de manera judicial por un amparo que interpuso la autoridad ancestral, además los comunitarios denunciaron que una compra realizado por la municipalidad por más de 23 mil quetzales en febrero de este año, sin embargo en el sector no se ha construido nada.

En el portal de Guatecompras se encuentra el registro de esta compra en modalidad de baja cuantía, asignado a la empresa constructura ICOMAYA propiedad del señor Marco Vinicio Girón, la descripción de esta compra es por “Manejo centro turístico (mantenimiento) playa, sector parque Pachichaj, Santiago Atitlán, Sololá”, según la factura presentada por la empresa tuvo un costo de 23 mil 160 quetzales.

Luciano Xiloj, director de la oficina de planificación de la municipalidad de Santiago Atitlán, destacó que esta adquisición está suspendida y que solamente se logró dar mantenimiento a los servicios sanitarios públicos que se encuentran en el parque, ya que el Cocode de Pachichaj les comunicó que existían problemas sobre la posesión del terreno y les solicitó suspender la obra, lo cual hicieron, pero el costo total ya fue pagado a la empresa, comenta Xiloj.

Autoría y edición

Soy Tz’tujil, artista textil e investigador social
Creo en el arte como medio de transformación

COMPARTE