«Si no éramos nosotras, nadie iba a hacer nada»: madres de desaparecidos se unen a toma de CNDH en México

COMPARTE

Créditos: desInformemonos
Tiempo de lectura: 2 minutos

Ciudad de México | Desinformémonos. Las madres de víctimas de violencia machista y colectivos feministas que mantienen la toma de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informaron que a la sede, ahora “Okupa. Casa de Refugio “Ni Una Menos”, comenzaron a llegar activistas y personas de diferentes estados del país para mostrar su apoyo y quedarse temporalmente en las instalaciones.

“No dejarán de llegar colectivos de toda la República hasta que todo se cumpla. ¡Ya basta de tolerar al gobierno que nos está engañando, ya es hora de desnudar quién está haciendo el trabajo (de defensa de las víctimas) y quién no!”, señaló en la toma María Guadalupe Narciso, integrante del grupo Padres y Familiares de Desaparecidos, Secuestrados y Asesinados en Guerrero y el País.

Las mujeres que integran la toma explicaron este viernes que, por la represión contra las feministas desalojadas y violentadas por la policía de Ecatepec la noche del pasado jueves, se tomarán más oficinas y sedes en los próximos días.

“Estuvimos mucho tiempo con los ojos cerrados, calladas, y sólo necesitábamos un empujoncito. Ya el Estado mexicano está rebasado en delincuencia, feminicidios, en muchas situaciones muy feas y lo teníamos que hacer: si no éramos nosotras, nadie iba a hacer nada”, dijo por su parte Karla Guerrero, de Mujeres en Búsqueda de sus Desaparecidos.

En la conferencia de prensa, Guerrero añadió que en las primeras horas de este viernes fue tomada la sede de la CNDH en el puerto de Veracruz. “No somos todas y vienen más. Vamos a tomar más”, agregó Yesenia Zamudio, madre de una chica víctima de feminicidio en 2016.

Finalmente, a la sede también acudieron madres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa para manifestar su apoyo a las mujeres que mantienen la toma. “Venimos a acompañarlas un rato y estar acá con ellas, para que vean que no están solas. No las vamos a dejar solas. Es tiempo de la unión, de la fuerza, de la organización, que es a lo que le tiene le miedo el gobierno: a la gente organizada, porque la ve y tiembla”, aseguró.

Con información de La Jornada

Autoría y edición

COMPARTE