#EntreTormentas Las Pacayas, en Alta Verapaz, estuvo inundada más de un mes

COMPARTE

Créditos: Elías Oxom.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por: Elías Oxom

La aldea Las Pacayas, San Cristóbal, Alta Verapaz, se inundó el 6 de noviembre del 2020 y el agua tardó más de un mes para retroceder de las viviendas, después de las lluvias provocadas por la tormenta Eta que afectó a la región.

La aldea está conformada por 17 sectores, para un total de 660 familias y 4 mil 665 habitantes aproximadamente, es considerada como la aldea más grande de San Cristóbal. En total, se reportó que 150 viviendas resultaron inundadas, 32 viviendas destruidas completamente y 37 viviendas con daños severos y pérdidas materiales.

Además, se perdieron grandes extensiones de cultivos de café, frijol y hortalizas, que son la principal fuente de ingreso de los damnificados en esa aldea. Así mismo, estuvieron más de 15 días incomunicados por un derrumbe en la carretera que era el acceso principal a la aldea.

En el momento de la emergencia fueron habilitados 6 albergues provisionales por las mismas autoridades comunitarias en donde los damnificados esperaron durante un mes para que el agua retrocediera de sus viviendas. Una autoridad comunitaria indica que recibieron al apoyo de personas particulares y diferentes organizaciones, pero menos del Gobierno central, que no se ha hecho presente hasta el momento, en reiteradas ocasiones han solicitado al Estado la reconstrucción de las viviendas destruidas, pero no han obtenido respuesta.

Según Elder Alexander Morán Choc, enfermero encargado del puesto de salud de Las Pacayas, con el apoyo de la Cruz Roja se pudo atender a los damnificados durante la emergencia y en los albergues. Así mismo indica que en el área no habían atendido una emergencia de igual magnitud.

Actualmente los damnificados volvieron a vivir en sus viviendas, pero otras personas todavía están viviendo con familiares y no han podido regresar a sus casas.

Agusto Suram Lem presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Codode) de la aldea indica que: “en la aldea no hay ningún río, se coordinó con las iglesias para habilitar los albergues. Así mismo da pena que el presidente no nos ha apoyado; nos sentimos molestos, la mayoría de las comunidades de la región estamos molestos por este abandono”, enfatizó.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi en Alta Verapaz

COMPARTE