#EntreTormentas: “El apoyo que hemos recibido ha sido de hermanos migrantes y oenegés”

COMPARTE

Créditos: Feliciana Herrera
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por: Feliciana Herrera

Xe’oo, Nebaj, Quiché, una comunidad de 125 habitantes, fue de las más afectas por el paso de la tormenta Iota en esa región, que causó daños materiales y pérdida de cultivos; actualmente cinco familias siguen albergadas con familiares en la misma comunidad, una familia se encuentra albergada en la escuela local y otras familias se vieron obligadas a abandonar sus hogares. El recuento de daños hasta el momento, reporta que la tormenta Iota dejó 19 casas en riesgo.

Durante la tormenta las familias lograron albergarse en las comunidades de San Miguelito, Vicalama y Jolom Chiquito; en la misma comunidad al principio establecieron un albergue comunitario para 16 familias.

Algunos vecinos afectados comentaron que a causa de la tormenta Iota casi todas las familias perdieron sus cultivos de maíz y café y ninguno se pudo recuperar.

Miguel Brito Brito, regidor de la comunidad, comentó que perdió sus cultivos de maíz y frijol y “la tormenta Iota también destruyó totalmente la carretera; a causa de los múltiples derrumbes colapsaron cuatro puentes que los habitantes usan para llegar a la comunidad de Salquil, puente Chel y puente Calama’”

Algunas carreteras se destruyeron por completo y necesitan puentes como en San Miguel, indicó Brito, quien además mencionó que han buscado apoyo y llamaron muchas veces a las autoridades municipales, pero no lograron respuesta.

Desde noviembre las autoridades comunitarias han estado trabajando en la habilitación de pasos y Brito reconoció el apoyo que recibieron de parte del Gobernador del Quiché que les entregó Q.5 mil quetzales para la reconstrucción.

Brito contó que el apoyo que recibieron en los momentos críticos fueron clave para sobrevivir. La fundación Contra el Hambre benefició a 18 familias con víveres y la fundación Maya donó 111 quintales de maíz para 111 familias, este apoyo fue esencial para la alimentación de la comunidad.

No obstante, persiste la preocupación que tienen las familias para los próximos meses por la escasez de alimentos y el hambre que podrían padecer, debido a que las tierras cultivables quedaron destruidas y el maíz que tenían cultivado no se pudo recuperar entre lodos y derrumbes.  

Diego Cedillo Brito comentó que adicionalmente recibieron apoyo de personas migrantes que viven en  Estados Unidos, que recaudaron Q60 mil quetzales aproximadamente, que se utilizaron para la habilitación de 9.5 kilómetros de carretera destruida y también contaron con el apoyo de Cablevisión Terravisión, Radio Ixil y la ferretería Raymundo, quienes pagaron 20 horas de trabajo de un tractor para remover los escombros.

La fundación Maya aportó un total de Q12 mil quetzales para la habilitación del paso que era una necesidad urgente para que la población se pudiera mantener comunicada y se trasladara a conseguir alimentos en comunidades cercanas.

Ana Santiago Brito una de las afectadas que sigue albergada en casa de un familiar, comentó que su casa quedó soterrada por un derrumbe, pero afortunadamente salieron horas antes, no obstante, perdieron todas sus pertenencias que se quedaron dentro de la casa. Ese derrumbe soterró dos casas completas, la otra casa propiedad de María Santiago, que también sigue albergada y reportaron pérdidas materiales.

En ese incidente otros vecinos también abandonaron sus casas debido al riesgo y el miedo por los deslizamientos de tierras y las lluvias persistentes. 

Ana Santiago comentó que no han recibido atención por parte de las autoridades municipales. “Tememos que llueva de nuevo, actualmente habitamos con familias con menos riesgo, pero porque no ha llovido, el día de la tormenta nos dio tristeza ver derrumbarse la tierra, muchas familias seguimos con miedo”, enfatizó.

Jacinta Pérez Santiago de 39 años de edad sigue albergada en la escuela de la comunidad con sus cuatro hijos y su esposo, mencionó que tuvieron pérdidas en cultivos y lleva dos meses en la escuela. “No sé qué hacer, los profesores llegarán próximamente y tendré que salir de la escuela, mi esposo es el alcalde comunitario este año 2021, lo nombraron de alcalde para antes de las tormentas en las fechas que siempre se hacen las elecciones; me dicen que haga y realice el trabajo en la escuela para que reciba el cargo, pero será difícil, las autoridades comunitarias son las que al final están enfrente y no hay apoyo de nuestra situación”, indicó.

Por su parte, el administrador de la Asociación Agropecuaria de Tzichel S.A. comentó que la fuerza del río Chel arrasó y se llevó 16 vacas lecheras, también perdieron 100 cuerdas de café y el río destruyó gran parte de las construcciones que tienen, como el establo y las procesadoras de queso. La Asociación Agropecuaria de Tzichel S.A tiene 57 beneficiarios que son residentes en la comunidad de Xe’oo.

Autoría y edición

Periodista e investigadora Maya Ixil

COMPARTE