#EntreTormentas La comunidad Vi Camapan Vitz intenta sobrevivir después de las tormentas

COMPARTE

Créditos: Feliciana Herrera
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por: Feliciana Herrera

Francisco Cobo Matóm, alcalde comunitario de la comunidad Vi Campana Vitz, Nebaj, Quiché, indicó que en el lado sur de la comunidad se registraron unos 20 derrumbes durante las tormentas Eta e Iota, y se perdieron cultivos de maíz y ganado. La comunidad solicita apoyo a cualquier institución que pueda apoyar con la reconstrucción de la escuela y el salón comunitario, porque al momento no han recibido atención de las autoridades municipales.

Petrona Matóm Raymundo, una de las afectadas por las tormentas, de manera principal por Iota, sigue habitando su casa a pesar del riesgo en que se encuentra, junto a sus dos hijos y su esposo.

Comenta que sólo le queda esperar por una respuesta, ante la incertidumbre que les provoca no contar con otro lugar para poder ir a vivir. La situación familiar de Matón Raymundo es difícil porque además han perdido todos sus cultivos y ahora sólo compran algunas cosas para poder sobrevivir.

Jacinto Santiago, el presidente del Comité de Desarrollo de la comunidad, relata que el día de la tormenta veían la tierra derrumbarse desde la madrugada del 25 de noviembre, lo que les provocó miedo y ahora cada vez que llueve vuelven a revivir el trágico momento.

Santiago también es parte de la junta directiva de padres de familia de la escuela local, por lo que relató que ese día no sabía qué hacer cuando escuchó del derrumbe en la escuela; inmediatamente fue a sacar algunos materiales de la escuela y los trasladó a otro lugar, ahora el edificio de la escuela representa un riesgo porque su estructura tiene varias grietas.

Uno de los principales problemas que enfrenta la comunidad después de las tormentas es el colapso de las tuberías de agua domiciliar para consumo. La comunidad se ha organizado y con el apoyo de la asociación de Ingenieros sin Fronteras están trabajando en una respuesta provisional para abastecer del vital líquido a la población.

Esa asociación ha apoyado a la comunidad con la donación de tuberías en sistemas de agua, que un representante de la asociación valora en un aporte de Q 25 mil quetzales, así mismo han entregado tubos de agua a otras comunidades como Palop, Salquil, Ti Sumal y Vicampana Vitz.

El trabajo de la Ingenieros sin Fronteras se basa en gestión internacional, han buscado apoyo con club de Rotarios en Estados Unidos y no tienen coordinación con ninguna institución del Estado ni con las autoridades municipales.

Autoría y edición

Periodista e investigadora Maya Ixil

COMPARTE