Comunicado de médicos y cirujanos de la promoción 1979, sobre la pandemia de coronavirus en el país

COMPARTE

Créditos: David Toro

La pandemia de SARS-CoV-2 nos tiene postrados, con un número creciente de contagios: 41,135 según informe oficial del día de hoy (22 de julio 2020). Las personas alcanzadas incluyen personal sanitario que se encuentra en primera línea de atención a personas infectadas con SARS-CoV-2. Y como si fuera poco, tenemos la tasa más alta de letalidad a nivel centroamericano (3.82%). Encima de ello no tenemos modelos epidemiológicos sólidos, las cifras oficiales son confusas y no hay claridad acerca de qué nos espera en el futuro inmediato.

Ante semejante panorama, en forma respetuosa pero a la vez contundente, exigimos:

Al presidente de la República:

1. Pronta respuesta a las solicitudes de quienes se encuentran en primera línea de atención a personas infectadas con SARS-CoV-2. Nos referimos concretamente al abastecimiento de equipos especiales de protección; también, habilitación de más camas para atención de cuidados críticos en el publicitado Hospital del Parque La Industria, mismo que no ha respondido a la demanda real de infectados; considerar de urgencia solucionar asertivamente la saturación de los dos hospitales insignia: Hospital Roosevelt y Hospital San Juan de Dios. Ha de recordarse que el Congreso le autorizó una cifra millonaria para la contención de la pandemia. Es inexplicable entonces que no haya suficientes ventiladores con suministro de oxígeno.

2. Que la gestión de los planes y programas para mitigar la pandemia se operen de manera técnica y científica y no políticamente. De seguirse manejando como hasta ahora se ha hecho Guatemala acabará como México, Estados Unidos y Brasil (pésimos ejemplos de cómo enfrentar una crisis de semejante naturaleza). Por lo tanto, deberá exigirle más resultados a su Comisionado (quien hasta la fecha, se ha limitado a declaraciones respecto al pico de la pandemia que no dejan de ser un galimatías).

3. No más quejas en relación a que encontró colapsada la red de servicios de salud. Usted como médico que es, sabe que la respuesta a un desastre no puede sustentarse en lamentos ni en gritos. Se necesita asertividad, eficiencia y eficacia.

4. Diálogo con quienes a diario enfrentan la crisis en primera línea. Esa interlocución deberá ser sin confrontación, con mucha humildad, tolerancia y respeto.

5. Presentar ante el Congreso de la República una iniciativa de ley para dignificar al gremio médico.

A la señora Ministra de Salud:

1. Se agilice la adquisición de los insumos necesarios para la protección de nuestros compañeros que se encuentran en la primera línea de atención de personas con SARS-CoV-2, como también de medicamentos que se necesiten para el tratamiento de complicaciones de la infección.

2. Garantizar el suministro de oxígeno para todos los centros donde se atiende personas con problemas respiratorios.

3. Estandarizar protocolos de tratamiento.

4. Descentralizar la toma de muestras para diagnóstico de la infección.

5. Agilizar el pago de honorarios y bonos correspondientes al personal que se ha expuesto en la atención de enfermos, en toda la red de servicios de salud.

6. Agilizar la contratación del personal que sea necesario para la atención de la emergencia.

7. Brindar información fidedigna del estado de la pandemia, porque a la luz de los acontecimientos, pareciera que no existe transparencia en la misma.

A la Junta Directiva del Colegio Médico:

1. Pronunciamientos más enérgicos en relación a: La indiferencia manifiesta del Ejecutivo, la incapacidad del Ministerio de Salud para proveer de los insumos necesarios a quienes se encuentran en la primera línea de atención de personas infectadas con SARS-CoV-2, y las muertes de nuestros del personal de salud devenidas en consecuencia.

2. Por lo mismo, además que lamentamos la muerte de colegas nuestros exigimos más acompañamiento gremial. Recuerden que la moral y la ética así lo reclaman.

3. Revisar y actualizar las obligaciones que el Colegio tiene para sus agremiados, entre otras, la defensa gremial.

4. Realizar un diagnóstico financiero para reiniciar el pago de prestaciones a sus colegiados.

Reiteramos:

1. Nuestro apoyo a los colegas que a diario se enfrentan con ese enemigo invisible (el virus del SARS-CoV-2 y arriesgan su vida sabiendo que han sido olvidados por quienes tienen la responsabilidad constitucional de proteger sus vidas.

2. Nuestra exigencia para que no haya más muertes por irresponsabilidad, indiferencia e indolencia de parte de las autoridades estatales.

Oscar Alfredo

Alvarado BatresColegiado No. 3340

Autoría y edición

COMPARTE

Noticias relacionadas