#EntreTormentas Sumalito, Nebaj, sigue incomunicada dos meses después de Eta e Iota

COMPARTE

Créditos: Feliciana Herrera
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por: Feliciana Herrera

Sumalito, es una de las comunidades de la región denominada río Bañado, del municipio de Nebaj, Quiché, donde habitan unas 226 familias; según el alcalde comunitario, Jacinto Cedillo Brito, 27 familias viven en riesgo porque sus casas sufrieron daños estructurales debido a las grietas y derrumbes provocados por las tormentas tropicales Eta e Iota, pero siguen habitando en ellas porque no tienen un lugar a dónde poder trasladarse.

Durante la tormenta Iota, las familias buscaron albergarse y algunas se desplazaron a la comunidad Nuevo Amanecer; a otras familias les brindaron albergue las autoridades comunitarias en los espacios comunales como el salón local, donde se albergaron 50 familias durante 20 días.

Iota fue la tormenta que más afectó a la comunidad de Sumalito, porque las familias no pudieron salir de la comunidad debido a la gran cantidad de derrumbes que se registraron sobre las carreteras y los caminos de las aldeas.

La tormenta afectó el puente del río Suchum y el puente del río Chel quedó soterrado, además provocó derrumbes sobre los terrenos que tenían cultivos de maíz, café, banano, malanga y pacayas.

Un mes esperando verificación

Uno de los miembros del comité de desarrollo también comentó que desde hace un mes solicitaron a la Coordinaroda Municipal para la Reducción de Desastres (COMRED) verificar la situación de las casas en riesgo, pero aún están esperando una respuesta, además indicó que se rompieron las tuberías de agua potable y también siguen esperando que llegue ayuda para realizar un nuevo estudio y conexión de las tuberías.

La comunidad ha logrado recibir algunos víveres recaudados por instituciones y organizaciones, que fueron trasladados por helicópteros desde Colombia y Salvador, según les informaron.

No obstante, el principal problema que enfrentaron fue la habilitación del paso ya que quedaron incomunicados por los derrumbes, pero la comunidad se organizó y con mucho esfuerzo lograron remover los escombros, con el apoyo de vecinos y organizaciones como Radio ixil, Coopixil, cablevisión Dulce María, cablevisión Turansa y fundación contra el hambre que también entregó algunos víveres; pero el viernes 8 de enero, por las constantes lluvias que nuevamente se precipitaron sobre la región, ocurrieron nuevos derrumbes que nuevamente dejó incomunicada a la comunidad.

Agustín Ceto Rivera, comentó que lleva dos meses sin trabajar porque no pudo recuperar nada de sus cultivos y en su familia de 6 integrantes, se encuentra su pareja y sus cuatro hijos que viven en incertidumbre; añadió que perdió unas 25 cuerdas de cultivos, 23 cuerdas de café, 12 cuerdas de banano, 3 cuerdas de malanga, además, árboles de naranja, mandarina, entre otros cultivos que no pudo cosechar, por lo que calcula las pérdidas en unos Q250 mil quetzales.

Autoría y edición

Periodista e investigadora Maya Ixil

COMPARTE