#EntreTormentas Cuatro comunidades trabajan de forma voluntaria para habilitar carretera en Huehuetenango

COMPARTE

Créditos: Lencho Pez
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Lencho Pez

La población de cuatro comunidades del municipio de San Juan Ixcoy del departamento de Huehuetenango sigue incomunicada por la destrucción de la carretera a causa de las tormentas tropicales Eta y Iota en noviembre de 2020.

En la comunidad San Carlos Yajawk’u, fueron 35 casas afectadas, además varias familias también perdieron sus terrenos para cultivos, camiones y camionetas por las inundaciones, deslaves y derrumbes provocadas por las lluvias.

Marcos López, uno de los damnificados de San Carlos Yajawk’u, comentó: “días después de la tragedia, llegó personal de la Coordinador Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) a cuantificar los daños para una posible ayuda de parte del gobierno; sin embargo, hasta hoy no han brindado ninguna respuesta, ya no tenemos esperanza que pueda calmar el dolor”

Lea más: #EntreTormentas San Carlos Yajaw K’u: una de las comunidades más afectadas por las tormentas en Huehuetenango – Prensa Comunitaria

Comunidades siguen incomunicados:

Los derrumbes ocasionados por las tormentas destruyeron la única vía de acceso que tienen las aldeas Poxlaq, Villa Nueva y kab’tzin 1 y 2 hacia la cabecera municipal de San Juan Ixcoy.

Andrés Gonzales García, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) de Poxlaq, relató que trabajan de manera organizada para quitar los escombros de tierra que taparon la vía. “Entre las cuatro comunidades somos 187 personas que estamos trabajando desde diciembre del año pasado de manera voluntaria para remover toneladas de rocas y tierra que taparon el paso ya que las autoridades municipales nunca tomaron en cuenta esta necesidad”, comentó Gonzales.

“Para remover todo este desastre estamos utilizando nuestras propias herramientas del campo”, relató uno de las personas que trabaja de forma voluntaria para habilitar el paso. En estas comunidades, varias casas quedaron inundadas y algunas se llenaron de arena por los derrumbes, muchas familias siguen albergadas en casas de familiares o vecinos porque no tienen otro lugar donde vivir.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'anjob'al, directivo de la radio comunitaria Snuq' Jolom Konob'

COMPARTE