Oficial del Ejército acusado de desaparición forzada es diagnosticado con covid-19 y solicita libertad condicional

COMPARTE

Créditos: Internet
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Simón Antonio Ramón

La jueza Claudette Domínguez, del juzgado de Mayor Riesgo A, solicitó información al Ministerio de la Defensa sobre la salud del coronel César Augusto Cabrera Mejía quien se encuentra en el Centro Médico Militar, para considerar la petición de libertad condicional solicitada por el militar después de dar positivo a la prueba de covid-19.

La solicitud de su libertad condicional lo realizó su abogado Édgar René Hernández Gordillo en la audiencia de revisión de medidas de coerción que se llevó acabo el lunes 3 de agosto. Cabrera Mejía es acusado por el delito de desaparición forzada y delitos de lesa humanidad en el caso Creompaz.  

Domínguez indicó el lunes, que en un plazo de 24 horas el juzgado solicitará la información al Hospital Militar por medio del Ministerio que tendrá un plazo de 5 días para que emita un informe detallado sobre la salud del acusado.

El informe solicitado por la jueza Domínguez deberá registrar el estado de salud del procesado, el nombre de los médicos que lo atienden, los medicamentos administrados, las condiciones del centro médico en el que se encuentra. Además, los detalles de las pruebas realizadas para determinaron que está enfermo de coronavirus, también requirió detalles en los que puede ser atendido.

La jueza informó que después de recibir el informe evaluará la información y agregó que si hace falta información podría solicitar su ampliación. Posteriormente, tendrá tres días para emitir una resolución que será notificada tanto al abogado defensor como también a quienes representar las y los familiares de las víctimas del Caso Creompaz.

En 2016 fueron detenidos 14 militares, acusados por delitos de lesa humanidad durante la guerra civil. Las pruebas para del proceso que se inició fueron encontradas en la zona militar no. 21, ubicada en Cobán, Alta Verapaz. En la actualidad, las instalaciones son utilizadas como un centro de entrenamiento para militares que integran las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (Creompaz). Durante la década de 1980, esta base militar funcionó como centro de detención y ejecución clandestino.

La zona militar número 21 fue uno de los once centros de Compañías de Asuntos Civiles y desarrollo local en las zonas militares creados a partir del Plan de Campaña “Firmeza 83”. En sus instalaciones, entre 2012 y 2015 la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (Fafg) realizó 14 exhumaciones y localizó 558 osamentas que mostraban señales de tortura.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'anjob'al

COMPARTE