Delia Leal: Hay valentía en mí para enfrentar la acusación

COMPARTE

Créditos: SamChun informa
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Regina Pérez

La pastora Delia Leal manifestó que los defensores de derechos humanos están expuestos a la criminalización de sus acciones, luego de haber sido ligada a un proceso penal en Cobán, Alta Verapaz; no obstante, señaló que “da la cara” porque está segura de que sus acciones respondieron a la protección de las niñas y los niños de la comunidad.

“Mi reto y desafío como pastora defensora de derechos humanos, es seguir contracorriente, contra la injusticia y arbitrariedad. Hay valentía en mí y aquí estoy para enfrentar ante la comunidad cobanera, nacional e internacional de lo que se me ha acusado. Doy la cara, estoy aquí presente con la seguridad y valentía que mis acciones responden a la protección de los seres más pequeños de nuestra comunidad, que son las y los niños”, dijo Leal, en una rueda de prensa, luego que se le otorgara una medida sustitutiva en un proceso penal al que seguirá ligada.

Leal fue detenida el pasado 29 de diciembre, por un caso en el que se le acusaba de delitos graves como trata de personas, lavado de dinero y facilitación de medios, los cuales ya fueron desestimados por un juez.

Leal manifestó que experimenta “una salvaje indignación” tras lo sucedido. “Quizá no olvide esta página de mi historia, pero sí espero superarla, con terapias de sanación porque ha sido una experiencia traumática”, dijo la pastora, cuya labor social y en defensa de los derechos de las niñas y mujeres es bien conocida en Alta Verapaz.

Leal agradeció a todas las personas e instituciones que la apoyaron y acuerparon en el proceso. “Conocen quien soy y conocen mi trabajo”, afirmó. Entre estas mencionó a su familia, las instancias de derechos humanos, comunidades de diferentes expresiones de fe, a las entidades eclesiales nacionales e internacionales, como el Centro Evangélico de Estudios Pastorales en Centroamérica (Cedepca) y a los abogados que le apoyaron en su defensa, así como a la organización internacional Front Line Defenders.

Tras su detención, la pastora indicó que “recibió muchas cosas sucias”. “He sido una persona pública, por el liderazgo que tengo como actora religiosa y defensora de las mujeres, y aquí estoy para afrontar la situación de la que se me ha acusado, estoy en proceso, no puedo detallar más”, indicó.

No tengo vocación de mártir

Tras leer un verso de la biblia, manifestó: “Fui acechada de injusticia, de violencia institucional, vulnerada en mis derechos y aún así, no tengo la vocación de mártir, tampoco la enfermedad de la heroicidad inútil, nada más soy una ciudadana que en el rol que desempeño en mi comunidad cobanera me he comprometido con la defensa de los derechos humanos, porque estoy convencida que los derechos humanos son la base de la dignidad de muchas personas”, dijo.

A decir de Leal, en el contexto de la sociedad cobanera, que sufre la pandemia, desastres naturales, corrupción y pobreza, la comunidad está siendo silenciada. “Nos están enseñando a vivir una resignación y una sumisión y estos elementos hacen alianzas con nuestros miedos, con la cobardía y el pecado de omisión”, señaló.

Según dijo, se está en una zona de conformidad al ver la vulnerabilidad de personas débiles e ignorar dicha situación. “Si yo estoy viendo que alguien está sufriendo, debemos levantar nuestra voz y activar nuestra conciencia social para mejorar la realidad de muchas personas”, indicó.

Leal indicó que no protestar por lo que es justo es seguir colaborando con la injusticia y dejar que esta se instale en la sociedad.  

Leal también indicó no fue escuchada ni comprendida lo suficiente, porque la sociedad no está acostumbrada a ver que alguien como ella rompa un poco los esquemas de los cuidados pastorales, por el rol que tiene.

Ligada por delitos menores y con medida sustitutiva

El abogado Herbert Pérez señaló que ayer quedaron desvirtuados los tres delitos graves de los que se acusó a Delia Leal, que son: trata de personas, lavado de dinero y facilitación de medio. Ella fue ligada por delitos menores.

Debido a que fue estigmatizada por la prensa tras su captura, Pérez mencionó que es grave hablar de ese tipo de delitos sin tener detalles y sin poder conocer a través de  una resolución judicial cuáles son los detalles del caso.

Estamos en un proceso que recién inicia, el MP tiene 4 meses para investigar y dilucidar cuál va a ser la finalización de este proceso, dijo Pérez.

Pérez también señaló que sería imprudente que la pastora y su equipo defensor dieran una versión de lo sucedido.

Si estamos sujetos a un proceso penal, lo que al final sucede es la averiguación de la verdad formal. Puede haber varias versiones, la versión que se trata de esclarecer ahora es la verdad formal conforme a las constancias que están dentro del proceso, dijo Pérez.  Según dijo, darán a conocerlo cuando ya se tenga una resolución final.

Luego de su detención, Leal fue presentada ante un juez que determinó que no podía estar en un centro de detención, por lo que fue recluida a un centro médico.

Una de las situaciones más dolorosas que según Leal sufrió, fue no poder estar con su madre de 87 años el día de su cumpleaños, quien estaba bajo su cuidado.

A partir del lunes 11 de enero está sujeta a medidas sustitutivas que garantizan que estará presente en el proceso cada vez que el juez lo requiera.

Labor en Alta Verapaz

Gloria Cabnal, del Observatorio Ciudadano para la Paz, con sede en Cobán, Alta Verapaz, señaló que Leal es integrante activa de ese colectivo desde hace seis años, donde se ha destacado por su incidencia a favor de los derechos de las mujeres y la niñez, en los ámbitos de salud y educación.

“La hermana Linita ha estado involucrada en los temas educativos y de salud, generando propuestas para la mejora de los servicios hacia la niñez”, dijo Cabnal.

Según la entrevistada, desde el Observatorio realizan muchas acciones que no son visibles, porque no buscan ganar protagonismo sino tener un impacto social. “La trayectoria de la hermana es mucha, pero no es con ese afán de tener protagonismo personal, sino de manera que pueda beneficiar a la población”, dijo.

En Cedepca, Leal ha destacado como educadora, en el acompañamiento pastoral y ha promovido de los derechos de las mujeres, principalmente en Cobán.

“Por medio de su trabajo ha demostrado el interés genuino por el bienestar integral de las niñas, adolescentes, mujeres jóvenes y adultas en Guatemala”, señaló Cedepca.

Entretanto, Edna Franco, otra integrante del Observatorio y quien trabaja ocasionalmente en Cedepca, dijo que “Linita lleva muchos años trabajando en el programa pastoral de las mujeres, donde se trabajan cursos que abordan varias temáticas dirigidos a la mujer, como las diversas clases de violencia y autoestima”.

Franco señala que es amiga de Leal desde hace varios años y desde hace cuatro trabajan juntas dando cursos a jóvenes en el municipio de Cahabón, Alta Verapaz, así como en otros municipios de ese departamento. En Cobán trabajan en un programa de la iglesia evangélica Nazareno.

Además, dan acompañamiento a mujeres violentadas, a quienes acompañan a hacer denuncias y a darle seguimiento a los casos.

“Ella vela mucho por los derechos humanos” dijo Franco, quien señaló que Leal fue detenida por el acompañamiento que dio a las niñas. “Como ella (Leal) dice, haz el bien, pero hazlo bien”, señaló la entrevistada.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora. Soy curiosa y me apasionan las redes sociales. Mis raíces son de la cultura Maya K'iche'.

COMPARTE