Créditos: Filóchofo
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Cafe con sabor a despojo e injusticia social.

COMPARTE