“La Paz” en San Mateo Ixtatán: cooptada por quienes apoyan las hidroeléctricas

COMPARTE

Créditos: Foto. Vicepresidente Guillermo Castillo/Twitter
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por David Toro

 El vicepresidente Guillermo Castillo que impulsó su imagen gracias a sus diferencias con el presidente Giammattei, retoma y dirige el diálogo para buscar acuerdos de paz y desarrollo en San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, pero sin tomar en cuenta la verdadera oposición de la población a las hidroeléctricas en fase de construcción que pertenecen a la familia Castillo.

El pasado 2 de diciembre en el Palacio Nacional, el presidente Guillermo Castillo dirigió una nueva reunión del Diálogo de los Acuerdos de Paz y Desarrollo para San Mateo Ixtatán, un proceso que inició hace más de tres años y que se ha visto marcado por la mediación de Arnoldo Noriega quien ha sido el negociador del gobierno y sector privado en zonas del país donde hay conflictos.

Uno de los mayores problemas en San Mateo Ixtatán, un municipio donde la mayoría de la población es maya chuj, son los proyectos hidroeléctricos San Andrés, Pojóm y Pojóm 2 de la empresa Energía y Renovación S.A de la familia Castillo, ubicados en la frontera con México y que recibieron licencia del Ministerio de Energía y Minas (MEM) entre el 2009-2011. Para su construcción desviaron los causes de los ríos Negro, Yalanhuitz y Pojom, aseguraron los comunitarios de Yichk’isis, una comunidad que ha resistido a su instalación y que por esa razón los proyectos están en un 30% de su construcción. 

El gobierno del presidente Alejandro Giammattei ha mostrado un interés particular por San Mateo Ixtatán, el 25 de enero en su primer viaje como presidente llegó a este municipio acompañado de Silvia Valdés, presidenta del Organismo Judicial; Consuelo Porras fiscal general del Ministerio Público (MP); Miguel Martínez, del Centro de Gobierno; y el vicepresidente Castillo, con quien hasta ese momento no existía las diferencias que meses después se volvieron mediáticas.

El proceso de diálogo por la paz que ha dirigido el vicepresidente Castillo inició el 17 de enero de 2017. En estas mesas de diálogo participa el Gobierno y representantes de la empresa Energía y Renovación. En la última reunión el pueblo de San Mateo estuvo supuestamente representado por la organización Trece Democracia, dirigida por Ambrosio Santizo, originario del área urbana y reconocido por abogar por las hidroeléctricas. En este proceso y desde 2016, Arnoldo Noriega a través de la empresa Acuerdos y Soluciones, S.A. y como asesor presidencial está presente en el municipio creando plataformas y generando información para que la población identifique de forma negativa la oposición a los proyectos extractivos y los proyectos se puedan implementar.

“Eso no es un diálogo es una falta de respeto”

En los documentos oficiales acerca del Diálogo por la Paz y el Desarrollo, el Gobierno asegura contar con la representación de las 23 comunidades San Mateo Ixtatán, sin embargo, esto no es así, asegura Jorge Lucas, actual presidente de la microrregión de Yichk’isis, “no hemos sido tomados en cuenta (…) el vicepresidente Castillo dirige una mesa de diálogo a espaldas de la comunidad de Yichk’isis”, asegura.

“Monseñor Ramazzini en esas reuniones asegura que en San Mateo Ixtatán hay desarrollo, pero eso no es cierto, acá lo que hay es niñez con desnutrición crónica, no tenemos carretera de Yichk’isis hacia el casco urbano, existe un total abandono”, precisa Jorge Lucas, que además sostiene que en la mesa de diálogo no existe representación real de quienes se oponen a las hidroeléctricas.

Entrada al complejo hidroeléctrico Pojom II (Foto. Tik Laz)

El 21 de noviembre de este año una de las represas de Energía y Renovación S.A. se desbordó por las fuertes lluvias, el agua quedó acumulada en un túnel que pasa bajo un cerro que cubre las comunidades del Platanar, Nuevo Flores y el Porvenir, “si ese cerro que ahora está lleno de agua se derrumba caerá sobre estas comunidades, esta empresa nos pone en peligro y estos temas no los discuten en el diálogo”, concluye Lucas.

La excusa perfecta

En 2009, la población de San Mateo Ixtatán a través de la organización de una consulta comunitaria rechazó la instalación de megaproyectos en este territorio con un 99% de los votos en contra, sin embargo esto no fue tomado en cuenta por el MEM al emitir la licencia para los proyectos hidroeléctricos de Energía y Renovación S.A; según el sociólogo y investigador maya q’anjob’al Francisco Simón, la excusa del Estado para no utilizar esta consulta es que esta no especifica qué tipo de proyectos la población rechaza en el territorio.

La única vez que la verdadera oposición compuesta por líderes comunitarios como Jorge Lucas tuvieron la oportunidad de estar en una mesa con representantes de la empresa y del Gobierno fue en diciembre de 2013, sin embargo, el 2 de mayo de 2014 se acusó a la resistencia de quemar maquinaria en la sede de Energía y Renovación, un día después el gobierno de Otto Pérez Molina militarizó el territorio con una nueva base militar y posteriormente con una subestación policial.

En medio de la mesa de diálogo donde no han participado todos los sectores de San Mateo, la violencia ha sido una constante, uno de los casos más emblemáticos fue el asesinato de Sebastián Alonzo, de 72 años, afuera del complejo de la empresa Desarrollo Hídrico S.A en Yichk’isis, testigos del hecho aseguran que agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y seguridad privada de la empresa dispararon contra quienes manifestaban pacíficamente.

Antes de la publicación de esta nota se solicitó al equipo de comunicación de la vicepresidencia detalles sobre acuerdos y avances del último diálogo sobre San Mateo Ixtatán, sin embargo no hubo respuesta.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE