Contaminación y desvío de ríos denuncian comunidades de las tierras bajas del Norte

COMPARTE

Créditos: Elías Oxom.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Elías Oxom

Los municipios de las tierras bajas del Norte de Alta Verapaz y Quiché, conformados por Ixcán, Chisec, Raxruhá, Fray Bartolomé de Las Casas y Sayaxché, enfrentan los efectos de la contaminación de los afluentes de agua que se encuentran en esos territorios debido al funcionamiento de empresas agroindustriales de palma africana como Naturaceites, Reforestadora de Palmas de Petén (REPSA)  Guatemala, empresa de Grupo Hame; Palmas del Ixcán, Industrias Chiquibul, Tecniservicios, entre otras, que han provocado derrames de químicos o desechos contaminantes, según han denunciado los líderes y autoridades comunitarias de esa región.

Foto: Elías Oxom.

Las comunidades se han enfrentado a la contaminación de las empresas, que además han desviado ríos y han usado las lagunas para su beneficio, provocando la mortandad de peces que sirven de sustento para la población. Uno de los casos más recientes denunciados públicamente y asociados a esa problemática se registró en julio del 2016, con el derrame de material químico sobre el afluente del río la Pasión, responsabilidad Repsa y por el que murieron cientos de especies; también se reportó otro incidente similar sobre el río San Román.

En octubre de 2017, la comunidad de Chisec responsabilizó por la muerte de decenas de peces a la empresa de palma africana Chiquibul S.A. y también se reportó la contaminación de nacimientos de agua en la aldea de San Benito, con el derrame de petróleo que provocó la empresa Latin American Resources.

Lea más:

Sequía en la región

Las poblaciones de esas regiones también se enfrentan a la sequía que se agudiza con la contaminación del agua, por citar como ejemplo, el año pasado en el municipio de Chisec la producción maíz se vio afectada y los granos que se lograron producir eran similares a los del cultivo de arroz y esto nunca se había reportado en esa localidad.

Sumado a las carencias, las comunidades también han denunciado que el Gobierno en ningún momento ha garantizado el servicio de agua potable para ellas y la gente acude a los nacimientos de agua para sus necesidades básicas de aseo o para beber, lo que consideran es una violación a su derecho al agua y a la salud, debido a que se han evidenciado enfermedades de la piel o gastrointestinales, como diarreas o vómitos en la niñez y en adultos mayores, a consecuencia del consumo de agua contaminada.

Ángel Quip Tiul, comentó que en el municipio de Raxruhá las mujeres de las comunidades tienen que levantarse las tres de la mañana para poder recolectar agua de un nacimiento cercano y que deben sacar con palanganas, porque después de las cuatro de la mañana el nivel del agua comienza a descender y las familias se quedan sin agua para el consumo durante el día.

Foto: Elías Oxom.

Esto es algo dramático, a criterio de Quip Tiul, que sucede después de la instalación y funcionamiento de empresas de palma de aceite en esos municipios.

Movilización por el agua

En el marco del Día Internacional del Agua el Movimiento de Comunidades en Defensa del Agua “Xmolam Qana’ Ch’och’” convocó realizó una caravana este lunes 22 de marzo, en el municipio de Chisec para visibilizar las carencias y las luchas de las comunidades en ese tema, así mismo como una reivindicación del derecho humano al agua.

“Exigimos al Estado y a las instituciones la garantía del derecho de las comunidades del acceso al agua, el derecho a la consulta previa, libre e informada sobre la construcción de hidroeléctricas en nuestros ríos, rechazamos la creación del viceministerio del agua porque lo que buscan es mantener el control de las cuencas y los ríos para intereses de empresas transnacionales”, comentó Quip Tiul.

Otro de los vecino de las tierras bajas del Norte comentó en idioma maya Q’eqchi’ que “el agua es vida para los pueblos mayas, Li ha’ a’an qayu’am”

Además, que “los abuelos” promueven el respeto al agua y el saludo al agua, porque en el calendario maya hay un día específico para eso, bajo el nawal Imox, el día en donde se pide agua en abundancia y que no se sequen los ríos.

“El agua es muy importante para nosotros porque desde nuestra concepción nos formamos entre el agua con nuestra madre, li ha’ a’an oxloq’, el agua debe ser respetada tres veces, nuestros abuelos indican que no se debe tirar las piedras en lo más profundo porque se debe tener mucho respeto hacia el sagrado río y el agua”, concluyó.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi en Alta Verapaz

COMPARTE