Población guatemalteca en EEUU rompe récord en envío de remesas

COMPARTE

Créditos: Internet

A pesar de la pandemia en los últimos cuatro meses de 2020 se ha registrado un incremento en el envío de remesas en comparación a 2019.

Por Gilberto Escobar

Durante julio, agosto, septiembre y octubre se incrementó el envío de remesas en comparación a los mismos meses de 2019. A pesar de la pandemia y las restricciones, las personas migrantes en Estados Unidos continuaron enviando recursos a sus familiares.

Según el reporte del Banco de Guatemala (Banguat), el incremento de las remesas inicio en julio con un ingreso de $ 1 millón 78 mil 722 (Q 8 millones 306 mil 161),  agosto y septiembre se mantuvieron en $ 1 millón 51 mil (Q. 8 millones 94 mil 662). Fue en octubre cuando el reporte mostró una gran diferencia a los demás meses con un ingreso de $ 1 millón 132 mil 959 (Q. 8 millones 814 mil 424).

En los meses de enero a octubre pero del 2019 la suma de remesas fue de $ 8 millones 747 mil 580 (Q 67 millones 356 mil 366), esta cantidad fue superada en los mismos meses pero de 2020 y con el agregado de la pandemia la suma fue de  $ 9 millones 193 mil 347 (Q 70 millones 972 mil 638), una diferencia de $ 445 mil 766 (Q 344 mil 698).

Sacrificios en el extranjero

Juan José Hurtado, director de la Asociación Pop Noj, quien trabajan el tema de migración mencionó: “nos llama la atención, lo que se hubiera esperado es una disminución en las remesas, pero ocurrió todo lo contrario”.

“Los migrantes se preocupan por sus familiares, ellos se han sacrificado y nos han comentado que deben tener más de dos o tres trabajo para poder enviar remesas”, agrega Hurtado.

Motivos y razones del migrante

El guatemalteco Rodulfo Santizo, secretario de Gestión y Cooperación Internacional de Asociación Primaveral, con más de una década de radicar en Estados Unidos considera que  “los migrantes guatemaltecos que trabajan en el extranjero son los que mantienen la economía del país, oxigenándola con el envío de remesas, encomiendas y otros envíos no registrados”.

 
Santizo dijo que “en Estados Unidos los migrantes indocumentados son los principales responsables de que esos más de $ 10 mil millones, lleguen cada año al país, porque son ellos los que al no tener un beneficio migratorio siempre están pensando en mandar sus ganancias y ahorro a sus familiares por si un día los regresan debido a las políticas antinmigrantes que los gobiernos refuerzan cada cierto tiempo”.

El representante de la Asociación Primaveral recuerda que al inicio de la pandemia bajó el envío de remesas a Guatemala, “pero solo hubo oportunidad de salir a trabajar y el migrante guatemalteco recuperó y remontó las cifras de envíos, rompiendo de esa manera durante varios meses un récord”.


¿En que ayudan las remesas a un país como Guatemala?

Según un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) realizado en 2016 sobre migración y remesas en Guatemala, el uso que se le da al envío de dinero es para sufragar gastos, para cubrir la canasta básica y en algunos casos aporta a superar la línea de la pobreza.

El estudio también detalla que las remesas son importantes para dinamizar la economía del país y son una parte importante del Producto Interno Bruto (PIB).

Pedro Pablo Solares, especialista en temas legales de migrantes, considera que “la remesa familiar ayuda al consumo mensual de la canasta básica y diferentes gastos, como educación y salud, sin embargo es importante señalar que a partir de esa encueta de la OIM se puede resaltar que uno de los destinos de las remesas es la inversión directa”.

Otros destinos del dinero de las remesas, según Solares,  se invierte y se consume otra parte, “el migrante va con un plan, como construir una casa, remodelarla o poner un negocio”.

Solares señaló que el crecimiento del envió de las remesas no es de este año, es la lógica de aumento del 10 por ciento anual desde 2014, solo en 2008 se vio una baja debido a la crisis económica en Estados Unidos.

La pandemia afecto para algunos sectores en Estados Unidos pero para otros no, la industria alimenticia fue y sigue siendo indispensables y es una fuente de trabajo, añadió Solares.

Autoría y edición

Periodista curioso, contador de historias invisibles. Creo en el periodismo riguroso y comprometido.

COMPARTE