Policía frena caravana de migrantes en la frontera de Agua Caliente

COMPARTE

Créditos: Radio Progreso.

Argumentando que no portan su prueba PCR negativa de Covid-19, la Policía Nacional, apostada en un operativo a tres kilómetros de la frontera de Agua Calientes entre Honduras y Guatemala, no deja avanzar a la caravana de migrantes que desde anoche salió de San Pedro Sula con rumbo a Estados Unidos.

“Estamos aquí para orientar a los hondureños sobre las restricciones que está poniendo Guatemala para poder ingresar. Lo que se piden son las pruebas de Covid-19 que son las pruebas PCR. Hay personas que tampoco llevan sus documentos entonces se han tenido que regresar”, dijo en Radio Progreso el Comisario de Policía José Ferrufino.

Aseguró que lo hacen tres kilómetros antes de la frontera con el fin de evitar congestionamiento en la frontera Aguascalientes. Tampoco se está dejando ingresar a las personas que llevan menores sin documentos

En el operativo también participa personal del Instituto Nacional de Migración que al ser consultados por Radio Progreso manifestaron no estar autorizados para brindar información.


Los migrantes se dispersaron en la frontera, muchos están buscando cruzar a Guatemala por “puntos ciegos”, zonas donde no haya vigilancia policial ni del lado de Honduras ni del lado de Guatemala.

Entre los migrantes viaja un joven de 26 años. Salió desde El Progreso aunque vive en Naranjo Chino, zona ex campos bananeros, pero lo hizo desde La Perla del Ulúa porque estaba alojado en un albergue de la colonia Los Laureles después de perder todo en su comunidad a causa de las inundaciones de Eta e Iota.

“Me voy porque no hay fuente de empleo y la única fuente de empleo que teníamos era la palma y la finca bananera pero se perdió. Yo trabajaba en la finca bananera pero votaron a todos los temporales entonces con qué esperanza nos vamos a quedar nosotros”, contó al ser entrevistado por Radio Progreso.

Aseguró que es la primera vez que intenta cruzar y llegar a Estados Unidos, y lo hace impulsado tras perder lo poco que habíamos trabajado. “Irme es una decisión difícil pero no hay de otra, hay que hacerlo”, manifestó.

Nota publicada originalmente en:

Autoría y edición

COMPARTE