El deterioro de la salud guatemalteca: un nuevo acuerdo ministerial subirá el costo de las medicinas

COMPARTE

Créditos: Foto Diario de Centroamérica

Por David Toro

De forma sorpresiva el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Mspas) aumentó el cobro de aranceles por servicios prestados al gremio farmacéutico, que ahora por una licencia sanitaria para un laboratorio tendrá que pagar Q4 mil, es decir Q3 mil 500 más al costo actual; para el investigador Wilson Romero el problema de fondo es que la salud no es vista como un derecho humano y el Gobierno no regulariza los servicios médicos privados.

En un año marcado por la pandemia de la COVID-19 que dejó a un  sistema de salud pública ya colapsado aún más golpeado por la emergencia sanitaria, el Mspas decidió publicar el acuerdo 179-2020 el pasado 30 de noviembre, este sirve para modificar los cobros que el departamento de regulación y control productos farmacéuticos y afines, realizan a laboratorios, farmacias, droguerías, productores de medicamentos y otros. 

En busca de revertir la sorpresiva decisión de modificar drásticamente las tarifas, el Colegio de Farmacéuticos y Químicos de Guatemala (Cofaqui), buscará que el Mspas convoque a una mesa técnica para discutir el tema, usualmente en estos espacios suele participar el sector empresarial organizado, regularmente en estos temas no se prioriza la salud como un derecho humano. 

 El Colegio de Farmacéuticos y Químicos de Guatemala (Cofaqui), alertó a través de un comunicado que los aumentos acordados son desmedidos, además en el acuerdo no se acompaña una justificación técnica de porque el cambio de precios tan significativo. Con el nuevo acuerdo los laboratorios que necesiten renovar o adquirir una nueva licencia sanitaria para tener su papelería en orden, a partir de este uno de diciembre deben pagar Q4,000.00 el costo anterior era de Q500.00. 

https://twitter.com/CofaquiGuate/status/1333581820579950594/photo/1

El problema es que la salud no es vista como un derecho humano 

Sin embargo el problema de fondo no es el aumento a los aranceles que sufrirán las farmacéuticas, opina Wilson Romero, director del Instituto de Investigaciones Económico Sociales (IDIES); “el problema real es que carecemos de herramientas para regularizar los costos de los medicamentos en el sector privado (…) la salud y las medicinas son un bien público, pero el enfoque en Guatemala es como si fuera solo una mercancía”. 

“La falta de control que tiene el gobierno y el Estado en general sobre el precio de las medicinas es el problema real (…) por otro lado en Guatemala no hay una ley de competencia, entonces el conjunto de prácticas monopólicas son las que mantienen los precios elevados, estamos sujetos a los criterios de un pequeño grupo de empresarios que comercian con la salud de la población” concluye Romero. 

El precio lo pagará el paciente no el empresario

Claudia García, química farmacéutica e integrante de la junta directiva del Cofaqui, advierte que el Mspas tomó la decisión sin consultar a diferentes sectores, “estamos preocupados porque normalmente el ministerio hace una mesa de trabajo con diferentes entidades para discutir los cambios, pero esta vez todo fue sin consensos, además el acuerdo fue publicado el 30 de noviembre y un día después cobró vigencia no dejan tiempo para solicitar cambios” indica García. 

Para Fabiola Cetino también química bióloga y también integrante del Cofaquí, considera que la decisión del Mspas es un golpe para los laboratorios clínicos y próximamente este aumento golpeará también a los guatemaltecos que deban adquirir servicios médicos como estudios de laboratorio y compra de medicamentos, “lo más triste es que el paciente es el que absorberá el costo, no dudamos que en un corto plazo los costos de exámenes y medicinas va a subir considerablemente”. advierte Cetino. 

Hasta el 30 de noviembre, una droguería que deseaba adquirir una licencia para importar o exportar medicamentos debía pagar Q25.00 según la tabla compartida por el Cofaqui y el acuerdo 179-2020 dice que ahora deberán pagar Q400.00 por este trámite administrativo, el registro sanitario de medicamentos sufrió un aumento del 4,000% pasó de costar Q100.00 a Q4,000.00. 

Con un Mspas que aún sufre del colapso provocado por la pandemia, muchas personas se ven obligadas a acudir a centros médicos privados, donde no existen regulaciones y los precios podrían elevarse más con los nuevos aranceles, el Cofaqui buscará en los próximos días ser escuchados por el Mspas para que los nuevos aranceles sean modificados. 

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE