Iota impacta con fuerza y provoca inundaciones en gran parte de Nicaragua

COMPARTE

Créditos: Carlos Herrera | Divergentes

El reporte de Sinapred señala que hay casas anegadas, al menos 40 000 personas evacuadas en 250 albergues en todo el país, telecomunicaciones suspendidas en varias ciudades.

Wilfredo Miranda | Maynor Salazar
17 de noviembre 2020

El huracán Iota impactó en la Costa Caribe Norte de Nicaragua la noche del lunes como un ciclón categoría cinco, aunque minutos más tarde las autoridades gubernamentales de Nicaragua confirmaron que disminuyó su intensidad a categoría cuatro. El ciclón ha dejado innumerables daños en esta zona del país y avanza sobre el territorio nacional como Tormenta Tropical. Al menos 40 000 personas han sido evacuadas en 250 albergues habilitados, según el Gobierno de Daniel Ortega.

El ciclón descargó su poder en el Triángulo Minero, en especial en Rosita y Siuna. Fue una madrugada con ráfagas estremecedoras y persistente aguacero. Los perros no dejaron de ladrar espantados del vendaval: árboles caídos, techos desprendidos y ríos desbordados.

Hasta el mediodía del martes en Siuna no había energía eléctrica ni conexión a redes móviles. El camino que conecta a Río Blanco está cerrado por la enorme cantidad de árboles caídos. En las comunidades como La Bomba hay refugiados, casas dañadas, sin embargo, no se precisan la totalidad del daño.

En esta zona las ráfagas empezaron a eso de las tres de la mañana y empeoraron entres las cuatro y cinco de este martes. Hubo láminas de zinc volando y árboles maderables cayeron sobre las casas. Un equipo de DIVERGENTES pudo constatar que hay más de una decena de casas arrasadas por los vientos y que en los albergues no hay suficiente víveres.

El régimen de Daniel Ortega mantiene alerta roja en las Costa Caribe Norte y Triángulo Minero, y alerta amarilla al resto del territorio de Nicaragua.

El Sistema Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred) reportó que las rachas de vientos, pese a su disminución, continúan siendo fuertes, asimismo informó que hay muchos árboles caídos y daños en las viviendas en la zona del Caribe Norte.

A su paso Iota ha dejado muchas inundaciones, caídas de postes de tendido eléctrico, desprendimiento de techos de casas e iglesias, pero no hay reportes de fallecidos. “En Prinzapolka, el río incrementó su nivel y se reportaron vientos intensos”, explicó Guillermo González, director de Sinapred en su informe matutino.

Marcio Baca, director de meteorología de Ineter, explicó que el huracán se ubica a 40 kilómetros al noroeste de San José de Bocay y a 45 kilómetros al este de Siuna. El ciclón aumentó su velocidad de traslación a 19 kilómetros por hora y avanza rumbo al oeste hacia Wiwilí de Jinotega.

Una casa destruida en una comunidad de Siuna, Región Autónoma del Caribe Norte. Carlos Herrera/Divergentes

Los informes meteorológicos señalan que Iota continuará transitando por el centro del departamento de Nueva Segovia y saldrá a Honduras por el municipio de Santa María, en este mismo departamento. Las condiciones en relación a marejadas y viento en el Caribe Norte, están disminuyendo de forma paulatina, sin embargo, se recomienda mantener prudencia.

El efecto en territorio nacional

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) informó en su reporte matutino que los vientos de Iota son más bajos, sin embargo, todavía tiene el potencial de producir efectos potencialmente catastróficos por inundaciones repentinas y deslizamientos de lodo sobre la región. Aunque el ciclón ha perdido fuerza y ahora es tormenta tropical, se espera que por la noche sea una depresión. Iota se desplaza a 19 kilómetros por hora y sus rachas continúan disminuyendo hasta 120 kilómetros por hora.

En Rivas se reportaron inundaciones y afectaciones sobre las carreteras. En Ometepe se mantiene vigilancia ante posibles deslizamientos, además la evacuación de 15 familias en Potosí por la crecida del río Ochomogo. En Santa Teresa, Carazo, se reportaron lluvias moderadas durante la noche de este lunes y la mañana del martes.

Se reportan lluvias en Estelí, Managua, Masaya, Jalapa, Granada, Sébaco y Matagalpa. En este último departamento los pobladores informaron de la crecida de las corrientes de los cauces y del Río Grande de Matagalpa.

Puente en la comunidad La Bomba en Siuna, municipio de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua. Carlos Herrera/Divergentes

Notimav, un medio de comunicación en Matagalpa, informó de inundaciones en barrios de El Naranjo, en Waslala, luego de que el río Iyas creciera su caudal.

En Jinotega el alcalde Leónidas Centeno afirmó que están realizando trabajos de prevención para mitigar el impacto del huracán en la zona. Algunos ríos en este departamento han crecido producto de las constantes lluvias, no obstante, no se reportan víctimas o poblaciones en albergues.

El Gobierno informó que en Nueva Segovia se han establecido 205 albergues ubicados en San Fernando, El Jícaro, Murra, Quilalí y Wiwilí. Han caído postes de tendido eléctrico y algunas casas están inundadas, sin embargo, el efecto del huracán no ha sido devastador en la zona. Aquí al menos 33 familias han sido evacuadas.

La periodista Elba Molina de Carazo confirmó la muerte de dos menores de edad que fallecieron ahogados en el río La Conquista, en la comarca La Piñuela de Santa Teresa, Carazo. Los niños fueron arrastrados por la corriente y las unidades de rescate están luchando por encontrar sus cuerpos.

Radio La Primerísima informó que otros tres miembros de esta familia se encuentran desaparecidos y uno fue rescatado con vida.

Refugio en la comunidad La Bomba en Siuna, municipio de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua. Carlos Herrera/Divergentes

Honduras y El Salvador preparados

En Honduras la alcaldía de Tegucigalpa informó del cierre de accesos a los puentes Soberanía, Juan Ramón Molina y Carías, para prevenir el aumento del caudal de los ríos que se han desbordado. El Gobierno hondureño declaró alerta roja en 18 departamentos del país y ejecutó evacuaciones a familias que estaban cerca de ríos. 

Al igual que ocurrió en Nicaragua con Eta, en Honduras los pobladores de zonas como el Valle de Sula, no lograron recuperarse del primer huracán y tuvieron que abandonar sus casas para proteger de Iota.

El Instituto de Protección Civil de Honduras informó de planes de evacuación en ciudades como Sabanagrande, en Francisco Morazán. En el municipio de San Isidro realizaron entrega de ayuda humanitaria a ocho familias de los sectores de Peña Blanca, Macuelizo, Santa Elena y Sarzalosa.

La Secretaría de Comunicaciones de El Salvador aseguró que el gobierno de Nayib Bukele está ejecutando un plan de prevención y riesgo, por lo que compartió a la ciudadanía números para informar de cualquier emergencia.

En los municipios de la Unión y San Miguel el Gobierno salvadoreño refirió que tienen un contingente preparado para garantizar la seguridad alimentaria de las personas. Tienen preparados al menos 39 000 paquetes de alimentos.

La Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias de Costa Rica, indicó a la ciudadanía que aunque el huracán Iota está rápidamente bajando su intensidad, aún persistirán las lluvias continuas en algunos sectores del territorio, principalmente en el Pacífico Sur. “Por tal razón, la CNE solicita precaución, ya que existe mucha vulnerabilidad en los territorios”, señalaron.

Nota publicada originalmente en:

Autoría y edición

COMPARTE