Las condiciones críticas de un recluso en la entrada del Hospital San Juan de Dios

COMPARTE

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Stef Arreaga

La fotografía de un recluso que es sostenido por dos guardias del Sistema Penitenciario al ingreso del Hospital General San Juan de Dios en busca de atención médica ha circulado en Guatemala y causado diversas reacciones. Hablamos con el periodista Johan Ordóñez quien estuvo en el lugar y momento exacto en donde captó con su cámara las imágenes.

Sin duda alguna, la pandemia ha mostrado escenas duras en estos cuatro meses: hospitales colapsados, desabastecimiento de medicamentos e insumos, el fallecimiento de personas de distintas edades y en circunstancias dramáticas, personal médico y de salud contagiados, todo esto en una crisis sanitaria que hasta el momento pareciera no ceder.  En otros lugares olvidados a donde ha llegado el virus, registrando ya algunas muertes como las que se han registrado en centro penitenciario e incluso en el Hospital de Salud Mental Federico Mora , lugares a donde no ha llegado la mirada de las autoridades competentes.

El lunes 14 circularon las fotografías de un recluso que es sostenido por los brazos por dos guardias de seguridad hacia un área del hospital General San Juan de Dios. En una conversación vía telefónica, el periodista Johan Ordóñez relató que había llegado al lugar para tomar algunas imágenes, estando en el área de emergencias se percató que había una persona con traje blanco esperando para ser atendido, pero al acercarse pudo notar que era custodiado por guardias del Sistema Penitenciario (SP) y que se mostraba signos de estar enfermo.

“Son imágenes crudas, son fuertes, pero es lo que ocurrió. La primera imagen se tomó en el área de admisión donde actualmente funciona la emergencia sobre la 1ª avenida de la zona 1.  En ese momento me voy para la 9ª calle A,  frente al hospital, en una funeraria a tomar otras fotografías. Unos 25 minutos después, me llamó la atención el murmullo de la gente, sorprendidos de la escena, y me percaté que a pocos metros de llegar a donde antes era la emergencia, los guardias lo llevan arrastrado.  10 minutos después los guardias salen con el privado de libertad, él caminando pero pocos pasos después se desvaneció. Los guardias tomaron un impulso para levantarlo de nuevo, lo llevan arrastrado unos 5 u 8 metros más a la puerta donde había una camilla y lo ingresan”.

Un día después de publicarse estas imágenes y de ser una de las noticias más leída en los portales de medios de comunicación digitales, Luis Rodolfo Escobar, director del Sistema Penitenciario, declaró en el programa radial Con Criterio, que las publicaciones fueron malintencionadas, y que se trata de un privado de libertad de 40 años, que está en prisión por robo de un teléfono celular, y aseguró que se desmayó por presentar desnutrición severa y anemia, además desmintió que se haya tratado de un caso de covid-19, a pesar de haber asegurado que hasta el momento no tenían el resultado del hisopado que se le pudo haber realizado al llegar al centro asistencial.

Al parecer los datos proporcionados por Escobar no eran los correctos, pues la esposa del recluso se presentó al Hospital General San Juan de Dios y declaró a algunos medios de comunicación que al ver que circulaban las fotografías de su esposo decidió ir a solicitar información sobre su estado de salud e indicó que su nombre es Elmer Daniel Gatica Pérez, de 47 años.

El periodista Ordoñez lamentó la situación de los guardias y el recluso. Sobre todo por el riesgo que corrieron los tres al llegar prácticamente desprotegidos al área donde se atiende casos de coronavirus, un lugar en donde los que laboran ahí utilizan trajes de bioseguridad por el peligro de contaminación del virus que hasta el momento ha dejado a casi 31 mil personas contagiadas en el país y 1,304 fallecidos en tan solo cuatro meses.

Según relató el periodista, los guardias se quedaron custodiando al recluso, mientras en el programa de radio, el director del Sistema Penitenciario decía con una voz enérgica que llegaría al fondo del asunto y que de ser necesario presentaría las denuncias penales correspondientes por los tratos tan “ortodoxos” hacia el detenido.

La PDH reacciona

El defensor de privados de libertad de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) Gerardo Villamar nos informó que se realizaron verificaciones y que el recluso era trasladado desde el Centro de Detención Preventiva para Hombres de la zona 18. Agregó que lo que las fotografías demuestran es un trato cruel, inhumano y degradante.  Pero también mencionó que es evidente la falta de equipo de protección personal (EPP)  de los guardias del SP, cuando en reuniones anteriores las autoridades han asegurado que a los guardias se les había dotado de este equipo para el traslado de privados a centros hospitalarios. Así mismo, insta a la Dirección del Sistema Penitenciario que instruya a los guardias para mantener un trato digno y humano a las personas privadas de libertad y no el trato cruel, inhumano y degradante evidenciado en la fotografía.

Hasta el momento la PDH no ha logrado verificar el estado de salud de este paciente y si efectivamente es negativo a covid-19 tal y como lo aseguró Luis Rodolfo Escobar en el programa radial.

En el Centro de Detención para Hombres Fraijanes II se ha sido habilitado un área para atender a pacientes positivos de covid-19, con una capacidad para dar atención a 486 personas asintomáticas, leves y moderados. Los privados de libertad cuya situación de salud se complique según los protocolos establecidos, deberán ser trasladados a uno de los hospitales nacionales que estén atendiendo casos de covid-19. Hasta el 13 de julio tienen 198 privados positivos de covid-19, 78 activos y 14 fallecidos de los cuales son diez hombres y cuatro mujeres.

Autoría y edición

Investigadora, periodista y diseñadora gráfica.

COMPARTE