“Me gradué en Cuba pero en Guatemala me tratan como si no existiera”

COMPARTE

Créditos: Felman Cardona durante su graduación en La Habana

Por David Toro

Un fisioterapeuta graduado en la Universidad de La Habana, Cuba, lleva 10 años luchando contra la corriente en Guatemala, pese a que existe un acuerdo de cooperación de salud con Cuba, la Universidad de San Carlos (USAC) no ha homologado su título; al menos otros 14 profesionales graduados en Cuba viven una situación similar sin poder poner a servicio de la población los conocimientos adquiridos.

Felman Neftaly Cardona Marroquín se graduó como licenciado en terapia física y rehabilitación en La Habana, en 2009, sin embargo durante los meses de restricciones por la pandemia de la COVID-19 tuvo que trabajar en un lugar de lavado de carros para sobrevivir junto a su esposa e hijo en Chiquimula, de donde es originario. Felman ha sufrido de depresión y una constante duda sobre su futuro en Guatemala por no poder ejercer su profesión.

Felman tuvo la oportunidad de viajar en 2004 a Cuba y estudiar durante cinco años fisioterapia gracias al convenio de cooperación en salud suscrito entre los ministerios de salud pública de Cuba y Guatemala el 20 de noviembre del 2002, que consiste en el intercambio y formación de técnicos y profesionales en distintas ramas de la salud. Dentro del mismo convenio la USAC además de homologar a los graduados en Cuba y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Mspas) se compromete a brindarles un empleo a estas personas.

Pero existe una gran distancia entre lo que se suscribió en ese convenio y la realidad; cuando Felman volvió a Guatemala se topó con un muro porque la USAC no lo homologó para ejercer bajo la justificación de que  la carreta no existe en esa casa de estudios, además, el ministerio de salud guatemalteco no le ofreció una plaza de trabajo para ejercer la fisioterapia como él pensó que sucedería luego de graduarse en la isla.

“Cuando regresé de Cuba comencé los procesos para homologar mi título, los procesos administrativos en el Ministerio de Relaciones Exteriores me costaron más de Q3 mil quetzales, recuerdo que lo pagué a tres plazos, venía sin trabajo (…) comencé a enviar papelería a la USAC, pero no obtuve respuesta, entre los requisitos me pedían años de estudio o años de trabajo, pero tengo familia y era difícil, sin embargo saqué una maestría en gerencia en servicios de salud en la extensión de la Usac de Chiquimula” relató Felman.

En febrero del 2019, según una circular del Departamento de Registro y Estadística de la USAC enviada al secretario general Carlos Valladares, se citan diez precedentes de cuando la universidad sí homologó títulos de carreras inexistentes en el país, como ingeniería en petróleo o una licenciatura en tecnología de salud mental e higiene.

Durante estos años Felman ha encontrado algunos espacios para poder trabajar, tiene un amplio recorrido como fisioterapeuta de equipos profesionales de fútbol, fue parte del cuerpo técnico del equipo femenino de Sacachispas que resultó campeón de la liga mayor en el 2016, sin embargo, Cardona no figura en la planilla ya que sin estar colegiado no puede ser inscrito por requisitos legales, esa situación complica su desarrollo como profesional.

Pese a su recorrido de más de 7 años en equipos de fútbol y de tener una especialidad en medicina deportiva y ser entrenador nivel cuatro del Comité Olímpico Guatemalteco (COG), Felman ha tenido que laborar en una recicladora, dos talleres mecánicos, en una tienda de repuestos para autos e incluso polarizando carros en Chiquimula.

“Me gradué de licenciado en Cuba pero acá me tratan como si no existiera, mis conocidos incluso se burlan de mi dicen que solo fui a Cuba a aprender a sobar piernas y que de nada me sirve” indicó Fielman, que junto a  un grupo de 14 profesionales más graduados en Cuba denominados “Olvidados por USAC”, buscan ser homologados para ejercer su profesión.

Felman aseguró que si en seis meses a través del apoyo de bloques legislativos y la presión pública no logra que la USAC resuelva su situación de colegiado tendrá que migrar y buscar oportunidades para sacar adelante a su familia fuera del país.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE