Delia Leal pastora y defensora de derechos humanos está detenida injustamente en Cobán

COMPARTE

Créditos: CEDEPCA

Por Quimy De León

Delia Adelina Leal Mollinedo, pastora, defensora de derechos humanos, pedagoga, educadora y teóloga feminista fue detenida arbitrariamente el 29 de diciembre de 2020 en Cobán, a ella la responsabilizan de la supuesta desaparición de dos niñas a quienes apoyaba, junto a su madre. La acusan de los delitos de trata de personas, lavado de dinero y facilitación de medios. Hasta la fecha se encuentra detenida y recluida en una clínica, bajo la custodia de la Policía Nacional Civil (PNC), a la espera de que concluya su audiencia de primera declaración, el lunes 11 de enero.

Delia Leal es conocida en Alta Verapaz por trabajar en beneficio de la niñez, por lo que fundó una iniciativa llamada “Timoteo” para brindar becas a niños y niñas. También fue directora del colegio Nazareno. Parte de su trabajo comunitario, está enfocado hacia las mujeres Q’eqchi’ y Poqomchi’, en particular desde los derechos sexuales y reproductivos. Esta labor le ha implicado desgaste, difamaciones, amenazas y hasta atentados contra su vida.

Delia tiene 56 años de edad, es pastora de la Iglesia Bautista Luz, también coordinadora regional del programa pastoral de las mujeres desde el 2007, en el Centro Evangélico de Estudios Pastorales en Centro América – CEDEPCA para Centroamérica y México, organización que, en un comunicado afirma:

“Dentro del trabajo desarrollado por nuestra hermana Delia, se ha buscado crear un espacio intercultural que ofrece formación y acompañamiento desde una fe cristiana liberadora a las mujeres de Centroamérica y México. En esta dirección, Delia ha ejercido una función de educadora, acompañamiento pastoral y promoción de los derechos de las mujeres, principalmente en Cobán, Alta Verapaz, Guatemala.”

Ella ha apoyado a varias familias, en particular a la niñez y a mujeres bajo riesgo, por uno de estos casos en los que ella brindó su apoyo y acompañamiento, se le está tratando de culpar de hechos y delitos fabricados, según relata una de sus familiares.

Algunos antecedentes

Como pastora y por su labor de apoyo a la niñez, ella ha acompañado de varias maneras a familias indígenas, incluyendo a la de una madre soltera q’eqchi que tiene dos niñas, al punto de facilitarle apoyo para emprender un pequeño negocio. Algunas veces las niñas pernoctaban en una casa vecina a la casa de esta familia por la situación precaria en la que vivían. El 17 diciembre las niñas llegaron a pedir ayuda a Delia, para quedarse con ella unos días, pidiendo resguardo. Pese a esto se quedaron en la misma casa de los vecinos, ya que no era la primera vez que las auxiliaban de varias situaciones de peligro en las que viven. Días después Delia es detenida, ya que supuestamente estaba activa la Alerta Alba Keneth para las niñas desde el 24 de diciembre y a ella la estaban implicando.

Sobre la detención

La mañana del 29 de diciembre de 2020 fue irrumpida violentamente la casa de Delia Leal, en donde vive con su madre y su familia, llegaron varios agentes de la PNC y la fiscalía de la mujer del Ministerio Público -MP- de Cobán. No llevaban orden de aprehensión, solamente una orden de allanamiento incompleta, incluso que no tenía nombre. Con insultos y agresiones verbales a ella y su familia la detuvieron agentes hombres de la PNC, y la llevaron a las oficinas de la División Especializada en Investigación Criminal- DEIC.

Desde el primer momento de la detención no se sabe, quién la acusa y qué motivaciones tienen para causarle daño. Delia padece de varias enfermedades y además tiene bajo su cuidado a su madre y a una hermana.

Desde finales de diciembre le niegan su derecho a la primera declaración, y fue programada por un juzgado hasta el 6 de enero, audiencia que se llevó a cabo, pero se suspendió ya que la Procuraduría General de la Nación (PGN) que se constituyó como querellante adhesiva, no tenía aún ningún informe sobre el caso. Por lo que fue reprogramada la misma audiencia para el lunes 11 de enero.

El MP pese a acusarle de delitos como lavado de dinero y de facilitación de medios, en su acusación no dio ningún argumento sobre éstos, según refiere el abogado defensor de Delia Leal, Herbert Pérez.

“La versión del Ministerio Público no se sostiene, y tampoco tiene elementos racionales para sustentar el delito de trata de personas, en ninguna de las modalidades que establece la ley” afirma Pérez.

En una entrevista de un medio local, su abogado describe parte de la situación del caso:

CN Noticias

Criminalización por la labor de derechos humanos

El abogado Pérez asegura que éste es un caso de criminalización y estigmatización, y espera que este lunes 11 de enero pueda ejercer la defensa en su forma mas efectiva y “eficaz desde los derechos humanos, las garantías constitucionales y procesales de las partes, principalmente la protección y la garantía constitucional de justicia.”

A la vez afirma que éste es un caso emblemático que “está en relación con su caminar y su trayectoria de vida y si esto le pasa a una persona con esa trayectoria de activismo, feminista, líder eclesial y guía espiritual ¿Qué puede esperar el resto de la ciudadanía?” expresa Pérez.

Desde Cedepca, lugar de trabajo de Delia le dan todo su respaldo y reconocen que “dentro del trabajo desarrollado por nuestra hermana Delia, se ha buscado crear un espacio intercultural que ofrece formación y acompañamiento desde una fe cristiana liberadora a las mujeres de Centroamérica y México.

La práctica de vida de nuestra hermana Delia ha manifestado integralidad, compromiso con el prójimo y no dudamos de su ética cristiana, en consecuencia con los valores del Reino de Dios.”

La organización internacional Front Line Defenders -FLD- está “profundamente preocupada por la detención y los cargos fabricados en contra Delia Adelina Leal Mollinedo, los cuales parecen estar directamente relacionadas a su trabajo de defensa de los derechos humanos, en particular de los derechos de la niñez y las mujeres”, a la vez condenan “la consecuente estigmatización a la que a sido sujeta la defensora por medios de comunicación y redes sociales”.

Vecinos, vecinas y sociedad civil de Alta Verapaz, han mostrado su apoyo, ya que conocen su trabajo, muchas personas asistieron a su primera declaración para respaldarla y apoyarla, e hicieron una página de Facebook en solidaridad con la defensora de derechos humanos:

Además de estar siendo criminalizada y acusada por la misma fiscalía de la mujer del MP, según afirman sus amistades y gente con quien trabaja la pastora, los medios de comunicación y redes sociales han dado un manejo de la información desde el prejuicio y el estigma, intentando dejar una imagen equivocada de ella, tras tergiversar lo ocurrido y sin mayor indagación de lo que ocurre en este caso. Incluso la situación de vulnerabilidad de las dos niñas la dejaron en un segundo plano.

Autoría y edición

Antes que todo de pueblo, hija de inmigrantes, trabajadora de la salud, historiadora e investigadora desde temas de derechos humanos y empresas, medio ambiente, género y justicia transicional. Amo la polémica, la fotografía, la ilustración, la cocina y viajar. Fundadora de Prensa Comunitaria y Ruda.

COMPARTE