Presupuesto 2021: (impuestos + deuda pública)= beneficios para los amigos de Giammattei

COMPARTE

Créditos: Soy 502

Por David Toro

Un opaco presupuesto general 2021 está en las manos del presidente Alejandro Giammattei luego de que 115 diputados encabezados por la bancada oficial Vamos lograra aprobar de urgencia nacional, aunque aún tenían 12 días de plazo para discutirlo. Las bancadas opositoras y analistas advierten que si este presupuesto es aprobado  el país tendría al menos Q30 mil millones más de deuda externa y los impuestos subirán en un plazo de dos años.

Sin discusión amplia, en plena madrugada del 18 de noviembre y con cambios opacos de última hora, el Congreso aprobó un presupuesto de Q99 mil 700 millones para el 2021; el más alto aprobado para un año fiscal. Los grandes protagonistas de la noche fueron la junta directiva dirigida por el diputado Allan Rodríguez, de Vamos, amigo del presidente Giammattei y que ha perdido el respaldo de su departamento, Sololá, por su actuar en estos 11 meses; y Sofía Hernández, la vicepresidenta del legislativo, que ha sido señalada de tener vínculos con el cartel de los Huistas y que dirige la Unión del Cambio Nacional (UCN), cuyo fundador Mario Estrada está preso por narcotráfico en Estados Unidos.

La junta directiva dirigida por los diputados descritos se encargaron de aceptar modificar la orden del día para que el presupuesto fuera aprobado de urgencia nacional, sin dar oportunidad de que los bloques legislativos leyeran a detalle las 125 hojas del dictamen que estaban por aprobar, “no había prisa, aún teníamos hasta el 30 de noviembre para conocer el presupuesto”, dijo la diputada Sonia Gutiérrez, jefa de la bancada de Winaq.

Las consecuencias del nuevo presupuesto

La idea de tener casi Q100 mil millones de presupuesto parecería ser una buena idea si estuviera enfocado a la inversión social que tanto necesita un país sumergido en una pandemia y golpeado por dos fenómenos tropicales. Sin embargo Q34 mil millones de este presupuesto son prestados, “Esta nueva deuda solo servirá para abonar a la deuda que ya tenemos”, señaló el abogado Juan Francisco Solórzano Foppa en una transmisión desde la plataforma de Facebook, donde analiza las consecuencias del presupuesto.

Foppa advierte que el presupuesto es mucho más grande de lo que el Estado puede sostener y en menos de dos años los impuestos para la ciudadanía tendrán que ser elevados para poder pagar la deuda que estamos adquiriendo para financiar lo aprobado por los diputados, “el principal problema que tenemos es que hay una Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), que no llegará a su meta, la recaudación del 2020 será la peor de los últimos 15 años (…) la SAT tiene el problema de que nunca va detrás de empresas que son los grandes evasores de impuestos”,  fue el criterio de Foppa, quien dirigió esta entidad entre el 2016 y 2017.

“El otro problema grande es que el dinero llegará a manos de ministerios plagados de corrupción, el dictamen otorga Q10 mil millones al Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (Micivi), y dentro del proyecto no está claro cómo usarán tanto dinero, es acá donde constructores cercanos al gobierno podrían ser beneficiados”, advierte Foppa.

El Micivi recibirá Q10 mil millones del presupuesto aprobado. Este ministerio tiene antecedentes de corrupción a los ojos de todos, Alejandro Sinibaldi, quien dirigió la cartera durante el gobierno de Otto Pérez Molina, está encarcelado y enfrenta múltiples procesos penales; además Luis Benito, ministro de Jimmy Morales, está prófugo, ligado a una caleta de Q122 millones que apareció hace dos meses y que estaría ligada a sobornos dentro del Micivi durante su gestión, según las investigaciones preliminares de la Fiscalía Contra la Impunidad (FECI).

“Ministerios con muy baja ejecución como el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el Ministerio de Alimentación y Ganadería (Maga), recibirán cheques en blanco y el Ministerio de Educación tendrá un aumento para financiar el pacto colectivo del grupo sindical de Joviel Acevedo”, puntualiza Foppa.

“La niñez fue dejada aun lado del presupuesto”

“Las niñas y niños aparecen en las fotos de publicidad de los funcionarios pero fueron invisibilizados en el presupuesto”, dijo Jonathan Menkos, director ejecutivo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), durante  un foro publicado en la cuenta de Facebook de la artista kaqchikel Sara Curruchich.

“Encontramos un elemento lamentable en el artículo 114 que habla de reactivación económica. Se incluyeron Q1 mil 417 millones que fueron destinados a Consejos Departamentales de  Desarrollo, sabemos que muchos malos diputados es en este espacio donde se cobran los favores, de cuando levantan la mano a favor de aprobar presupuestos” sostuvo Menkos.

“Pensamos que este es un presupuesto para quedar bien con los financistas, negocios personales de esos 115 diputados y con el presidente, pero nada que ver con quedar bien con la población y nada que ver con mejorar después de un año problemático”, puntualizó Menkos.

Menos dinero para combatir desnutrición

Luego de la aprobación del presupuesto, el presidente Giammattei en una cadena nacional el 18 de noviembre intentó defender con palabras que su gobierno está combatiendo la desnutrición, pero la realidad y los hechos muestran que el presupuesto avalado por sus diputados recortó Q200 millones a la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), “esta secretaria es administrada por un gabinete que dirige el vicepresidente Castillo, quien tiene diferencias con el presidente Giammattei y que casual que le recortan Q200 millones, ahora Castillo ha pedido que se vete el presupuesto”, analiza Foppa.

Hubo un pacto bajo la mesa

Previo a que el presupuesto fuera aprobado en el Congreso, el diputado Samuel Pérez, de la bancada Semilla, advirtió que en la comisión de finanzas, dirigida por el diputado oficialista Duay Martínez, se aprobó un dictamen que no fue analizado ni discutido, en su momento destacó que en ese presupuesto los diputados se recetaron un aumento de Q500 mil para sus dietas.

El proceso de aprobación fue muy opaco recalcó Pérez durante una transmisión en vivo de la Bancada Semilla el 19 de noviembre, “prácticamente solo llegaron a recoger firmas a la comisión de finanzas sin oportunidad de escuchar nuestras propuestas, intenté apelar a la consciencia de los diputados para no aprobar un presupuesto de 127 páginas que no leímos, pero la conclusión que tengo es que el dictamen lo discutieron a puerta cerrada y agregaron los cambios seguramente pedidos por el presidente”, afirma Pérez.

Por su parte, la diputada Gutiérrez de Winaq, indica que es preocupante que 115 diputados hayan votado a favor de un presupuesto que no leyeron, “ya estaban los votos pactados, todo estaba listo para aprobar, por eso ni siquiera nos quisieron escuchar cuando pretendíamos proponer otras salidas”.

¿Qué salidas hay para este presupuesto?

“Las acciones de amparo que se han presentado ante la Corte de Constitucionalidad (CC), a las que vamos a sumarnos, para que  los magistrados analicen las anomalías, y la otra vía jurídica factible es la del veto, esa facultad la tiene el presidente Giammattei y esperamos que vete la ley y que regrese el presupuesto al Congreso para modificar lo que está mal”, señala la diputada Gutiérrez, que concluye que si el presupuesto se cae, deben generar una nueva propuesta apegada a la realidad precaria y objetivos de país.

La presión social llegará este fin de semana, con múltiples convocatorias a manifestarse en diferentes centros urbanos del país, la presión ejercida desde la ciudadanía se enfocará en buscar que el presidente Giammattei vete el presupuesto y así no entre en vigencia con las anomalías detectadas.

Autoría y edición

David Toro

COMPARTE