Créditos: Archivo
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Kajkoj Máximo Ba Tiul

¡Señor Presidente!, ya nos estamos encabronando. No por el encierro, sino por las grandes mentiras con que sale en cada conferencia de prensa. Primero nos dijo que el COVID19 era una gripona, también nos dijo que nosotros éramos el modelo para otros países, porque estabamos conteniendo el contagio.  Y así, de poco en poco,  entre mentiras y mentiras, nunca ha hablado con la verdad, sobre la dimensión exacta del COVID19.   Y ahora nos dice: “o les da o se salvan”, ésta frase es un recurso de incapacidad, porque se está dejando arrastrar por la oligarquía y burguesía, que ha puesto de rodillas a este pueblo sufrido y trabajador.

¿Por qué tiene que ceder ante las presiones del sector económico y de políticos corruptos?.  No le estamos pidiendo que sea de izquierda, ni tampoco marxista, ni comunista.  Solo le pedimos que sea realmente “humano”.  Siga siendo de derecha o de extrema derecha o como Usted lo quiera ser.  Pero debe  responderle al pueblo.  O por lo menos a quienes votaron por Usted.

No le da tristeza, que estén muriendo médicos y enfermeras que lo están dando todo, en la primera línea. No le duelen más de mil muertos.  Y los más de  treinta mil contagiados[1]. ¡Acaso no le da vergüenza!, o no le preocupa que en la historia será reconocido como otro genocida más.  

Hoy; usted habla de “recuperación”.  ¿Qué o de qué nos vamos a recuperar?.  Es una forma bonita para volver a decir, ¿“volvamos a la normalidad”?.  Esa normalidad putrefacta, que ha llevado a más del 80% de la población de nuestro país a vivir en pobreza y extrema pobreza.  Recuperarnos, es para ustedes seguir con un sistema de salud malo.  A seguir con un sistema de educación que no libera, sino que embrutece.  Recuperarnos, es para Usted, seguir teniendo esa gran población con hambre y desnutrición.

Para nosotros los pueblos, volver a la normalidad, no es volver a lo mismo.  Porque nada será lo mismo.  Pero tampoco queremos volver a las manos del CACIF, de finqueros, de militares, de clérigos que solo viven del culto, de pastores que trasquilan a sus ovejas.  No queremos volver al modelo que despoja, que criminaliza, que hace pobres.  Pensamos, que de aquí podíamos salir con un nuevo modelo de Estado y de Nación.  Un nuevo modelo de desarrollo que nace de la devolución de las tierras y territorios de los pueblos indígenas, campesinos y pobres. Debe reconocer señor presidente, que se ha equivocado y que ha demostrado ser incapaz.  Que los hospitales que dijo haber construido, no son hospitales.  Que cuando le decíamos que masificara las pruebas, Usted se opuso y ahora las estadísticas nos dan la razón.  Usted, no es más que la continuidad de políticos que viven de los recursos del Estado.  Si le importara la vida de los demás, en vez de estar mendigando, hubiera presentado un anteproyecto de ley, para que todos, absolutamente todos, quienes laboran en puesto principales en los tres organismos del Estado se rebajaran el sueldo y esa plata sirviera para salud.  Pero no, porque sigue gobernando apoyado por una sarta de corruptos y ladrones, que se apoderaron y se adueñaron de los préstamos del COVID19.

Usted le dijo una vez a Jimmy Morales, que sea más humano y porque la gente se está muriendo por falta de medicinas.  Usted le dijo que asumiera su liderazgo.  Hoy Usted, está haciendo lo mismo.  Entonces por qué no hace lo que le recomendó a él.  Claro, no lo va a hacer, porque usted igual está haciendo política con las mismas mañas de siempre.  Igual, le decimos, es tiempo que usted cambie.  Trabaje como líder político y humano y no como mañoso.  Trabaje para la gente y no para el CACIF.  ¡Ya no nos engañe!.  Diga de una vez que, para salir de esta pandemia dependerá de nosotros y no de Usted.  Diga que los hospitales ya no dan para más. Que se equivocó y que la salida es que comencemos a pensar todos juntos, que debemos a hacer.

Como lo dijo;  Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, que;  “No podemos volver a como hacíamos las cosas antes, el seguir como siempre nos ha fallado, debemos unirnos y aprender de estas lecciones para actuar”[1].  Eso es lo que debe prevalecer hoy.  Desde el encierro, nos debe embargar un espíritu de luchar todos juntos, para hacer de Guatemala un país diferente y más humano.  Que quienes se han robado todos los recursos del país, comprendan que de hoy en adelante ya no deben robar.  Que los ricos paguen cabales sus impuestos.  Que paguen buenos y verdaderos salarios.  Que dejen de estar llorando que su capital mermó, porque no es cierto.  Que los terratenientes devuelvan la tierra a los campesinos.  Que los campesinos comencemos a producir nuestra propia comida.  Que dejemos de depender de otros países. 

En una palabra, Señor Presidente; debe emprender un proceso de pacto social-nacional, post covid19, que sea más humano y que no beneficie a los oligarcas, burgueses, militares, políticos y criminales.  Un proceso en donde nos escuchemos y nos hagamos escuchar todos.  En conclusión, volvamos a la agenda de la paz, que sigue siendo actual y dejemos por un lado la agenda neoliberal.

Escribí esto, pensando que tal vez ni lo llegue a leer.  Pero así quería mostrar mi encabronamiento a tanta injusticia que destapó el COVID19

POR LOS HOMBRES Y MUERES QUE ESTAN EN PRIMERA LINEA

MI TRIBUTO, DESDE AQUI

Centro de reflexiones Nim Poqom

[1] Hasta el día que estábamos escribiendo este articulo llevábamos más de treinta mil casos, https://www.prensalibre.com/guatemala/comunitario/guatemala-registra-el-dia-con-mas-muertos-por-coronavirus-en-lo-que-va-de-la-emergencia-breaking/

[2] https://www.soy502.com/articulo/oms-no-podemos-volver-lo-haciamos-antes-32419#gsc.tab=0



Autoría y edición

Docente universitario, investigador, antropólogo y analista político poqomchi'

COMPARTE