Honduras: miles de familias damnificadas continúan en improvisados albergues

COMPARTE

Créditos: Radio Progreso
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Radio Progreso

A dos meses del paso de Eta e Iota por Honduras, pareciera que las dos tormentas tropicales y huracanes pasaron ayer en varias de las zonas afectadas por las inundaciones. Los niveles de destrozos en aldeas y colonias en el Valle de Sula siguen intactos. Decenas de miles de familias continúan en albergues oficiales e improvisados en diversas vías públicas en los municipios de San Pedro Sula, La Lima, San Manuel y Villanueva, en el departamento de Cortés; y El Negrito y El Progreso, en Yoro.    

En la mediana que divide los carriles del bulevar que comunica las ciudades de El Progreso, San Manuel, La Lima y San Pedro Sula, continúan miles de familias instaladas en pequeños albergues improvisados hechos con palos y nailon, y otros que han tenido mejor suerte han logrado pequeñas tiendas de campaña que fueron donadas por agencias de cooperación.

Estas familias que salieron con el agua al cuello de sus colonias desde el 4 de noviembre de 2020, no tienen adonde ir, porque sus comunidades continúan llenas de lodo y basura. La mayor parte de las familias damnificadas por las mañanas salen para ir a hacer labores de limpieza a sus casas y regresan por la tarde, lo que hará que la limpieza dure meses.

“Nosotros no podemos regresar a nuestras casas porque la situación está crítica en la colonia. En mi casa el nivel de lodo está a la ventana. Los trabajos de limpieza están enfocados en otras colonias. Por eso aquí estaremos en la mediana de este bulevar en total abandono de las autoridades municipales y el gobierno central. Logramos comer porque la gente particular se apiada y nos viene a dejar comida hecha”, indicó María Medina, de la colonia Filadelfia de La Lima.

En el ese sentido, Idalia Montes de la colonia Jerusalén de La Lima, indicó que ellos quieren regresar a sus casas, pero no es posible por el nivel de lodo que hay en las calles. “Nosotros nos urge regresar a nuestros hogares, aunque sea a dormir en el piso. No nos queda de otra que seguir aquí en el bulevar viviendo de la caridad de la gente porque del gobierno no hemos recibido nada”, indicó.       

En la colonia Sitraterco de La Lima, Cortés, desde a mediados de diciembre hasta la fecha se han sacado más de 53,000 toneladas de desechos y lodo. De acuerdo a la ingeniera encargada de los trabajos de limpieza, Daniela Chávez, esta colonia está disponible en un 60%. Explicó demás que se necesitaron labores continuas de lunes a domingo, desde las 6:00 de la mañana, para que la colonia retomara su estatus de sector habitable.

Mientras que, en los sectores Rivera Hernández y Chamelecón de San Pedro Sula, algunas colonias continúan en labores de limpieza. En Chamelecón, una de las colonias más afectadas sigue siendo la Sabillón Cruz, donde las calles son intransitables y las aguas residuales inundan varias avenidas. En la colonia Celio González, los trabajos de limpieza avanzan en 60%. 

La situación más crítica se vive en las comunidades alejadas del casco urbano de la ciudad, como es el caso de los ex campos bananeros de los municipios de La Lima y El Progreso. En estos sectores los trabajos de limpieza han sido más lentos y el abandono para las familias ha sido en mayor magnitud. Estas comunidades se ubican en las partes bajas cercanas a las riveras de los ríos Ulúa y Chamelecón, afluentes que alcanzaron niveles muy superiores al que llegaron con el huracán Mitch, que en 1998 causó severos destrozos en todo el país.

“Nosotros no podemos ingresar a nuestra aldea Finca Once, (ubicada en el sector suroeste de El Progreso) porque el nivel de lodo lo imposibilita. Perdimos las plantaciones de plátano, maíz, yuca y los animalitos que teníamos. Nos hemos quedado sin nada y en total abandono de las autoridades”, indicó Don Anselmo de aproximadamente 70 años edad.

Ayuda gubernamental

Desde el jueves (07/01/2021) unos 100 camiones circulaban por las calles de San Pedro Sula, cargados de miles de paquetes de ayuda humanitaria destinados para las familias que fueron golpeados por las inundaciones. La actividad fue encabezada por el presidente Juan Orlando Hernández quien dijo sentirse contento por la masiva entrega y a su vez comprometido para gestionar que ésta fuera realizada en el menor tiempo posible.

“Tenemos que llegar por lo menos a 60 mil familias con estas ayudas, pero por ahora estamos realizando una primera operación logística fuerte, solo en esta primera entrega en las ciudades de Potrerillos, Villanueva, Pimienta y Choloma, pero incluye también Santa Bárbara y Yoro y El Paraíso”, expresó el presidente, al tiempo de explicar que en los próximos días se estaría llegando a aquellos lugares donde las familias ya han retornado a sus casas y que sumado a esto, se les haría la entrega de un bono de 5 mil lempiras.

Sin embargo, Radio Progreso consulto a la población damnificada instalada en los albergues improvisados de La Lima y San Manuel, quienes manifestaron no haber recibido en ningún momento ayuda. Ni tener grandes expectativas por lo que pueda hacer el gobierno. “Lo peor para nosotros viene para los próximos meses, porque lo perdimos todo”, indicó Doña Tomasa, de la colonia La Democracia, San Manuel, Cortés. 

Autoría y edición

COMPARTE