Presto: la empresa señalada por dar alimentos en mal estado a personal de primera línea

COMPARTE

Créditos: Cortesía

Por David Toro

Durante casi seis meses de pandemia, Prensa Comunitaria ha recibido distintas denuncias sobre el mal estado de la comida que se sirve en el Hospital Parque de la Industria, habilitado temporalmente para atender a pacientes con COVID-19.

Médicos, enfermeras y pacientes conforman la lista de personas que han narrado como los alimentos que se sirven en ese centro de atención, en muchas ocasiones,  ha estado en estado de descomposición, con mal olor, inclusive hay quienes aseguran haberse enfermado luego de haberlos ingerido.

Un enfermero auxiliar que labora en este centro desde el 23 de marzo y pidió el anonimato, denunció que sus compañeros se han quejado en repetidas ocasiones con su superiores por el estado de la comida, pero la respuesta ha sido nula, “a algunos les ha dado gastritis porque prefieren no comer, pasamos turnos de 24 horas y la comida a veces llega en muy mal estado”.

La cocina de Presto

Un trabajador de la cocina de Presto, ubicada en la zona 14 capitalina, decidió contar, a condición del resguardo de su identidad, qué pasa dentro de la empresa. “Lo que sucede es que hay mucha humedad, hay charcos en la cocina, está contaminado. En un mismo cuarto se mete toda la comida, no hay una separación entre los alimentos, el mal estado de la comida se debe a que no hay un recetario, no hay supervisión y, además, somos poco personal. Todo lo hacen arrebatado, imagine que tenemos que hacer entre 3 a 4 mil platos de comida al día y solo hay dos o tres personas por área”.

Presto es uno de los mayores distribuidores de alimentos para instituciones estatales en los últimos 10 años; desde el inicio de la pandemia ha sido la empresa que provee los tres tiempos de comida para el personal y pacientes del Hospital Temporal Parque de la Industria.

Sobre los contratos abiertos que le ha otorgado el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) a esta empresa para proveer alimentos a los comedores solidarios, hasta el 2017, aparecía como presidente de la junta directiva de socios de Banquetes de Guatemala S.A, el empresario Julio Grazioso, según un documento del Ministerio de Finanzas.

Durante 2020, Banquetes de Guatemala S.A., conocido comercialmente como banquetes Presto, ha recibido al menos 37 contratos valorados en más de Q5 millones según el estudio “Contratos en el sector alimentos”, presentado el 27 de julio por Oxfam, Fundación Myrna Mack y Paraíso Desigual.

Actualmente esta empresa distribuye comida a 14 hogares estatales para menores a cargo de la Secretaría de Bienestar Social (SBS), además tienen contratos con las oficinas centrales del Ministerio Público (MP), con el Ministerio de Gobernación (Mingob) para proveer alimentos al albergue de migrantes; el departamento de tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC). También con tres instalaciones del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (Igss) y en los hospitales para atención de COVID-19 del Parque de la Industria, Quetzaltenango y Villa Nueva.

“Sí, es cierto que a veces se envía comida con mal olor, incluso nosotros nos hemos enfermado por almorzar lo que nosotros preparamos, a veces las empresas privadas a las que se les provee comida, devuelven platos porque la comida va en mal estado y a veces nos la dan a nosotros o las envían a los hospitales o a las otras instituciones públicas”, relató el trabajador consultado.

“No todo depende de mí”

Arnoldo de León, gerente general de Presto, respondió a las denuncias de sus trabajadores y de los médicos que no es responsabilidad de él si la comida llega en mal estado a las manos del personal médico. Explica que diariamente su empresa lleva las porciones de comida requeridas y el departamento de nutrición y enfermería del Parque de la Industria inspecciona el producto, “ellos revisan los productos y me firman un formulario que indica que yo entregué los alimentos en buenas condiciones”, indicó de León.

De León sostiene que las autoridades del hospital temporal son las encargadas de distribuir los alimentos entre los pacientes y personal, “yo llevo los alimentos a las 11:00 a.m. y es posible que algunos doctores reciban la comida a las 4:00 p.m., el alimento ya estará frío y si no lo tuvieron en las condiciones adecuadas seguramente se echa a perder, yo recibo los reclamos si los hacen directamente en el momento de entrega del producto, entrego todo a la hora que  me lo piden, lo que pase de ahí en adelante no lo sé”, aseguró.

A casi seis meses de que el Hospital del Parque de la Industria abriera sus puertas por la crisis de la COVID-19, el personal que normalmente realiza turnos de 24 horas sigue resintiendo la mala alimentación que se les ofrece; y del lado de la cocina, uno de los encargados de procesar la comida de los médicos explica las malas condiciones en las que lo preparan, pero la empresa asegura que si los alimentos se pierden es culpa de la gestión del hospital.

La administración del Hospital respondió que es el departamento de nutrición el responsable de supervisar el estado de los alimentos y remitir las anomalías diariamente a la empresa proveedora. Informaron que en la última denuncia del personal no se detectó que los frijoles y el queso, que se sirvió ese día, estuvieran en malas condiciones, “era un problema de aspecto físico únicamente”.

Sin embargo el personal de enfermería auxiliar ha denunciado a través de fotografías que los alimentos les han causado malestar estomacal y diarreas, inclusive el personal de Banquetes de Guatemala S.A entrevistado indica que ellos mismos se han enfermado con los alimentos que procesan.

“Pasamos tres meses encerrados”

La persona que labora en la empresa también relató que de abril a junio de 2020, pasaron encerrados en la empresa, “nos dividieron en cuatro grupos, dos grupos trabajaban 15 días y el resto descansaba en una bodega, en colchones, sin poder salir bajo la justificación de que nos podíamos enfermar de COVID-19; y por seguridad de los alimentos también. Trabajamos turnos hasta de 12 horas. Yo gano el mínimo (Q 2 800) no hemos recibido horas extras”.

Daniel Reyes, defensor de las personas trabajadoras de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), indica que ellos visitaron las instalaciones de Banquetes de Guatemala S.A El 18 de junio a solicitud de la diputada Sonia Gutiérrez Raguay, de la bancada legislativa del Movimiento Winaq, quien recibió denuncias de violaciones a derechos de los empleados de cocina. “Los trabajadores no denunciaron al momento de nuestra visita, la única gestión que se realizó fue de parte del Ministerio de Trabajo que se encargaron de verificar medidas de higiene de la fábrica”, declaró.

“Yo no mantuve retenido a nadie”, respondió el gerente de León y negó los señalamientos de los trabajadores. También justificó la baja cantidad de trabajadores en el área de producción diciendo que debido a la crisis provocada por la pandemia tuvo que despedir personal, “tuvimos que hacer convenios y estamos pagando las indemnizaciones”.

Sobre los señalamientos de condiciones poco higiénicas dijo, “no tengo ningún comentario al respecto, tenemos todas las condiciones que necesitamos para producir”.

Mientras el Hospital del Parque de la Industria asegura que la comida llega en buenas condiciones y el proveedor señala que si se arruina es por una mala gestión del hospital, el personal médico que trabaja turnos de 24 horas siguen enviando quejas sobre la descomposición y mala calidad de alimentos que reciben.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE