A un mes del paso de Iota la comunidad Playitas en Uspantán, Quiché sigue sin recibir ayuda gubernamental

COMPARTE

Créditos: Joel Pérez.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Joel Pérez

Playitas Copón, una comunidad maya  q’eqchi’ del municipio de San Miguel Uspantán, Quiché, a casi un mes del paso de la tormenta Iota sigue esperando la visita de las autoridades municipales tras el paso de las tormentas Eta y Iota. En esta comunidad cuatro familias quedaron totalmente desamparadas porque el río Copón, que pasa por la aldea, se llevó la vivienda de las familias.

Foto: Joel Pérez

Maximiliano Coc Morales recuerda como entre la noche del 19 de noviembre y la madrugada del día siguiente tuvieron que salir en medio de la oscuridad junto a su esposa y sus dos hijas a buscar refugio temporal con la esperanza de que al amanecer pudieran regresar a su casa, las horas pasaron y el río se la llevó y una gran parte de sus pertenecías también fueron arrastradas y desaparecieron entre la corriente.

Foto: Joel Pérez

Con el temor de que las caudalosas aguas del río Copón inundaran y arrastraran a la comunidad entera, las 33 familias de la comunidad Playitas Copón, se vieron obligadas a resguardarse en la aldea vecina de San Pedro Cotija, hasta que el río disminuyera su caudal.

Tras la tormenta las cuatro familias que perdieron su hogar se han visto obligadas a continuar albergadas con vecinos y familiares mientras empiezan a reconstruir sus viviendas con el recuerdo de la angustia vivida a consecuencia de la tormenta Eta e Iota.

Foto: Joel Pérez

“Sin el Apoyo de gobierno”

Tal como ha sido evidente en varios puntos del país, ha sido más efectivo el apoyo entre vecinos y comunidades. La población de la aldea Playitas en asamblea comunitaria aprobó donarle una fracción del terreno comunitario para que las cuatro familias empiecen a reconstruir sus viviendas y con ello sus vidas.

Uno de los temores latentes de las personas de la comunidad es que la tierra se pueda agrietar, ya que de manera continua escuchan retumbos. Ahora esperan la visita de un geólogo qué pueda analizar la situación y establecer las razones. Mientras esto pase seguirán viviendo con la incertidumbre de que en algún momento los temblores puedan provocar otro desastre mayor, lo cual sería lamentable para ellos, según narraron.

Otro de los efectos causados por el paso de los huracanes afecto a la escuela primaria. Su edificio quedó al borde del colapso porque el caudal del río Copón, se llevó gran parte de la tierra dejándola a escasos metros del río, que también cambió de dirección.

Foto: Joel Pérez

Playitas Copón, es una comunidad maya q’eqchi’ que forma los 25 pueblos indígenas del país cuyo idioma es el q’eqchi’, ubicada a ocho horas de la cabecera municipal de Uspantán, Quiché, siendo la aldea más lejana del municipio, según la información que proporcionaron los propios vecinos, que agregan que para poder adquirir productos de consumo diario y comercializar sus productos se les facilita viajar a la cabecera municipal de Ixcán.

Autoría y edición

Periodista comunitario y camarógrafo

COMPARTE