COVID-19 causa daños a la economía de la población del norte de Huehuetenango

COMPARTE

Créditos: David Diego Marcos.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por David Diego Marcos

Desde que se conocio el primer contagio por COVID-19 en Guatemala, a la fecha, es hasta ahora que se empiezan a sentir los efectos de la crísis económica en la población del área norte de Huehuetenango, particularmente del territorio maya Q’anjob’al de Jolom Konob’, de Santa Eulalia.

Por si fuera poco, a la pandemia del COVID-19 se le deben sumar los efectos de las tormentas Eta y Iota que golpearon fuertemente la producción agrícola y dejaron muchas personas damnificadas. Estos huracanes ocasionaron pérdidas significativas para el sector productivo comunitario y a nivel social y colectivo.

Foto: David Diego Marcos.

A pesar de que el Ejecutivo  realizó un préstamo de varios miles de millones, supuestamente para mitigar la propagación del COVID-19, y que parte de ese dinero sería distribuido en los diferentes ministerios o entidades encargadas para hacerlo llegar a la población de manera más descentralizada y que no sintiera el golpe de la crisis económica, no fue así.

Foto: David Diego Marcos.

La ayuda que se esperaba del Estado de Guatemala sigue sin llegar a los lugares más retirados y a las personas que de verdad lo necesitan.

Con el paso del tiempo y desde que inició el 2021 se ha incrementado el costo de la canasta básica, la gasolina, el pasaje en el transporte público y colectivo y la energía eléctrica, las carreteras se deterioraron aún más por las tormentas Eta y Iota.

Foto: David Diego Marcos.

 Cabe resaltar que en el tema del costo del maíz, hace más de una semana se mantenía el precio del quintal a Q 115, pero de ahí se fue elevando hasta llegar a valer Q 130 exactos; por la energía eléctrica se pagaba hace un par de meses Q 1.25 el kilovatio, pero ahora se incrementó 25 centavos más de lo acostumbrado, por lo que actualmente se cobra por parte de la empresa eléctrica municipal Q 1.50 por kilovatio.

Foto: David Diego Marcos.

El aumento del costo de todo lo que la población necesita en su vida cotidiana ha venido a afectar seriamente en la economía familiar, debido a que también se registra un alto porcentaje de desempleo, lo que provoca que se registre el desplazamiento forzado hacia Estados Unidos o alguna otra parte del mundo, con el fin de salir de la pobreza y la desigualdad que existe en el país, donde impera la corrupción y la cooptación del Estado por elites de poder que buscan beneficiar sus propios interés a costa de la necedad de las mayorías.

Foto: David Diego Marcos.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'anjob'al

COMPARTE