#EntreTormentas | Diez imágenes del paso de las tormentas Eta y Iota en Alta Verapaz

COMPARTE

Créditos: Elías Oxom.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Elías Oxom

Alta Verapaz fue uno de los departamentos más afectadas por las tormentas Eta y Iota.  Desde el 1 de noviembre las lluvias fuertes de la tormenta Eta provocaron el desborde de ríos, inundando aldeas enteras, pérdidas materiales y pérdidas humanas. El caso que mejor dibuja los efectos de la tormenta fue el derrumbe de la aldea Quejá, en San Cristóbal Verapaz, un área montañosa, donde cincuenta y ocho personas quedaron soterradas y seis más perdieron la vida.

La tormenta Iota ocurrió dos semanas después. El 19 de noviembre. A los daños que provocó Eta se le sumaron las lluvias que incrementaron las inundaciones. Aldeas enteras, donde antes no había ríos cercanos, como el caso de las aldeas Campur, en San Pedro Carchá; y Faisán II, en Cobán; quedaron bajo el agua.

En los departamentos de Izabal, Petén, Alta Verapaz y Quiché se inundó un área de aproximadamente 530 kilómetros cuadrados, alrededor de cada lugar, estiman las cifras oficiales, estaban unas 33.000 personas. Las inundaciones fueron provocadas por los ríos Motagua, Salinas, la Pasión, Usumacinta, Chixoy, Polochic y Cahabón.

Según el análisis de los daños realizado por el Instituto de las Naciones Unidas para la Capacitación y la Investigación (UNITAR), en el área de las Verapaces las inundaciones se incrementaron “por una gran cantidad de lagunas y lagunetas relacionadas con los sistemas hidrogeológicos propios de la región kárstica”. 

Esto viene a contrastar con las condiciones de vida que tiene la mayoría de los habitantes de Alta Verapaz que, según El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), a nivel de departamentos, el departamento que registra mayor porcentaje de personas viviendo en pobreza multidimensional para el 2014-2015 son Alta Verapaz (54%), también es el que concentra al 53,6% de su población viviendo en pobreza extrema.

En el informe de evaluación del Gobierno se indica que el departamento de Alta Verapaz fue el más afectado, seguido por los departamentos de Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula. En la Población afectada en Alta Verapaz se reportaron 9  personas fallecidas, 4 heridas, 88 desaparecidas, 132,349, evacuadas, 7,352 albergadas y 198,575 damnificadas. Mientras que el estudio informó que 9,478, personas quedaron en riesgo, y 17,003 más fueron damnificadas en el sector agropecuario.

Fotografía No. 1: Santa Marta Salinas se convirtió en una aldea fantasma. El paso de la tormenta Eta y Iota provocó que desbordara el río Chixoy destruyendo la mayoría de viviendas.

Fotografía No. 2: Para trasladar víveres a las aldeas Sesajal, Semox Yalicar y Chib’ut, San Pedro Carchá, una lancha del ejército de Guatemala cobró Q 300 por viaje a la población damnificada. El único acceso a las áreas inundas fue por esa vía.

Fotografía No. 3: Un niño utiliza una balsa improvisada como medio de transporte por la inundación en la aldea Sesajal, en San Pedro Carchá.

Fotografía No. 4: Viviendas recién construidas quedaron bajo el agua en Chib’ut, San Pedro Carchá

Fotografía No. 5: En Chib’ut, niños y niña observan su aldea totalmente inundada.

Fotografía No. 6: Un poblador presenció el momento exacto del derrumbe en la aldea Quejá, San Cristóbal Verapaz. Alertó a su mamá que estaba en la cocina y gracias al aviso pudo sobrevivir; su hermana estaba atendiendo la tienda que tenían, quedó soterrada.

Fotografía No. 7: Familias completas abandonaron sus viviendas en la aldea Se’Raxq’een, Chisec.

Fotografía No. 8: En la aldea Chimoté, San Pedro Carchá, los cultivos de maíz quedaron destruidos por las inundaciones.

Fotografía No. 9: Durante el tiempo que estuvo inundada la aldea Campur, en San Pedro Carchá, las personas transportaron víveres y mercadería en lancha.

Fotografía No. 10: En las aldeas Faisán I y II, Valle Verde y San Pascual, Cobán, se inundaron alrededor de sesenta caballerías de tierra por el desbordamiento del río Ikbolay y se formó una laguna durante tres meses.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi en Alta Verapaz

COMPARTE