San Mateo Ixtatán: los engaños de una empresa que quiso ingresar maquinaria pesada

COMPARTE

Créditos: Autoridad comunitaria Bella Linda Frontera
Tiempo de lectura: 8 minutos

Por Nelton Rivera

El domingo 26 de julio un grupo de gente de la microrregión de Yalanhuitz quiso pasar bajo engaño una caravana con maquinaria pesada, al ser descubiertos no pudieron transitar por la comunidad Bella Linda Frontera en San Mateo Ixtatán, el convoy no tuvo otra opción que dar la vuelta y regresarse por la misma carretera por la que entraron, todo transcurrió sin ningún problema. Cinco días después varios colaboradores de la empresa Energía y Renovación entregaron una carta de demanda en la Gobernación departamental de Huehuetenango argumentando su propia versión de lo ocurrido.

Varias autoridades comunitarias de la microrregión de Yich’Kisis en el municipio de San Mateo Ixtatán estaban reunidas cuando recibieron una llamada, eran las 11 de la mañana del domingo 26 de julio, con el aviso sobre un convoy de maquinaria que iba en dirección al municipio. Varios vecinos de Barillas, un municipio vecino, observaron el paso del convoy por la carretera que comunica a los dos municipios. Ambos tienen frontera con el sur de México, están conectados a la Franja Transversal del Norte FTN y la amenaza por los proyectos hidroeléctricos es latente.

Un día antes ingresó otra maquinaria –se trata de una retroexcavadora-, fue trasladada en compañía del ejército, esto ocurrió el sábado 25 de julio, informó vía telefónica una de las autoridades comunitarias de Yich’Kisis. En 2014 durante el gobierno de Otto Pérez Molina se reinstaló el antiguo destacamento militar dentro de la finca en donde se ubican las oficinas de la empresa Energía y Renovación. La empresa cuenta con su propia seguridad privada, un destacamento militar y una estación de la Policía Nacional Civil (PNC). No es la primera vez que el ejército acompaña a la empresa.

Camión de Kendy Soto Hidalgo.

Otro intento por meter maquinaria en Yich’Kisis

Vía telefónica se puso en aviso a las autoridades comunitarias sobre un camión y dos picops Toyota que viajaban en dirección a la microrregión para encontrarse con el convoy de la maquinaria, el punto de encuentro seria en la aldea Sacchen de Barillas.

En Bella Linda la gente está organizada, desde el año 2010 se oponen a que la empresa hidroeléctrica siga operando, dijo la autoridad comunitaria, de quien vamos a reservar su nombre por seguridad. Tras la llamada, inmediatamente la gente se movilizó, se reunieron y decidieron realizar una manifestación en dos lugares, el primero en Yich’ Kisis y el segundo en la entrada de la comunidad de Bella Linda.

La maquinaria llegó al primer punto de la protesta, ubicado en Bella Linda, eran las 14:30 horas aproximadamente. En la punta del convoy iba un camión de volteo color rojo, marca Mercedez Benz (modelo de los años 80) sin placas, se les hizo el alto, una de las personas que venía en el camión descendió y les dijo: “Yo soy el Fidel Lorenzo Gaspar, soy un jubilado y vengo encargado de la maquinaria, les estoy guiando porque queremos hacer una ampliación de la carreta en Yalanhuitz y para eso la municipalidad nos está apoyando.”

También se identificó el dueño de la maquinaria, Kendy Emanuel Soto Hidalgo, un empresario de San Idelfonso Ixtahuacán, quien presta el servicio de arrendamiento. En pocos minutos cada camión que trasladaba las máquinas fue alcanzando el punto del alto comunitario. El encargado de la maquinaria dijo que la contratación de esa maquinaria, era por parte de la municipalidad de San Mateo Ixtatán y que se dirigían a realizar la ampliación de una carretera.

Durante varios minutos esperaron al alcalde auxiliar de la aldea Yalanhuitz, este se presentó al lugar, se le preguntó si tenían algún contrato o permiso municipal, pero no supo explicar el motivo de la presencia de la caravana con los camiones. Cuando el alcalde auxiliar llegó, dijo: “Nosotros mismos como comunidad, queremos hacer una construcción por allá, desde que nosotros estamos, la municipalidad dice que nos van a apoyar y nunca sucede nada, el alcalde municipal no nos apoyó, entonces el contrato de la maquinaria lo hicimos solos como comunidad.” El contratista y el alcalde comunitario entraron en contradicción y esto provocó que la gente desconfiara de ambos.

Kendy Emanuel Soto Hidalgo, empresario de San Idelfonso Ixtahuacán, dueño de la maquinaria

Con engaños pretendían pasar la maquinaria

Desde la llegada de la empresa Energía y Renovación –antes Promoción de Desarrollo Hídrico PDHSA- muchos han sido los intentos de la empresa por ingresar maquinaria pesada o material para la construcción de tres hidroeléctricas en Yich’Kisis, esto originó que las comunidades en oposición se organizaran y mantengan varios puntos de “resistencia pacífica”, como ellos mismos le llaman, ubicándose en las carreteras comunitarias.

Al jefe del convoy se le preguntó sobre cuantos días estarían las máquinas trabajando, quien respondió que por dos meses, la misma pregunta se le hizo al alcalde auxiliar de Yalanhuitz quien respondió que solo trabajarían uno o dos días, versión que fue negada por el propio propietario de la maquinaria.  Ni el alcalde auxiliar, ni el encargado de la maquinaria presentaron algún documento en donde se acredite que la municipalidad está coordinando la ejecución de esa carretera. Luego el alcalde auxiliar negó que el alcalde municipal Andrés Santizo Gómez les hubiera apoyado. A pesar que el alcalde municipal abiertamente es pro hidroeléctricas. “NO tiene ninguna relación política”. Desmontando los mecanismos de la impunidad en San Mateo Ixtatán

Fidel el encargado de la maquinaria dijo: “señores no sé qué es lo que estará pasando, vengo encargado de la maquinaria, ayer ingresó una. Según nos dijeron los señores de Yalanhuitz que ya tienen todos los permisos, que todo está listo. Por eso vengo equipado para trabajar unos dos meses.”

Luego esta misma persona dijo que existe otro socio que está trabajando y a quien le van a pedir que ingrese más maquinaria. Afirmó que les están pagando Q500 la hora por cada una de las máquinas y que son seis las que fueron arrendadas y que debían de trasladar.

En ese momento la gente hizo el cálculo, el contrato para Soto Hidalgo podría ser por Q1 millón 440 mil quetzales si solo trabajaran 8 horas al día por dos meses. Esa cantidad de dinero no se reúne por las comunidades, tampoco han existido proyectos municipales con ese monto, afirmó una de las autoridades de Yich’Kisis.

“Imaginen si nosotros para hacer una construcción o ampliación de carretera, incluyendo materiales y mano de obra en dos años logramos ajustar unos Q20 mil, por eso no creemos que haya sido la comunidad, ni la municipalidad, la misma información de los trabajadores de la maquinaria nos guía a entender que es la empresa hidroeléctrica la que está detrás.”

Con la hidroeléctrica se perdió la paz en las comunidades

Antes de la llegada de la empresa hidroeléctrica en 2010, la coordinación entre las regiones se hacía todo el tiempo, ahora solo hay división con la región de Yalanhuitz, un grupo de gente apoya a la empresa y las comunidades de la región de Yich’Kisis están opuestas a esta. “Por eso la gente en nuestra región ya no tiene confianza, porque la empresa utiliza la estrategia de darles proyectos supuestamente a las comunidades que les apoyan, pero luego solo es para el trabajo de las hidroeléctricas.” Afirmó la autoridad comunitaria.

Quince días antes, en Yalanhuitz hubo una reunión, en esta se planificó como se haría el ingreso de la maquinaria, el plan era que el día 25 de julio debía llegar una sola máquina, si no existía respuesta negativa de la gente entonces el convoy completo debía ingresar un día después. También durante la reunión hubieron expresiones como –ahí solo hay criminales o asesinos- al referirse a la oposición de las empresa en Yich’Kisis. Uno de los vecinos que prefirió mantener el anonimato fue testigo de cuando la maquina pasó acompañada por los militares, esto ocurrió a las 4 de la tarde del sábado cuando el vecino regresaba de su trabajo.

El mismo domingo el empresario decidió retirar las máquinas y regresar rumbo en dirección a Santa Cruz Barillas, todo fue pacíficamente, se levantó un acta en donde se hizo constar lo que la comunidad conversó con el alcalde auxiliar de Yalanhuitz y con el dueño de la maquinaria.

Previo a que se retirara el convoy se identificó a seis desconocidos en tres motos, se les preguntó sobre cuál era el motivo de su presencia en Bella Linda, a esto respondieron que habían llegado por un dinero que un vecino les debía, pero el jefe de la maquinaria explicó que esas personas eran parte del convoy. “Ellos van a la punta para ver que no hayan bloqueos, es por seguridad”.  También se ubicaron a distintos grupos armados en la carretera y sobre el río negro ajenos a Yich’Kisis.

Ese día la gente se manifestó de manera pacífica, ninguna de las maquinas fue dañada, tampoco hubo problema con las personas que llegaron a acompañar ese convoy. De la misma manera como llegaron así se retiraron.

Las amenazas

“Hay gente de Yalanguitz que tienen intereses compartidos con la empresa hidroeléctrica, constantemente nos están intimidando o amenazando, por ejemplo hay dos transportistas de esta región que fueron retenidos allá, uno tuvo que pagar Q5 mil como derecho de paso en esa región.  

“Nos mandaron a decir que en esa comunidad y región ya no vamos a poder pasar, que si nos encuentran o nos reconocen nos puede pasar cualquier cosa, si estamos con vida, nos multan o nos pueden matar fue lo que dijeron.”

El domingo por la tarde convocaron a gente de otras comunidades en Yalanhuitz, se reunieron con gente de Chaquenal, Yichkakchín, Nuevo Triunfo, Concepción y la gente de Yulchen Frontera no quiso reunirse con ellos, lo que generó contradicciones entre ellos mismos.  

Otto Sales el jefe de la PNC en Yich’Kisis se comunicó vía telefónica ese mismo domingo con una de las autoridades comunitarias, para preguntar sobre lo sucedido y a él se le explicó que todo había sido de manera pacífica. También se le dijo a Sales que la gente de Yalanhuitz y de la maquinaria había puesto seguridad y vigilancia y que parecía que todo lo tenían planificado.

“Vimos preocupado al alcalde auxiliar de Yalanhuitz, porque a él lo mandaron sin saber que tenían planificado hacer con la maquinaria, este alcalde auxiliar dijo que el Andrés Bernabé lo había mandado sin explicarle de que se trataba, solo que lo mandaron a alcanzar las máquinas para acompañarlas hasta su región.” Dijo la autoridad comunitaria.  

Bernabé es vicepresidente del comité de desarrollo de Yalanhuitz,  forma parte de una ONG que se llama “23 Comunidades”, esta es parte de la estrategia que dirige Germán Arnoldo Noriega López para la empresa Energía y Renovación, todo bajo la fachada de un espacio llamado “Dialogo” y del Consorcio por la Paz, el Desarrollo y la Cultura, empresas de los dueños de la hidroeléctrica.

La gente se molestó porque la primera máquina que ingreso el día sábado iba custodiada por el ejército de Guatemala y ese no es su papel, expresó la autoridad. Desde que en 2014 cuando Otto Pérez Molina reinstaló el destacamento militar en Yich’Kisis se han dedicado a proteger a la empresa hidroeléctrica, así lo han denunciado representantes de la microrregión.

Camión y picops Toyota con gente de Yalanhuitz

La carta de la empresa

El 31 de julio, miembros de del Consorcio por la Paz, el Desarrollo y la Cultura, de la empresa Energía y Renovación, entregaron una carta en la Gobernación departamental de Huehuetenango, la carta denominada “documento de demanda” iba dirigida al Presidente, a la fiscal general del Ministerio Público, al procurador de los Derechos Humanos, al Gobernador y al Alto comisionado de las Naciones Unidas. El documento (de tres hojas) además señala directamente a Julio Gómez Lucas, Maya Chuj y autoridad comunitaria del Gobierno Plurinacional de San Mateo Ixtatán, de ser el responsable de dirigir a un supuesto grupo armado.

Ningún medio de comunicación local le dio cobertura a la empresa con la entrega de este documento, tampoco lo hizo la propia empresa en su sitio web.

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE