Masiva jornada de manifestación en Quetzaltenango termina con detenidos

COMPARTE

Créditos: Gilberto Escobar.

Más de 3 mil personas recorrieron las principales calles y avenidas de Quetzaltenango para concentrarse en el parque central de ese lugar y demonstrar su descontento por las decisiones del gobierno de Alejandro Giammattei.

Por Gilberto Escobar

Miles de personas de distintas edades se reunieron el sábado 21 de noviembre en el parque central de la cabecera departamental de Quetzaltenango para protestar en contra de la aprobación del presupuesto 2021 y denunciar la corrupción gubernamental.

Aunque hubo convocatorias colectivos sociales y organizaciones estudiantiles, la inconformidad ciudadana ha se había empezado a manifestar a través de plataformas virtuales y en pláticas informales entre la ciudadanía.

Foto: Gilberto Escobar.

Una de las convocatorias fue hecha por varios colectivos universitarios y el punto de reunión lo acordaron frente a la entrada principal del centro Universitario de Occidente (CUNOC). Desde ese lugar personas de distintas facultades dieron inicio a una caminata que finalizaría en el parque central de Xela.

La llegada y el recorrido

Durante el recorrido, unos de cuatro kilómetros, cientos de estudiantes, mujeres y hombres portaban pancartas con los mensajes; “Gobierno corrupto”, “depuremos el Congreso”, “¿Dónde está el dinero?”. Además, también se enfocaron en demandar, a través de distintas expresiones, la renuncia de los diputados por el departamento de Quetzaltengo, la desaparición del Centro de Gobierno, y el contundente clamor al unísono fue pedir la renuncia del presidente.

Foto: Gilberto Escobar.

Mientras tanto, cientos de personas llegaron al parque central de la ciudad de Quetzaltenango. Alrededor de las 16:00 horas,  niñas, niños, mujeres y personas mayores se sumaron a la jornada con pancartas y mensajes claros sobre el rechazo al Gobierno del presidente Alejandro Giammattei. El parque se llenó y varias personas aparecían de distintos lados para denunciar su descontento.

Las y los estudiantes utilizaron la sátira como forma de protesta. Hacia el final de la tarde y con el sol cayendo, las cartulinas con los mensajes acabaron quemados junto a la quema simbólica de la bandera nacional de Guatemala.

La llegada de los estudiantes y colectivos sociales al parque central iba encabezada con una manta que cubría de extremo a extremo la calle por donde pasaba que decia: “Guatemala tiene hambre”.

Oscar Pérez, uno de los asistentes a la masiva manifestación relató que se sumó al recorrido de la protesta para manifestar su rechazo ante la opaca aprobación del presupuesto para el 2021, la corrupción con los fondos de la pandemia y la desatención de las tormentas Eta y Iota que han azotado el país y la renuncia del presidente Giammattei.

Foto: Gilberto Escobar.

Escenario colectivo

Frente a la municipalidad de Quetzaltenango se estacionó un camión, que en la parte trasera se improvisó una tarima colectiva en la que varias personas tomaron el micrófono y se dirigieron a las personas presentes, lanzando sus demandas. En otra esquina del parque, provistos con una bocina y un micrófono, que funcionaba a base de energía que proveía un carro, se escuchaba hablar a la juventud sobre las políticas del gobierno y el daño de las hidroeléctricas y monocultivos les están causando a la población y los recursos naturales del país.

Demandas

Pilar Bagur, del colectivo ciudadano de Quetzaltenango, le dio lectura a un comunicado que respaldaron varias organizaciones y movimientos de esa ciudad y de Totonicapán:  “Manifestamos nuestro rotundo rechazo a las prácticas y perversión del sistema político, a la forma de aprobación del presupuesto general de la nación 2021, la mala gestión del gobierno de Giammattei ante la Pandemia del COVID-19 y su respuesta a la población ante el impacto de los fenómenos naturales y el crecimiento desmesurado de la deuda pública, a la corrupción de la clase política apadrinada por los grandes empresarios asociados al CACIF que en alianza con el ejército mantienen y se perpetúan en el poder en Guatemala valiéndose de estructuras y mecanismos económicos y políticos que reproducen la pobreza y desigualdad social”.

Foto: Gilberto Escobar.

Casi al final de la lectura Bagur sentenció: “proponemos impulsar e instituir una Asamblea Plurinacional Constituyente que refleje los intereses de los pueblos y nacionalidades que conforman Guatemala desde la equidad de género, inclusiva y antipatriarcal, llamamos a sumarnos al proceso de cambio social y de sistema, conscientes de que la organización y movilización del pueblo es la garantía para la democracia y el cambio estructural de Guatemala”.

El final de la jornada

En un abrir y cerrar de ojos todo cambio. La que había sido una jornada de manifestación pacífica se tornó en bombas lacrimógenas y decenas de personas afectadas por su efecto.

Una de las personas que estuvo en los momentos más fuertes señaló que un pequeño grupo de personas se enfrentó a la PNC y estos respondieron con represión, “Pudo haber sido infiltrados”, dijo.

Las calles alrededor del parque central se llenaron de antimotines, en ese momento la mayoría de manifestantes se habían retirado y ya solo quedaba un pequeño grupo.

Foto: Gilberto Escobar.

Detenciones

El final de la jornada de protesta y luego del enfrentamiento entre un grupo de manifestantes con los antimotines y las bombas lacrimógenas lanzadas, la policía detuvo a algunas personas. Según los datos de la policía y la oficina de auxiliatura de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) seis fueron detenidas, entre ellos dos mujeres.  

Según una de las abogadas que dio acompañamiento a las audiencias en horas de la madrugada del domingo, las detenciones fueron por faltas al orden público. “La primera audiencia fue aproximadamente a la una de la madrugada, la segunda aproximadamente a las 2:00 am, y quedaron en libertad como a las 3:00 a.m.”, agregó.

A los detenidos se les otorgó libertad inmediata bajo el condicionamiento de comparecer a la audiencia el jueves 3 de diciembre para terminar de resolver su situación.

Autoría y edición

Periodista curioso, contador de historias invisibles. Creo en el periodismo riguroso y comprometido.

COMPARTE