San Juan Ixcoy: comunidades destruidas y familias que pasarán la navidad en albergues

COMPARTE

Créditos: Fotografía Tik Laz/Prensa Comunitaria
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por David Toro

Cuatro comunidades de San Juan Ixcoy, Huehuetenango, siguen incomunicadas a consecuencia del paso de las tormentas tropicales Eta e Iota y unas 350 personas llevan más de 15 días durmiendo en la iglesia católica de la cabecera municipal sin certeza de donde podrán reubicarse porque las aldeas que habitaban fueron declaradas zonas de alto riesgo.

Noviembre se convirtió en un mes de tragedia para el municipio maya Q’anjob’al de San Juan Ixcoy ubicado a 64 kilómetros de la cabecera departamental de Huehuetenango, el 5 de noviembre los primeros efectos de la depresión tropical Eta que ingresó por el caribe y viajó por la Franja Transversal del Norte, provocó el desborde del río K’isil y deslaves en la comunidad de San Lucas.

En cuanto a pérdidas humanas, Eta dejó tres personas fallecidas que murieron soterradas en la aldea Chibal, el 10 de noviembre. Los daños de la primera tormenta se concentraron principalmente en Chibal y San Lucas, el 6 de noviembre el puente que comunica de San Lucas hacia Axew colapsó por las fuertes lluvias y la creciente del río también llamado San Lucas. Además, las comunidades de las Mimpas, las Vegas, Jolotz y Pep Ajaw quedaron incomunicadas por el paso de Eta.

Habían pasado pocos días de calma, cuando las lluvias iniciaron de nuevo por la depresión tropical Iota, que ingresó al país el 18 de noviembre y San Juan Ixcoy nuevamente fue golpeado por la tragedia, esta vez la comunidad más afectada fue San Carlos Yajavk’u, donde más de 1 mil 812 metros de tierra desaparecieron por los deslaves del 23 y 24 de noviembre y más de una decena de casas quedaron inhabitables.

Domingo José Antonio, presidente del Comité Comunitario de Desarrollo (Cocode) de San Carlos declaró a Prensa Comunitaria que “una bolsa de víveres no arreglaría su situación” y exigió al Gobierno central soluciones para las tuberías de agua potable que fueron destruidas, los pasos carreteros quedaron inhabilitados y muchas personas siguen sin casa.

Han pasado más de 10 días desde el deslave de San Carlos y hasta el momento más de 350 personas de esta comunidad siguen durmiendo en la iglesia del área urbana; además según Eduardo Pablo, corresponsal de Prensa Comunitaria, pudo constatar que cientos de personas desplazadas encontraron refugio en comunidades vecinas y en casas de familiares en el centro de San Juan.

El 25 de noviembre el párroco Gaspar López Díaz de la parroquia de San Juan Ixcoy, donde se encuentran refugiadas las familias de San Carlos, informó que la mayor parte de la ayuda económica y víveres que ha recibido la población damnificada proviene de familias de migrantes que se encuentran en Estados Unidos y empresarios locales que han donado alimentación.

La última semana de noviembre, las municipalidades de San Pedro Soloma y San Juan Ixcoy habilitaron un paso provisional, ya que la carretera nacional se encuentra en mal estado por los fuertes deslaves; Eduardo Pablo asegura que los pasos vehiculares provisionales están en mal estado y únicamente carros de doble cabina pueden circular en el sector.

Las tormentas dejaron en una complicada situación al norte de Huehuetenango y develaron la facilidad con la que al presidente Alejandro Giammattei olvidó sus promesas cuando asumió el cargo, pues el primer pueblo que visitó como presidente fue San Mateo Ixtatán donde prometió mejorar la carretera que atraviesa los ocho pueblos del norte de Huehuetenango, sin embargo esto no sucedió y primero llegó la temporada de tormentas que hizo colapsar la carretera ya deteriorada.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE