Créditos: Redes Sociales

Una empresa que se dedica a la venta de hierro y piso cerámico cambió su catálogo y ahora también vende mascarillas al Hospital de Quetzaltenango.

Por Redacción  

La empresa “Grupo Construferro Sociedad Anónima”, que se dedica a vender materiales de construcción ha recibido 16 adjudicaciones estatatales durante el año, 13 de las cuales están asociadas al Hospital Regional de Occidente (HRO) a quien le vendió mascarillas a un precio más alto del cotizado en el mercado.

En la adjudicación con el Número de Guatecompras (NOG) 12793140, se detalla la compra de: “mascarilla material doble, no tejido suave, algodón con filtro de aire caliente; filtro: N95, diseño: sin válvula, sujetadores elásticos, condición descartable para el Hospital Temporal de Quetzaltenango por COVID-19”, por esa adjudicación el 25 de junio de este año, el Grupo Construferro fue beneficiado con Q89 mil 960.

Para este concurso fueron ocho las empresas que presentaron oferta. El grupo Construferro Sociedad Anónima y Melba Susana Castillo Ángel fueron las empresas que presentaron la propuesta económica más elevada, ambas de Q 89 mil 960; mientras que la propuesta más económica fue presentada por Vayron Ronaldo Rodríguez López con Q 19 mil 376.

Para corroborar los datos realizamos dos cotizaciones, ambas con las mismas características de las mascarillas y a la misma empresa.

La primera fue por 1 mil 384 mascarillas, con un costo por unidad de Q 65. Pese a ello, la cotización enviada por Grupo Construferro el precio por unidad fue de Q58.

Para corroborar el dato se tuvo acceso a una segunda cotización, de la misma empresa, por un pedido de 2 mil mascarillas con las mismas características a las requeridas por el HRO, el precio ofrecido fue de Q.56.50 cada una. Por la misma cantidad de mascarillas con las mismas características el HRO pagó Q. 8.50 de más.

Hasta la fecha, al Grupo Construferro se le han adjudicado 29 compras recibiendo por ellas Q. 1 millón 988 mil 373.65.

De ese total, tres son por material relacionado a construcción, y 26 por insumos para enfrentar la covid-19.

En otra compra del 3 de julio, al Grupo Construferro se le adjudicó por la venta de mascarillas N95 un contrato por Q 89 mil 960.

Para esta adquisición, la empresa de Annye Johanna Morales Reyes presentó su inconformidad en el portal Guatecompras, argumentando que el precio ofrecido por Construferro estaba por encima del precio de referencia. Pidiendo una revisión del proceso de adjudicación.

Para ese concurso, la empresa Morales Reyes presentó una propuesta económica de Q 16 mil 372.720, a un costo por unidad de  Q. 11.83.

Experiencia en materiales de construcción

El Grupo Construferro es conocido porque distribuye hierro, pisos cerámicos, cemento, entre otros materiales comúnes en la construcción de cualquier edificación.

Está integrado por los siguientes comerciales: Construferro El Carlín, Construferro “El Pedregal” y Construferro El Porvenir.

El representante legal es Rony Orlando Mazariegos Cifuentes, y según la información la empresa disponible en internet esta ubicada en el municipio La Esperanza, Quetzaltenango, diagonal Lucas T. Cojulum 01-36, zona 3.

En la misma dirección, Mazariegos Cifuentes también tiene a su nombre una empresa de arrendamientos y la librería y comercializadora “Los 3 ositos”.

El combate a la corrupción

Las organizaciones AS/COA/Anti-Corruption Working Group, Americas Quarterly y Control Risks presentaron el informe el pasado 8 de junio títulado “La capacidad de combatir el índice de corrupción”.

En dicho estudio se argumenta que durante el marco de la pandemia a nivel mundial los índices de corrupción incrementaron. En el estudio evaluaron a 15 países de Latinoamérica, Guatemala ocupó el lugar número 11 de 15.

El país número uno del continente con menor corrupción fue Uruguay con una calificación de 7.78, y Guatemala con una calificación de 4.04

Además, dice que Guatemala ha tenido un retroceso en materia de la lucha contra la corrupción, luego de que fuera expulsada la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

En Guatemala, la organización Acción Ciudadana, implementó el proyecto “Fortalecimiento de la participación ciudadana a través de la promoción de mecanismos de transparencia y rendición de cuentas”, donde además se contabilizan las adquisiciones de bienes que por su naturaleza no son posibles de fiscalizar in situ durante la pandemia.

“Las mascarillas, los medicamentos, la comida, son cosas que no se pueden fiscalizar físicamente por su volumen y es donde hemos encontrado mayores casos de anomalías y de corrupción”, señaló César Vega, investigador del proyecto.

Otro foco de anomalías que Acción Ciudadana ha registrado tiene qué ver con la venta de alimentos por parte de empresas cuya actividad comercial según Guatecompras está relacionada a la construcción.

“La corrupción en estos procesos no se debe a los mecanismos de control que ya existen en la ley, ellos están licitando y presentando papelería según los requisitos, aquí hablamos de algo más grave, un sistema de impunidad que permite ser transparentemente corrupto”, señaló Vega.

Impacto a nivel local

Israel Obispo Vásquez Sic, contador público y auditor de reconocimiento local por sus posiciones en contra de la corrupción en la ciudad de Quetzaltengo y Totonicapán, mencionó que el principal obstáculo para garantizar la transparencia en el actual contexto de la covid-19 es “la falta de interés de las instituciones fiscalizadoras del gasto público, quienes serían los actores principales para combatir la corrupción y garantizar la transparencia en todo sentido y en todo momento”.

El entrevistado añadió que “existen varias estrategias que ellos mimos van generando, y creando que utilizan los diferentes sectores para enriquecerse de manera ilícita de los fondos públicos que inician desde las elecciones de las autoridades que nos gobiernan”.

Vásquez enfatizó que es importante que la ciudadanía se involucre y “realice las denuncias correspondientes cuando se tenga la certeza de que existen actos de corrupción”.

Por su parte, Percy Aguilar, académico y catedrático, del Centro Universitario de Occidente (CUNOC), comentó que es importante que la ciudadanía y la sociedad civil este atenta a los precios y la existencia del producto que las empresas aseguran ofertar.

Las compras del hospital

Hasta el momento el HRO, que se constituye como la unidad ejecutora del presupuesto asignado al hospital temporal instalado en el Centro de Ferias y Mercadeo (CEFEMERQ), ha adjudicado 305 procesos en compras relacionadas a la covid-19, por un total de Q.21 millones 065 mil 834 con 89 centavos.

El hospital temporal tiene destinados Q106 millones de presupuesto para enfrentar la pandemia de coronavirus.

María del Carmen Sajquim, vocera del HRO mencionó que para la contratación de las empresas a las que se adjudican los procesos se basan “en el contexto de la ley, con empresas de trayectoria, experiencia, y que llenen los requisitos de las ofertas o eventos”, puntualizó.

Autoría y edición

COMPARTE