#EntreTormentas Santa Marta Salinas, Alta Verapaz, quedó deshabitada por la destrucción de las tormentas

COMPARTE

Créditos: Elías Oxom

Por: Elías Oxom

Santa Marta Salinas, aldea de Cobán, Alta Verapaz, quedó deshabitada, porque las 77 familias que habitaban en ella fueron afectadas por las tormentas Eta e Iota desde el 6 de noviembre del 2020, debido a las inundaciones provocadas por el río Chixoy que se desbordó; actualmente la población también sufre de traumas a causa del abandono repentino de sus viviendas.

Pablo Yat Coy relató que cuando “comenzó a llover no pensábamos en la inundación, como estábamos acostumbrados a que no crecía el nivel del río; pero no dormimos toda la noche, estuvimos sacando nuestras cosas”, indicó.

Añadió que “cuando empezó a desbordarse el río, como las 6 de la mañana, salimos huyendo de la comunidad, algunos se quedaron en Las Tortugas, otros en El Zapote y en San Jorge. Apenas pudimos salir de nuestra aldea; como no tenemos dinero, tuvimos que pagar viajes para trasladar nuestras cosas, pagamos lancha y vehículo para trasladar nuestras cosas; y apenas pudimos hacerlo como no tenemos dinero”, lamentó Yat Coy.

Toda la comunidad quedó inundada y las parcelas que tenían para cultivar milpa fueron destruidas y la población perdió todas sus cosechas.

Amilcar Chub, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de Santa Marta Salinas, comentó que hasta el momento no han recibido apoyo de la municipalidad ni de Gobernación y recordó que la municipalidad les comunicó que habían habilitado un número de teléfono donde se podrían comunicar en caso de emergencia, pero en ese número es difícil lograr que respondan y cuando logró comunicación, le dijeron que una comisión iría a verificar la zona, pero la comisión nunca apareció.

Chub recordó que una vez llegó un helicóptero que fue a tirar un saco con víveres, pero ninguna persona les habló, después se enteraron que era un helicóptero del Ejército.

Elvira Coc una madre de familia albergada, recuerda que a las 10 de noche del 5 de noviembre comenzó a inundarse la comunidad y ya no pudieron salir de su casa porque el al agua le llegaba a la altura del pecho.

Al momento de la evacuación solo había una lancha para sacar a toda la comunidad y trasladarlos a las comunidades cercanas. Coc agregó que “pudimos salvar nuestras vidas, más no pudimos sacar todas nuestras pertenencias, todo se lo llevó el agua y nos quedamos sin nada.”, lamentó.

Hasta el momento, 15 familias siguen albergadas, perdieron su casa y sus lotes, estas familias no tienen otra opción para reconstruir sus viviendas.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi en Alta Verapaz

COMPARTE