Justicia Para Hillary: la violencia de género no tiene edad

COMPARTE

Créditos: Diego Petzey
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Regina Pérez y Diego Petzey

Ayer en Tiquisate, Escuintla, se realizó una marcha organizada por jóvenes de ese municipio, en el que el principal reclamo fue exigir justicia tras el secuestro y femicidio de la niña Hillary Saraí Arredondo, de apenas tres años, quien fue raptada en su vivienda y que posteriormente fue encontrada muerta en un terreno boscoso con signos de haber sido violentada sexualmente.

Emilia Hernández es una joven de Tiquisate, de 18 años, quien al saber sobre este atroz crimen decidió organizar, junto con sus amigas, una marcha, para que la muerte de la niña no quede impune y que se haga justicia en este caso.

Hernández señala que es la primera vez que se involucra en una acción así, en donde incluso tuvieron que contactar a la municipalidad para no tener ningún problema de logística y que les permitieran realizar la protesta sin problemas; buscaron firmas, prepararon mantas vinílicas y carteles, contactaron a fotógrafos locales, todo esto con un objetivo: que la marcha para exigir justicia por Hillary tuviera un impacto social.

La joven señala que este caso particular generó impacto e indignación en la sociedad de Tiquisate por la edad de la niña y por las condiciones en que encontraron su cuerpo. Hernández señala que, aunque ocurren otros casos de femicidio, normalmente la sociedad, por los prejuicios que tiene, no le da importancia, a juzgar por comentarios como “ellas qué andaban haciendo”.

Pero el caso de Hillary sí tuvo importancia, por la edad, las condiciones en que ocurrió el crimen, los mismos acusados revelaron como la asesinaron, creo que eso enfureció a la población, indicó Hernández.

El objetivo principal de la marcha fue exigir justicia y que la muerte de la menor no quede impune, pero también visibilizar la violencia de género y los femicidios que ocurren en todo el país, dijo la joven.

Por lo tanto, buscaban “que realmente se visibilice este problema, que no haya más prejuicios, como ‘ella lo busca, ella se fue con el novio, anda de fiesta’, que se tome más en serio la problemática que afecta tanto a mujeres y niñas, porque al final la violencia de género no tiene edad”, puntualizó.

La marcha realizó una parada frente al edificio de la fiscalía del Ministerio Publico de la localidad donde varias mujeres y líderes de la comunidad exigieron que el caso de Hillary no quede en impunidad como ha sucedido en otros casos en años anteriores.

La comunidad también se involucró

El pasado domingo se activó una alerta Alba Keneth por la desaparición de la niña Hillary Sarai Arredondo. Cuando corrió la noticia de su desaparición los vecinos comenzaron a regar la voz y empezaron a buscarla en los alrededores de su casa toda la noche, al día siguiente la búsqueda continuó, más tarde se encontró su cuerpo en un área boscosa de una finca, semienterrada y con signos de violencia sexual.

El caso provocó indignación en el municipio, tanto de jóvenes como de adultos.

Los tres principales responsables del secuestro de la menor ya fueron detenidos por el Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC), las autoridades destacaron que el involucramiento de la ciudadanía fue fundamental para dar con el paradero de los tres hombres, quienes tendrán que enfrentar cargos por violación con agravación de la pena, femicidio y plagio y/o secuestro.

Cientos de personas, entre niñas, jóvenes y adultos participaron ayer en la marcha. En las pancartas y carteles se pudieron ver mensajes como “#NiunaMás Las niñas no se tocan, no se violan, no se matan”, “Nos queremos vivas, libres y sin miedo” y “No estamos todas, nos falta Hillary”.

Según los vecinos, la familia de Hillary es originaria de La Democracia y recién se había mudado a Tiquisate, en diciembre pasado.

En las últimas 24 horas, el Ministerio Público, a través de la Alerta Isabel-Claudina, ha difundido al menos 15 alertas de búsqueda de mujeres desaparecidas.

Lea más:

Autoría y edición

Diego Petzey

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE