Créditos: Cortesía Organizaciones campesinas

El préstamo de Q50 millones para el Programa de Agricultura Campesina del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) aprobado a causa de la COVID-19, sigue sin ser ejecutado y varios líderes campesinos de la Franja Transversal del Norte denunciaron ante el ministro José Ángel López que las semillas que les han enviado durante la pandemia están podridas o no son adecuadas para su cultivo en la región.

En marzo del 2020 el Congreso aprobó Q100 millones de quetzales para programas emergentes que respaldaran al sector agrícola durante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus, sin embargo, hasta este 4 de noviembre el MAGA no ha ejecutado los Q50 millones de quetzales para programas de mini riego en poblaciones campesinas de todo el país.

Ayer, en una citación legislativa que se hizo al ministro López, la diputada Sonia Gutiérrez Raguay, jefa de la bancada Winaq, señaló que el ministro justificó la nula ejecución aduciendo que los eventos de compra en Guatecompras “se cayeron por deficiencias técnicas” y ahora esperan utilizar fideicomisos para ejecutar el programa pendiente.

“Hay un problema serio del gasto público, es imposible que en dos meses de ejercicio vayan a ejecutar los Q50 millones que tenían para la población campesina desde el inicio, lo van a trasladar a un fondo de fideicomisos donde se van a beneficiar los bancos, por eso vamos a pedir un análisis técnico a la Contraloría General de Cuentas (CGC) para determinar qué está pasando con esos fondos”, indicó la diputada Gutiérrez Raguay, y agregó que en tres días recibirán un informe técnico sobre el estado de ejecución del MAGA y si encuentran indicios de incumplimiento de deberes también tomarán acciones legales contra el ministro López.

Organizaciones sociales y campesinas de Alta Verapaz, Quiché, Petén e Izabal, que han fiscalizado la administración de los recursos disponibles por el MAGA durante la pandemia, advirtieron que ese ministerio tiene un presupuesto general vigente de Q1 mil 765 millones de quetzales sin ejecutar; el programa de apoyo a la agricultura familiar tiene asignado Q528 millones y de estos solo el 46% ha sido ejecutado hasta el 30 de octubre. En un comunicado la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria (REDSAG), advirtió que la baja ejecución atenta contra el derecho a la alimentación indígena.

Ángel Tiul, vocero del Movimiento de Comunidades en Defensa del Agua, señaló que es una situación lamentable que el Estado con recursos aprobados para las familias agricultoras, no haya ejecutado esos montos. “Esta situación es muestra de la exclusión porque al Gobierno no le importó ejecutar su presupuesto, nos dejaron solos ante las medidas restrictivas por la pandemia, aunque no han llegado muchos casos de coronavirus a Fray Bartolomé de las Casas, Alta Verapaz, la dificultad para salir y movilizarse nos ha golpeado” destacó Tiul.

“Parece que estamos ante un MAGA que no entiende en qué país estamos ni la gravedad de la situación”, opinó David Paredes, integrante de la REDSAG, ya que desde su perspectiva la actuación del ministro López durante la citación deja la sensación de que no existe una visión estratégica y orden dentro de la institución.

Semillas podridas

Campesinos de la Franja Transversal del Norte y del Valle del Polochic, han denunciado que las semillas que el MAGA ha entregado para los proyectos de siembras durante la pandemia han llegado podridas.

Reyna Caba líder comunitaria de Ixcán, Quiché, indicó que durante una auditoría social en comunidades campesinas de la región, las personas agricultoras indicaron que las semillas llegan en malas condiciones. “Riegan las semillas pero no dan frutos, es una burla más a los campesinos (…) son pocos beneficiarios y además la semilla no es de buena calidad”, destacó.

Image for post
Dotación de maíz certificado ICTA B-7 que llegó a Ixcán en malas condiciones durante la pandemia.

Caba también añadió que el MAGA ha cometido errores técnicos y han llevado semillas que no pueden cultivarse en esas regiones, por ejemplo, han llevado zanahoria tierra caliente, cuando se conoce que es un vegetal que solo se puede cultivar en climas húmedos y fríos.

En octubre, el ministro López fue informado por la bancada Winaq de denuncias de semillas podridas en Huehuetenango, las denuncias fueron realizadas por asociaciones de mujeres campesinas y este miércoles se comprobó que el problema se ha presentado en otras zonas del país.

La REDSAG, ha registrado el mismo problema con semillas podridas en otras áreas diferentes a los departamentos del norte que denunciaron la situación, como en Camotán, Chiquimula y la costa sur. “El problema de fondo, es que el MAGA coloca personal que no conoce, tienen a extensionistas rurales que son contadores, administradores de empresas que no entienden de agricultura ni la cultura de las comunidades y están en esos puestos por pago de favores del partido de Gobierno” resaltó Paredes.

Una propuesta ante los efectos de los monocultivos

Además de la fiscalización del presupuesto que se encuentra sin ejecutar, las organizaciones campesinas, entre ellas la Asociación Comunitaria para el Desarrollo SERJUS, REDSAG y la Fundación Guillermo Toriello, presentaron a la bancada Winaq y al ministro López una propuesta para promover la agricultura campesina y familiar en zonas golpeadas por los efectos de la plantación del monocultivo de la palma africana.

El proyecto sería respaldado y financiado por el MAGA en coordinación con las municipalidades de Ixcán, Quiché; Sayaxché, Petén; Fray Bartolomé de las Casas, Chisec, Raxruhá, Panzos de Alta Verapaz y El Estor de Izabal, lugares donde la expansión de la industria del monocultivo de la palma de aceite alcanzó hasta 2019 una extensión de 171 mil hectáreas de tierra, reduciendo la calidad y cantidad de territorio fértil disponible para las familias principalmente maya Q’eqchi del área.

La propuesta buscaría fortalecer a la mujer y juventud agrícola a través de promocionar el modelo comunitario de siembras, el MAGA deberá proporcionar recursos para la creación de silos que ayuden a almacenar semillas y granos a las comunidades, como el que se encuentra abandonado actualmente en Panzós y pertenece al Instituto Nacional de Comercialización Agrícola (INDECA), y que se garantice que el Estado promoverá la inserción de sus productos agrícolas en mercados nacionales sin necesidad de intermediarios.

“Nosotros esperamos que nuestro proyecto llegue a mesas técnicas a ser discutido, sin embargo, tememos que debido a la incapacidad y falta de voluntad mostrada por las autoridades ministeriales creemos que solo nos van a dar largas y al final nada se convierte en resultados prácticos en el campo” indicó Paredes.

Actualmente en Guatemala no hay una legislación vigente que le permita a las organizaciones campesinas elevar a casos penales la violación a la soberanía alimentaria de las comunidades indígenas con casos como el de la entrega de semillas podridas, incluso el término de soberanía alimentaria aún no es reconocida por una ley.

En el 2013 se aprobó en el MAGA una Política de Desarrollo Integral Rural (2013–2020), sin embargo, las comunidades y organizaciones han denunciado constantemente que en la práctica nunca ha sido aplicada.

La bancada Winaq se comprometió a dar seguimiento a la propuesta ante el MAGA y al análisis que se realizará, mientras el diputado Edgar Batres concluyó que la baja ejecución mostrada por esta cartera es un ejemplo de la mala administración de los recursos aprobados y la poca capacidad del Gobierno del presidente Alejandro Giammattei.

Autoría y edición

Periodista comunitario en la región del Petén

COMPARTE