Créditos: CasoCREOMPAZ
Tiempo de lectura: 3 minutos

(En memoria de Otto Federico Ical Choc, desaparecido el día jueves 13 de enero de 1983, osamenta encontrada en la Zona Militar No. 21 de Cobán, A.V. sepultado el 03 de marzo de 2018 en el Cementerio Municipal de San Cristóbal Verapaz, Alta Verapaz).

Por Edgar René Coy

¡Papá¡¡Como decirte que he estado aquí esperándote toda mi vida, desde que tengo noción quise poder estar contigo, tal parece que no fue así, ¡Qué lástima¡

Que cruel y dura es la vida, esta vida que tan solo es una, y por ésta única vez no te podré tener ni hoy ni nunca.

Siento dolor y muy grande, es un vacío que jamás se llenará, y es que jamás, ni un solo minuto ni hora te podré tener para decirte, que mi MAMÁ me tuvo, que efectivamente nací, que fui un varón como en algún momento se lo dijiste en sus sueños.

¡Papá¡ siempre hubiera querido que estuvieras a mi lado, como esa luz que iluminara y guiara mi vida, me has hecho tanta falta, y aun hoy después de tanto tiempo te necesito como el primer día que empecé a caminar, para que me levantaras, cuando dije mi primera palabra, y dije PAPÁ y no estabas……… no te encontré ……… no pudiste llegar………….. No pudiste………. no te dejaron………….. No es que no hayas querido.

Sabes han pasado muchas cosas en esta vida tan bella y a la vez tan dura, quisiera decirte que ayer hace tantos años, fue mi primer día de escuela, mi primer gol, mi primera caída, mi primera nota, mi primer grado, mi primera comunión, mi primer día de trabajo, mi primer día en la universidad,  que ayer me gradué PAPÁ……, que diera por poder decírtelo personalmente, son tantas cosas que han pasado PAPÁ, te pudiera decir que te perdiste de mucho, no lo sé….. Solo sé decirte que me entristece la vida no haberte tenido a mi lado.

Solo sé decirte que mi MAMÁ, te espera desde siempre, desde aquella tarde en que te vio irte y no volviste, que siempre estuviste presente en su memoria, en cada rezo, en cada plegaria, en donde pedía por tu vida, por tu alma, por tu espíritu, en cada noche, en cada amanecer, queriéndote encontrar, y te encontraba en mí y mi hermano, te veía reflejado en nosotros, y en nosotros es que fundió todos y cada uno de sus esfuerzos por encontrarte, en que vieras que a tus hijos, los ha sacado adelante con sacrificios………..tus hijos ¡PAPÁ¡ están aquí hoy a tu lado.

Me contaron que te esforzaste, que no querías estar abajo, que te hacia estorbo la opulencia, que no querías ver desigualdad, que te esforzabas en apoyar en la casa, que querías que tu familia fuera unida y que sobresalieran

Quisiera recordar tan solo un momento al lado tuyo, pero es en vano, no puedo, jamás lo tuve, no lo tendré, ni un solo minuto, no pude, no pudiste, pero sé que hubiera sido tan especial, jamás podré celebrarte tu cumpleaños, comprarte un pastel, darte un regalo, llevarte a comer, peinarte, cambiarte, o simplemente estar contigo, no PAPÁ, no nos dejaron.

No¡ no lo podré hacer, hace tanta falta el tiempo entre tú y yo, que jamás te alcanzaré, te has marchado mucho antes, y no estés triste por eso, acá te queremos, te amamos, y ahora te hemos encontrado, no como lo hubiésemos querido, aún hoy más que nunca, estarás presente en nosotros, ya por fin estas con nosotros y acá es a donde perteneces, tu familia, la que formaste con mi MAMÁ, quien te buscaba y su búsqueda acaba, hoy………. hoy después de tanto tiempo PAPÁ, bienvenido, has regresado, pasa adelante, este es tu hogar.

Edgar René Coy

Autoría y edición

COMPARTE