Créditos: Desinformémonos
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por: Lourdes Álvarez Nájera

En redes sociales ellas han roto el silencio y solicitan que se puedan bloquear y denunciar los perfiles anónimos que las atacan e incitan al odio y a la violencia.

Las periodistas Pia Flores, Jody García, Kimberly López y Francelia Solano, denunciaron hoy que desde hace nueve meses se ha desatado una serie de ataques virtuales en su contra, en la mayoría de casos, por sus trabajos de investigación periodística sobre violencia contra las mujeres, publicado en el medio de comunicación Nómada. Además, que esto las vulnera en su derecho a la seguridad, al libre ejercicio periodístico y de libertad de expresión.

Los ataques provienen de diversos perfiles, pero en la mayoría son hombres, que utilizan palabras denigrantes, de burla y de amenaza. Con estas acciones buscan poner en duda la credibilidad y la ética de ellas y su trabajo periodístico que refiere a casos de violencia contra las mujeres, abuso sexual y hasta corrupción.

Según Pia, han logrado identificar una serie de patrones en esos ataques, uno de ellos las cuestiona sobre por qué no han realizado una investigación periodística de los señalamientos de acoso y abuso sexual contra el exdirector Martín Rodríguez, como lo han hecho en otros casos similares.

“Nos cuestionan que como periodistas no investiguemos el caso como lo hacemos en otras situaciones, pero eso no nos corresponde por la relación que existía al momento tanto con la persona señalada como posiblemente con las denunciantes”, indicó Pia.

A partir de ese cuestionamiento, también se busca censurarlas sobre temas relacionados con violencia contra la mujer. “Es como si ahora nosotras ya no pudiéramos hablar de esos temas. Incluso, durante la pandemia de coronavirus yo publiqué varias notas sobre salud y no recibí la cantidad de ataques como cuando escribí de violencia contra las mujeres”, puntualizó Pia.

Para Kimberly y para Francelia, ser blanco de estos ataques “es desgastante y agotador, porque llega un punto donde esas ofensas te tocan y te hacen sentir indefensa y sin energías para enfocarte en tu trabajo como periodista”.

No obstante, para las periodistas existe peligro al tolerar ese tipo de ataques, que buscan minar y silenciar temas y voces que recopilan denuncias o seguimiento a procesos judiciales contra perpetradores de delitos. “Ser periodista y hacer periodismo es un gran privilegio y una gran responsabilidad, porque se trata de escuchar y contar las historias que a veces no son conocidas”, indicó Kimberly.

Francelia asegura que los episodios de estrés a las que son sometidas por ese constante acoso, también tienen implicaciones físicas importantes para ellas, por eso decidieron presentar la denuncia pública en sus redes sociales, para evitar que ese tipo de violencia pueda escalar y para que la población no sea indiferente.

“Pedimos que se puedan bloquear esas cuentas que nos acosan porque es un primer paso, pero importante”, indicó Francelia, quien ayer anunció su retiro de Nómada junto a Pia y Kimberly.

Por su parte, Jody añadió que también existe una serie de ataques que se incrementan cuando escribe sobre temas de justicia, elección de cortes en el país o corrupción. “La estrategia es silenciar, si no decimos nada ahora, esto puede llegar a un punto en el que no vamos a poder decir nada, porque nos vinculan a hechos que no tienen nada qué ver con nosotras”.

De enero a junio de este año se han documentado 43 ataques contra periodistas en Guatemala, según cifras del Ministerio Público y de la Asociación de Periodistas de Guatemala, que también ha denunciado el incremento de agresiones en el contexto de la pandemia de coronavirus.

Autoría y edición

Periodista y comunicadora para organizaciones sociales, de pueblos indígenas y de organismos internacionales; estudios concluidos en sociología, asistente de investigación social para peritajes judiciales con enfoque histórico y antropológico.

COMPARTE