Familiares y sobrevivientes exigen justicia por víctimas del Conflicto Armado Interno

COMPARTE

Créditos: Sandra Cuffe.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Carlos Choc

Sobrevivientes y familiares de las personas desaparecidas y asesinadas durante el conflicto armado en Guatemala, realizaron diversas actividades para conmemorar el 25 de febrero Día Nacional de la dignidad de las Víctimas del Conflicto Armado Interno y para exigir justicia por esos crímenes.

Durante las actividades en la ciudad capital, fueron acompañadas por la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, la excomisionada de la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH) Otilia Lux de Cotí y varias organizaciones como la Coordinara Nacional de Viudas de Guatemala (Conavigua). En la plaza de la Constitución en la capital, se realizó una ceremonia maya durante la mañana del jueves, mientras los familiares de las personas desaparecidas portaban carteles con diferentes mensajes, fotografías y cruces de madera con los nombres de sus seres queridos, además de algunas mantas bordadas con sus nombres.

Foto: Sandra Cuffe.

Luego se movilizaron a la Corte de Constitucionalidad donde entregaron un memorial para exigir la resolución de los amparos interpuestos por los ataques a la institucionalidad de la paz, luego se desplazaron a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y expresaron su respaldo al procurador Jordán Rodas Andrade.

La actividad de conmemoración y homenaje finalizó frente al Congreso de la Republica donde los familiares exigieron el respeto a los derechos humanos y rechazaron la ley de amnistía, así mismo colocaron las cruces de madera donde estaban las fotografías de sus familiares víctimas.      

Testimonios del horror

“Se llevaron a mi esposo en el año 1981, el cinco de diciembre lo encerraron en una iglesia, llegaron 20 hombres y dos mujeres, fue como a las dos de la tarde, estaba llorando y mis hijos también y uno de los soldados dijo: ¡cállense si no los vamos a llevar a todos!’’ expresó una de las mujeres manifestantes que quedó viuda en el municipio de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, durante el conflicto armado en Guatemala.

Para el joven Edín Gonzáles que también participó en la macha, es muy importante para la juventud conocer más sobre la memoria histórica, “para que no se vuelva a repetir”, puntualizó, y agregó que es parte de la Asociación para la Justicia y Reconciliación (AJR).

Foto: Sandra Cuffe.

Varios testimonios de los familiares que fueron compartidos durante la actividad señalaron las diversas formas en que el Estado violentó sus derechos durante la guerra, “quemaron mi casa y quemaron a dos de mis hijos en el año 1982, uno tenia seis meses y el otro tenia dos años de edad y fueron los soldados”, comentó Elvira Abalem, de la aldea las Pacayas del municipio de San Cristóbal Verapaz, Alta Verapaz.  

“Los soldados llegaron a masacrar, eran las tres de la mañana sacaron a la gente y estábamos durmiendo, tuvimos que salir huyendo y nos íbamos para las montañas” dijo otro de los familiares de los desparecidos de San Martin Jilotepeque, Chimaltenango

Foto: Sandra Cuffe.

ocurrido en el año 1983.

Según la CEH se registró un total de 42 mil 275 víctimas, incluyendo hombres, mujeres y niños. De ellas, 23 mil 671 corresponden a víctimas de ejecuciones arbitrarias y 6 mil 159 a víctimas de desaparición forzada. De las víctimas plenamente identificadas, el 83%

eran mayas y el 17% eran ladinos. Combinando estos datos con otros estudios realizados sobre la violencia política en Guatemala, la CEH estimó que el saldo en muertos y desaparecidos llegó a más de doscientas mil personas.

Autoría y edición

Periodista comunitario, Maya Q'eqchi. Criminalizado en 2017 por su labor periodística en El Estor Izabal.

COMPARTE