Gobierno asegura disminución de secuestros; expertos advierten repunte de desapariciones y violencia

COMPARTE

Créditos: David Toro
Tiempo de lectura: 3 minutos

El Ministerio Público (MP) y el Ministerio de Gobernación (Mingob) informaron ayer que el registro de secuestros en Guatemala “a disminuido en los últimos 10 años” y en relación al 2019 han recibido 20% menos denuncias, sin embargo, instituciones como el Refugio de la Niñez y la organización de Mujeres Transformando el Mundo (MTM) advierten que durante la pandemia muchas denuncias de violencia y desaparición no fueron atendidas.

En Guatemala durante los últimos 15 años el fenómeno criminal del secuestro a disminuido considerablemente, según el titular de la Fiscalía contra Secuestros del MP, César Estrada, quien aseguró ayer en conferencia de prensa que las estructuras criminales sólidas que se dedicaban a este delito en el país han sido desarticuladas. “Actualmente lo que tenemos son bandas emergentes que se dedicaban a otros delitos y que por así decirlo se han graduado como secuestradores, no es un crimen que se pueda ejecutar de la noche a la mañana”, destacó.

Las autoridades indicaron que realizaron la conferencia de prensa para explicar la situación actual de secuestro y desapariciones en el país porque en redes sociales circulan mensajes de alerta de secuestros masivos de niños. Según el viceministro de gobernación Gendri Reyes “se trata de una campaña falsa”. Hasta el 15 de octubre el Mingob ha reportado 16 casos de secuestro en el año, de los cuales 12 personas fueron rescatadas con vida; en 3 casos las personas fallecieron y una más está en proceso de rescate. Esta cantidad de casos significa para las autoridades un descenso del 20% de los casos reportados en el mismo periodo de 10 meses durante el 2019.

La pandemia afectó la posibilidad de denuncia

Ruby Monzón, fiscal de la niñez y adolescencia del MP, indicó que durante 2020 registraron una baja considerable en la cantidad de alertas Alba Keneth activadas en los 12 municipios del área metropolitana, en 2019 se activaron 1 mil 436 y en 2020 solo se han activado 635.

No obstante, a consideración de Leonel Dubón, director Ejecutivo del Refugio de la Niñez, la baja en la cantidad de denuncias de menores desaparecidos está relacionado con las medidas de contención contra la pandemia de la COVID-19. “En los meses de confinamiento bajaron considerablemente las denuncias de niñas y niños desaparecidos, pero durante los primeros 12 días de octubre en esta nueva normalidad se dispararon a 149 casos y hasta hace cuatro días habían 79 menores sin aparecer”, subrayó.

Dubón consideró que ese incremento exponencial que se ha denunciado en las últimas dos semanas pueden ser las causantes de la alerta que se ha manifestado en la población y el miedo sembrado por la divulgación masiva en las redes sociales. Durante los meses de confinamiento el Refugio de la Niñez registró casos de padres de familia que no pudieron denunciar desapariciones por la falta de transporte para trasladarse a las unidades del MP, que además durante la pandemia trabajaron en horarios limitados, “durante la pandemia muchas comisarías no quisieron recibir denuncias de desaparición, la gente indica que les decían que estaban muy ocupados con el tema de la pandemia”, agregó.

Violencia contra la mujer sigue en aumento

Para la abogada Paula Barrios, coordinadora de la organización MTM, durante la pandemia la violencia contra la mujer no disminuyó, “el problema fue que la posibilidad de denuncia se vio afectada considerablemente, muchas dependencias del MP eran encontradas cerradas por las mujeres, aunque no hay un repunte real de secuestros, el promedio de femicidios en el país se mantiene por encima de 750 a 800 casos al año”, aseguró.

Para Barrios, también “hay que considerar que existe un subregistro importante, ya que muchas muertes violentas contra mujeres ni siquiera son tipificadas como feminicidios por el MP”.

Según los registros de la Fiscalía de la Mujer, las alertas Isabel Claudina disminuyeron. En 2019 se registraron 1 mil 354 desapariciones y en lo va de 2020 se han registrado 744 casos. Según el MP, “solo han encontrado a dos mujeres sin vida en comparación a 32 del año pasado”. El departamento de Guatemala encabeza las desapariciones con 315 casos y le sigue Quetzaltenango con 44.

En opinión de Barrios es importante mencionar que “sería muy lamentable que el flagelo de la violencia contra la mujer podría estar siendo usado para desviar la atención. El presidente está en medio de acusaciones por cederle mucho poder a Miguel Martínez, del Centro de Gobierno, y está en la mesa la elección de cortes, esperamos que las campañas para sembrar miedo no sean para desviar la atención”.

Barrios explicó que han atendido casos donde las mujeres escapan de sus casas porque sus propios padres son sus violadores. “Hay mujeres que están buscando nuevos mecanismos para encontrar un lugar seguro ya que los Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia (Caimus) no tienen presupuesto y no cumplen con sus función”, explicó Barrios.

Desde que asumió la presidencia el 14 de enero, el presidente Alejandro Giammattei se comprometió a generar mejores condiciones para las mujeres del país, sin embargo, durante los primeros meses de su Gobierno se ha desmantelado instituciones trascendentales para ese propósito como la Secretaría Presidencial de la Mujer (Seprem), uno de los pocos espacios estatales encargados de generar políticas públicas específicas para las mujeres.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE