Quejá: maestro organiza noches de películas para niñez desplazada por alud

COMPARTE

Créditos: Foto cortesía

Por: David Toro

Josué Suram, de 24 años, es un maestro de educación primaria y secundaria en la comunidad poqomchi’ de Santa Elena, San Cristóbal Verapaz, que el 9 de noviembre decidió usar el equipo audiovisual de la escuela para ofrecer un momento de distracción y entretenimiento a más de 200 niñas y niños de las aldeas de Saqu’ixim y Quejá, que fueron evacuados y refugiados junto a sus padres en las aulas de este centro educativo debido al alud del 5 de noviembre que sepultó sus viviendas.

“Me di cuenta que a los niños les gustó la película, la pasaron bien, entonces el 10 de noviembre salí caminando 30 kilómetros hasta el pueblo de San Cristóbal para descargar más películas en mi memoria USB y así poder compartirlas con ellas y ellos”, relató Suram, quien con el apoyo de su tío y su abuela logró organizar las noches de películas en el albergue donde colocaron sillas y bancas para la niñez asistente.

“Durante el día era difícil para los niños jugar porque aterrizaban los helicópteros con víveres, por eso se me ocurrió usar el equipo de la escuela para que la pasaran bien un rato viendo películas en la noche, fue agradable ver a los niños reírse, algunos hasta me abrazaron por agradecimiento”, narró Suram.

Suram cuenta que cuando sucedió la tragedia fue por iniciativa de la propia comunidad que se decidió ofrecer la escuela como albergue, “yo tenía la llave y rápido nos autorizaron para que la gente pudiera dormir en las aulas”, agregó el maestro.

Actualmente en esta escuela de Santa Elena se estima que aún permanecen entre 15 a 20 familias, porque la mayoría de pobladores de Saqu’ixim decidió volver a su comunidad el 11 de noviembre a pesar de las condiciones de alto riesgo; la mayoría de pobladores de Quejá siguen refugiados en casas de pobladores de Santa Elena y otros se desplazaron provisionalmente a Cunen, Quiché.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE