Créditos: Gilberto Escobar
Tiempo de lectura: 6 minutos

El municipio de Totonicapán deposita la basura en tres lugares que usan como basureros, y aunque no son tratados como tal, son utilizados por los pobladores y hasta la municipalidad de ese lugar vierte la basura que recoge el tren de aseo.

Muy cerca de las principales calles de la cabecera departamental de Totonicapán están dos de los tres basureros de ese lugar; mascarillas, botellas plásticas, juguetes, pañales desechables, llantas de vehículos, papel higiénico, buitres, manadas de perros, son algunas de las cosas con las que deben lidiar varios vecinos de las principales zonas de la cabecera municipal.

Los tres basureros están en la misma zona, en la 3, pero de estos uno es el más grande. En este último trabajan dos personas encargadas de empujar la basura hasta el fondo del lugar, ambos son trabajadores de la municipalidad de Totonicapán.

Image for post
Foto: Gilberto Escobar

Al fondo del basurero existe un nacimiento de agua

Julián Tax Tacam, uno de los dos encargados del barranco más grande de la zona 3, relata que es utilizado como basurero, él trabaja desde 2003 en ese lugar. “Aquí viene toda la basura de las cuatro zonas del municipio y de varias aldeas, nosotros estamos todo el tiempo y empujamos la basura hasta el fondo”.

“Hemos encontrado mascarillas que vienen dentro de las bolsas de basura, pañales desechables, botellas plásticas, pero solo la basura que viene del tren de aseo a veces está clasificada, pero la demás no”, señaló Tacam.

Tacam cuenta que al fondo del barranco se encuentra un nacimiento de agua que va para la comunidad de Xantun y que los vecinos la utilizan para lavar y quizás también para beber.

Sin respuesta de las autoridades

Danilo Ordoñez es presidente de la organización “Totonicapán promedio ambiente”, al ser entrevistado sobre los basureros de la zona 3 mencionó: “desde hace varios años hemos presentado denuncias al Ministerio de Medio Ambiente y no han resuelto nada en el tema, sobre todo porque en estos lugares proliferan los perros y son de gran contaminación para la población”.

“Hemos pedido al alcalde que quite el basurero, pero él no puede hacer nada porque no es propiedad de la municipalidad, ese lugar es propiedad de varias personas”, añadió Ordoñez.

“Los malos olores, la cantidad de plagas de moscas que hay en varias casas, están rellenando el barranco con basura y ripio, Totonicapán no tiene un basurero y la municipalidad no hace nada por crear uno y el ministerio de ambiente tampoco dice nada”, agregó Ordoñez.

“Ya nos acostumbramos al mal olor”

Micaela López, vive a unos metros del basurero más grande de la zona 3 y cuando se le consultó sobre el basurero respondió: “el olor es insoportable, aquí construimos nuestra casa porque no tenemos otro lugar, al abrir la puerta está la cantidad de perros y a varias personas han mordido, en verano las moscas han sido un gran problema y más aún el olor que brota de la basura”.

López sostiene en brazos a su nieto, que no pasa de los 12 meses, se acomoda la mascarillas da un par de pasos y prácticamente está en el basurero. Según nos narró hasta el momento no padecen de ninguna enfermedad provocada por la cercanía de su vivienda con el lugar donde se vierten parte de los desechos de la cabecera departamental, “ya nos acostumbramos a este mal olor”.

Para el ambientalista Ordoñez la situación de la basura y el lugar donde es acumulada es una bomba de tiempo, porque en su experiencia, la basura emana muchos gases inflamables que pueden estallar en cualquier momento.

La basura está cerca de todo

Dos cuadras separan al centro de salud del basurero, a menos de media cuadra el salón comunal de la zona 3, a dos cuadras se encuentra dos centros educativo, a pocos pasos el complejo deportivo del departamento y a cuatro cuadras el parque central del municipio.

Danilo Ordoñez detalló que la proliferación de perros en los parques de Totonicapán se debe a la cercanía con el basurero del centro del municipio y todo parece indicar que las personas que viven en este lugar no han empezado a padecer algún tipo de padecimiento por la cercanía con el vertedero.

Sin respuestas claras de las autoridades

Al consultar a las autoridades municipales sobre el manejo de la basura y de algún plan para su tratamiento, la única respuesta que se recibió del vocero Marvin Socop fue: “estamos trabajando en eso”.

Cuando se consultó a Juan Alvarado, coordinador de servicios públicos de la municipalidad de Totonicapán, sobre la cantidad de basura que recoge el tren de aseo, no quiso responder y mencionó que preferiría que fuera el vocero quien diera alguna declaración, pero el vocero tampoco respondió.

También se consultó sobre el mismo tema a Francisco Baten, delegado del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en Totonicapán, y lo que respondió fue: “nosotros asesoramos y acompañamos a la municipalidad, pero ellos dicen que no hay terreno y no existe presupuesto”.

“La gente se va adueñando de los terrenos cuando el barranco se va rellenando de basura, y construyen casas, yo no he visto el título de propiedad de la municipalidad pero si nos han dicho que es de ellos”, detalló Baten.

Image for post
Foto: Gilberto Escobar

Oídos sordos

Oscar Rafael Rodríguez, médico y director del distrito de salud del municipio de Totonicapán, mencionó que “hace unos años los estudiantes de la carrera de medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala hicieron su EPS y el resultado del ejercicio fue elaborar una propuesta para el manejo de desechos, se le entrego a la municipalidad pero no sabemos porque no le han puesto atención al plan”.

“Nos ha preocupado que varias personas vivan alrededor de los basureros porque puede causar enfermedades dermatológicas, sarcoptosis (comúnmente conocida como sarna), infecciones de la piel, diarreas, parásitos, problemas gastrointestinales, hasta el momento no se han reportado dichos casos”, precisó Rodríguez.

Image for post
Foto: Gilberto Escobar

Todos los caminos conducen a los basureros de la zona 3

Para obtener más detalles sobre el tema entrevistamos a Rene García, presidente de la junta directiva de Bienes y Recursos Naturaleza de los 48 cantones de Totonicapán, quien dijo: “el tema de la basura en la ciudad de Totonicapán es competencia de la municipalidad, nosotros regulamos en las comunidades promoviendo la clasificación de la basura, orgánica e inorgánica”.

“En las comunidades funciona de otra manera, se hace un monitoreo de la clasificación de la basura y se la lleva el tren de aseo, pero esa va a dar también al basurero de la zona 3”, detalló García.

García mencionó que en varias ocasiones han hecho la observación a las autoridades de la municipalidad para poder mejorar el tema de los basureros, pero no han recibido ninguna respuesta.

Image for post
Foto: Ingeniero Sebastián Reyes

Ambiente contaminado

Sebastián Reyes, es ingeniero ambiental y maestrando en Ciencia y Tecnología de Recursos Hídricos en el Centro Universitario de Occidente (CUNOC), cuando le preguntamos de los impactos ambientales de los basureros en el municipio de Totonicapán detalló: “el botadero está mal colocado, se debe tener una distancia considerable de la población más cercana”.

Reyes también opinó: “el botadero más cercano a una población debe tener un distanciamiento de por lo menos tres kilómetros, debido a que en un radio de 600 metros llega afectar de manera directa la calidad del aire”.

Por ello, considera que “la planificación del territorio es de gran importancia, al ubicar casas en las cercanías de este botadero existe la probabilidad de vulnerabilidad a un deslizamiento provocado por el arrastres de sedimentos que provoca el botadero, especialmente en época lluviosa”, detalló Reyes

Para el ingeniero que un nacimiento de agua esté cerca afecta de manera directa la calidad de esta, debido al transporte de las microbacterias que salen del botadero

Image for post
Foto: Gilberto Escobar

Autoría y edición

COMPARTE