Denuncian esterilizaciones masivas a mujeres migrantes en EEUU

COMPARTE

Créditos: Jenni Girtman/AJC

Por David Toro

La enfermera Dawn Wooten, que trabajó en el Centro de Detención de Migrantes de Ocila, en la ciudad de Irwin, Georgia, ha sacudido la mesa del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, luego de denunciar que este centro funciona como “campo de concentración y experimentación” donde se han realizado esterilizaciones a mujeres migrantes detenidas.

Los centros de detención para migrantes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) están constantemente en el ojo público por las constantes denuncias de violaciones a derechos humanos que ocurren en sus instalaciones ubicadas en 52 puntos de Estados Unidos y donde mantienen detenidos regularmente a una población superior a 25,000 personas de todo el mundo.

La enfermera Dawn Wooten decidió denunciar que en el Centro de Detención de Ocila, del Condado de Irwin, en Georgia, el doctor Mahendra Amin, a quien describe como “el recolector de úteros”, ha realizado varios procesos de histerectomía para esterilizar a mujeres migrantes. Según Wooten muchas de ellas posiblemente no dieron consentimiento o no entendían de qué se trataba el procedimiento médico.

La denuncia de Wooten fue publicada en un extenso documento elaborado por “South Project”, una organización social que tiene entre sus funciones brindar respaldo legal a migrantes que se encuentran sufriendo violaciones a derechos humanos. 

Según la denuncia y los aportes que hicieron los abogados que respaldan a la enfermera Wooten, el doctor Mahendra Amin interviene a las pacientes en su clínica de Douglas, Georgia, fuera de las instalaciones del centro de detención, además  el doctor Mahendra fue multado en 2015 por el Departamento de Justicia, por realizar  procedimientos anómalos a sus pacientes, según la publicación de la cadena Telemundo del 15 de septiembre.

Además, South Project adjuntó a la denuncia testimonios de mujeres que estuvieron detenidas en Ocila, Georgia y aseguraron que “reaccionaron con sorpresa y preocupación al percatarse que habían sido operadas del útero”, porque que no habían entendido exactamente de qué se trataba la intervención.

ICE se defendió respondiendo con un comunicado de prensa donde aseguran que de 2018 a la fecha solo dos mujeres han sido referidas a centros médicos para que se les realice una histerectomía.

La desatención médica durante la pandemia

La denuncia de Wooten no se limita al tema de la práctica de histerectomías, además asegura que durante la pandemia ICE no manejó los mejores protocolos para evitar la propagación de la COVID-19 entre las personas detenidas. También señaló que existen problemas de salud física y mental entre las personas que se encuentran detenidas.

Hasta el 11 de septiembre, ICE había confirmado 612 casos de COVID-19 entre la población migrante detenida, han realizado 35 mil pruebas de diagnóstico y seis detenidos han muerto. El centro de detención donde trabajaba la enfermera Wooten reporta 43 casos confirmados durante toda la emergencia sanitaria.

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), también encendió las alertas por la denuncia sobre negligencia médica en las instalaciones de ICE en Georgia y pidió al Congreso estadounidense una investigación profunda para verificar las condiciones.

La senadora demócrata Nancy Pelosi, quien ha protagonizado desacuerdos públicos con Donald Trump, aprovechó la denuncia de la enfermera Wooten para expresar que “si estos señalamientos son reales incluyendo las histerectomías masivas, estaríamos ante un abuso contra derechos humanos impresionante”.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE