#EntreTormentas | Campur no ha vuelto a su cotidianidad después de las tormentas

COMPARTE

Créditos: Elías Oxom.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Elías Oxom

La aldea Campur, San Pedro Carchá, Alta Verapaz no se ha reconstruido después de que la mayoría de las viviendas quedaran inundadas por más de tres meses, algunas de ellas que recién habían sido construidas fueron abandonadas, negocios cerrados, el puesto de salud está abandonado, la vegetación quedó seca, las iglesias cerradas y un permanente riesgo para las personas que todavía la habitan es el ambiente que se puede percibir en el lugar.

Foto: Elías Oxom.

Antes de la inundación que duro unos tres meses, Campur tenía alrededor de 441 viviendas, en las que vivían unas 10 mil personas. Después del paso de las tormentas Eta y Iota, las familias se vieron obligados a trasladarse a albergues temporales, una parte de ellas optaron por el alquiles de cuartos en las aldeas Se’ Tzuk, El Pajal, Pajal Crucero y B’ankab’ del municipio de San Pedro Carchá, según indicó Víctor Rogelio Caal, alcalde auxiliar del lugar.

Foto: Elías Oxom.

Según Caal, la mayoría de estas familias no han regresado a sus viviendas a pesar de que el nivel del agua cedió completamente y se secó. La población no tiene claro si la aldea todavía es habitable o no, porque los temblores continúan casi a diario. El alcalde auxiliar agreda que la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) llegó a hacer un estudio geológico, pero hasta el momento no ha proporcionado el resultado a las personas damnificadas.

Foto: Elías Oxom.

Las casas que estuvieron inundadas por más de tres meses sufrieron daños estructurales, las láminas y las puertas quedaron oxidadas, algunas paredes sufrieron daños. Además la empresa que distribuye la energía eléctrica no ha restablecido el servicio en las viviendas de las familias que regresaron al lugar.

El centro de salud de la comunidad quedó abandonado y el personal está atendiendo a quien lo requiera en una carpa improvisada en la aldea Tonichaj. En la escuela, los maestros de la están inscribiendo a los estudiantes del nivel primario a pesar de las malas condiciones en que se encuentran las aulas, la falta de pizarrones, libros de texto y escritorios.

Foto: Elías Oxom.

En la visita que realizó Prensa Comunitaria, el 5 de marzo de este año, recorrimos las calles principales y el mercado central. Durante el trayecto pudimos observar que algunos comercios están abiertos y otros más siguen cerrados.

Campur es un centro de confluencia para la población de aldeas cercanas y mantiene un constante movimiento de personas en vehículos de todo tipo, desde camionetas hasta mototaxis. La población todavía enfrenta las condiciones que ha impuesto la pandemia de la covid-19 y, adicionalmente, las condiciones para reanudar muchas de las actividades diarias para la reproducción de la vida social política y económica están lejos de ser con las que contaban hace más de tres meses.

Foto: Elías Oxom.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi en Alta Verapaz

COMPARTE