Créditos: Cortesía Hogar San Vicente de Paúl.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Regina Pérez

Recientemente en el Hogar de Ancianos San Vicente de Paúl se informó de un brote de COVID-19. Los adultos mayores que están en hogares y asilos, al igual que trabajadores, están contemplados en la “subfase 1e” de la primera fase del Plan Nacional de Vacunación, sin embargo, hasta el lunes 12 de julio no habían recibido la vacuna.

Anaité de Ramírez, vocera de la institución, señaló que el pasado sábado se detectaron 25 casos y que este martes hubo tres más. De estos, cinco adultos mayores ya están recuperados.

El personal que labora en el lugar, unos 25 trabajadores y los residentes del Hogar, están en cuarentena, sin embargo, Ramírez indicó que no cuentan con los recursos para atender estas emergencias.

Por eso, el pasado domingo difundieron un comunicado para dar a conocer la situación del Hogar, en el que solicitaban batas, guantes multiusos y de látex tal M, mascarillas KN95, insumos de sanitización, suero líquido, amoxicilina 500, acetaminofén, pañales para adulto y caretas. Estas donaciones pueden ser recibidas en las oficinas centrales de la Asociación de Señoras de la Caridad de San Vicente de Paúl, ubicadas en la 2ª Avenida, 3-10, zona 10.

En la primera fase del Plan de Vacunación está contemplada la inmunización de adultos mayores internados en asilos.

La diputada Lucrecia Hernández Mack, de la bancada Semilla, señaló que tras contactarse con el Hogar se les informó que no han sido vacunados ni el personal ni los adultos y que a finales de marzo y principios de abril dio inicio el registro, pero no fueron incluidos inmediatamente.

Desde el fin de semana pasado al lunes 12 de abril iban a ser vacunados “pero primero llegó el contagio antes que la vacunación”, dijo Hernández.

Se consultó al Ministerio de Salud la razón por la que no han sido inmunizados los adultos mayores de este Hogar, y la vocera de esa cartera se limitó a responder: “ellos están previstos para ser vacunados esta semana según la Programación del área de Salud Guatemala central”.

La falta de vacunación se dio pese a ser parte de las personas priorizadas en la subfase 1e del Plan de Vacunación, en tanto otras personas que no están priorizadas ya recibieron las dosis.

Desde que el Ministerio de Salud comenzó a implementar el Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19 a finales de febrero pasado, en su primera fase, se han suscitado diversos problemas de logística: la falta de planificación y la poca transparencia en el proceso de implementación.

El pasado domingo, el Pacto Ciudadano, una coalición de organizaciones emitió un pronunciamiento en el que señaló que la incapacidad gubernamental pone en riesgo la vacunación.

El Ministerio de Salud aún no ha podido concluir la primera fase del Plan Nacional de Vacunación. MSPAS.

“La primera fase del plan ha evidenciado nuevamente la improvisación y tráfico de influencias: hay señalamientos de la vacunación de personas que no forman parte de las prioridades de esta fase. La estrategia planteada no corresponde con la realidad rural del país, lo cual hace evidente la lógica urbana de las autoridades”, señala el documento.

Falta de planificación y sin pertinencia a la realidad del país

Para la diputada Hernández Mack, lo que está ocurriendo con el Plan de Vacunación se trata de un problema de planificación y gestión de recursos, porque las autoridades de Salud diseñaron un plan pero no hicieron nada para gestionar los recursos para su implementación.   

Hay un problema de diseño del plan sobre premisas que no existen, en términos de infraestructura y personal, pero además no hay una gestión para cerrar las brechas de personal, equipo de cómputo, impresoras, dijo.

La congresista señaló que la disponibilidad de vacunas es otro problema, pero es algo que está fuera del control del Ministerio de Salud, ya que depende de la producción de fabricantes y hay acaparamiento de los países ricos.

La ministra de Salud informó el pasado lunes, en una citación, que esta semana tendrían el calendario de entrega de vacunas Sputnik por parte de Rusia, que se comprometió a enviar al país 16 millones de dosis.

Por otro lado, Lesly Ramírez, de la Red de Defensores Comunitarios por el Derecho a la Salud, opinó que se han observado serias deficiencias técnicas en el Plan de Vacunación, que van desde el registro, la logística, organización y las jornadas de vacunación, en las cuales han visto tráfico de influencias.

Ramírez señaló que lo que preocupa es que esto no responde al contexto guatemalteco y no considera la realidad de las comunidades rurales.

Por ejemplo, en Huehuetenango, en una reunión con la jefatura del área de Salud se informó que el registro de la segunda fase para personas de la tercera edad sigue siendo de forma electrónica.

Además, la vacunación será fundamentalmente en las cabeceras municipales, lo cual considera es incompatible con la realidad rural, porque eso significa que los adultos mayores tendrán que viajar desde las comunidades.

Según la entrevistada, lo más deficiente del Ministerio de Salud ha sido la incapacidad de comunicar de manera adecuada, oportuna, amplia y en los idiomas de la gente, usando todos los medios posibles.

Ministra no asiste a citación

Para este martes, la bancada Semilla había citado a la ministra de Salud, Amelia Flores, para hacer cuestionamientos sobre el calendario de entrega de las vacunas, las carencias en los centros de vacunación, registro de usuarios, proceso de citas escalonadas, problemas de personas que no recibieron constancias y la gestión de segundas dosis de la primera fase y las primeras dosis de la segunda fase, pero no se presentó.

Otros temas a abordar, según la diputada Hernández, serían los procesos de revisión de cuentas y transparencia, tableros, base de datos, beneficiarios y deficiencias de su campaña de comunicación.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE