Más de tres mil deportados han pasado por el albergue Ramiro de León Carpio

COMPARTE

Créditos: David Toro

Por David Toro

El Albergue Deportivo Ramiro de León Carpio se convirtió en el lugar donde 3,461 guatemaltecos deportados han tenido que hacer cuarentena previo a ser enviados a sus hogares, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que solo 134 han dado positivo por COVID-19.

“Pues aquí no nos tratan mal, el problema era en Estados Unidos, nos llevan de una cárcel a otra, recibimos malos tratos de los guardias, era bien difícil, pero ya estamos aquí para iniciar de nuevo”, relató José Cornelio, un guatemalteco originario de San Miguel Dueñas, Sacatepéquez, que vivió 6 años en ese país y fue deportado el pasado 1 de julio. Actualmente cumple una cuarentena en el albergue Ramiro de León Carpio, en la zona 13 capitalina, que hasta este 7 de julio albergó a 379 personas y tiene capacidad para 500 en total.

Durante una visita al Albergue dirigida a medios de comunicación y a la diputada Ligia Hernández, de la bancada Movimiento Semilla, e integrante de la comisión del migrante, se conoció que los guatemaltecos retornados pasan un promedio de 10 días en el lugar. Todas las personas llegaron a Guatemala vía aérea y aquellos que fueron deportados vía terrestre desde México son ubicados en hoteles, este proceso lo cumplen previo a permitirles el regreso a sus lugares de origen, aseguró Stuard Rodriguez, director adjunto del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM).

Desde el 13 de marzo, que se detectó el primer caso de COVID-19 en Guatemala, Estados Unidos no ha dejado de deportar guatemaltecos a pesar del riesgo que implica para la crisis sanitaria que a desatado el coronavirus. Hasta el 7 de julio, han enviado a 2,670 personas vía aérea en más de 30 vuelos procedentes de los estados de Arizona, Texas y Luisiana principalmente.

A raíz de la llegada de vuelo el 13 de abril, procedente de Luisiana, en el que al menos 40 de las 76 persons deportadas dieron positivo a COVID-19, los protocolos cambiaron. Estados Unidos debe enviar a todos los guatemaltecos con un certificado que haga constar que les realizó una prueba de diagnóstico antes de ser enviados al país y adjuntar el resultado. En el Ramiro de León se realizan pruebas aleatorias a los deportados, de los 134 que han dado positivo, las autoridades no explicaron cuántos de estos han sido con los nuevos protocolos.

Por su parte, las autoridades de migración aseguran que el protocolo de atención fue ejecutado en coordinación con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), quienes emiten un certificado para cada migrante que sea dado de alta del albergue y así regresar a su hogar con un respaldo que garantice que no está contagiado de COVID-19.

“En estos momentos es importante conocer el actuar de las autoridades para atender a las personas migrantes (…) debemos trabajar para que no se estigmatice al guatemalteco deportado, debemos comprender que se está haciendo un esfuerzo para recibir a las personas que fueron deportadas de Estados Unidos”, declaró la diputada Ligia Hernández.

Durante la pandemia, algunos pobladores de Quetzaltenango y Huehuetenango asumieron una actitud de rechazo ante la llegada de guatemaltecos deportados. Al respecto, Eduardo Hernández, viceministro de relaciones exteriores, aseguró que se están preparando para emitir una campaña de comunicación a favor de las personas que están siendo deportadas.

Este 7 de julio ingresará un nuevo vuelo de personas deportadas al país. En mayo, las autoridades de migración habían informado que parte del protocolo de seguridad cada vuelo no traería a más de 50 personas, pesea ello, el vuelo del 3 de julio pasado procedente de Luisiana transportó a 75 personas en el mismo avión.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE