Pilotos de Transurbano no han recibido salarios pendientes y son excluidos de programas sociales

COMPARTE

Créditos: David Toro

Por David Toro

250 pilotos del Sistema Integrado Guatemalteco de Autobuses (SIGA) no han podido trabajar desde que inició la restricción al transporte público el 16 de marzo, un grupo de pilotos de las rutas del norte de la ciudad denuncian que se les adeuda salarios desde hace tres meses y fueron excluidos del bono de protección al empleado.

Con temor a que los directivos del Transurbano tomen represalias en contra de ellos, un grupo de 15 pilotos decidió salir este 2 de junio para denunciar que desde que el transporte público quedó paralizado debido a las restricciones no han recibido el salario correspondiente al mes de marzo.

“El presidente Giammattei prometió pagar Q75 diarios a los trabajadores que quedaran paralizados durante las restricciones por el coronavirus, pero son pocos los pilotos de Transurbano que han recibido este beneficio y solo Q1 mil 650, no todo lo ofrecido”, denunció Saúl Castañeda, un piloto que desde el 16 de marzo se encuentra sin poder laborar y sin recibir apoyo de los programas sociales que el Gobierno central anunció para paliar la pandemia.

Este martes, los directivos de Transurbano publicaron un comunicado ante el movimiento y descontento de los trabajadores, en el cual sostienen que están realizando las gestiones para que los pilotos, personal administrativo, mecánicos y demás personal sean beneficiados con los programas sociales ofrecidos por el Ejecutivo. Pese a ello, los pilotos aseguran que ese ha sido el discurso gerencial durante más de dos meses, pero mientras ellos gestionan, las familias de los trabajadores no pueden cubrir sus necesidades básicas y el salario de marzo no ha sido cancelado.

En el comunicado oficial de la empresa de transporte dice que tomará acciones legales contra los pilotos que hagan uso del logo de la empresa en manifestaciones o actos públicos.

Santiago Hernández, otro piloto que manifestó este martes, declaró que muchos de sus compañeros decidieron no llegar a denunciar la precaria situación laboral en la que se encuentran porque una noche antes recibieron mensajes vía la plataforma de Whatsapp de intimidación de parte de sus superiores. El mensaje fue enviado, según la denuncia, por Julio Guzmán, coordinador de pilotos de Transurbano, quien escribió a los pilotos que posiblemente lo salarios serían entregados el 8 de junio pero que podrían atrasar el pago para aquellos que denunciaran públicamente.

 Mientras el salario para los pilotos no llega, algunos de los que estuvieron presentes en la manifestación se encuentran en una situación de precariedad porque no cuentan con recursos económicos para pagar el alquiler de sus casas o incluso han tenido que pedir  prestado o salir con banderas blancas a las calles para conseguir un poco de dinero y alimentar a sus hijos.

Según datos brindados por la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), la defensoría del usuario de transporte público ha recibido denuncias de no menos de 10 pilotos sobre el incumplimiento salarial y algunos aseguran que les han dado cheques sin fondos.

El jueves 7 de mayo el Ministerio de Trabajo aseguró que había realizado los primeros depósitos a trabajadores cuyos contratos laborales fueron suspendidos, el monto total habría sido de Q7 millones distribuido entre 7 mil trabajadores de 6 mil empresas. El programa cuenta con más de Q2 mil millones disponibles para 300 mil trabajadores que sean suspendidos, pero la cuota que se cubrirá será únicamente hasta la primera quincena de abril.

Guatemala se encuentra en las semanas con la mayor cantidad casos de covid-19 detectados, el Gobierno prepara un programa para la reducción de medidas restrictivas, pero ante la falta de certeza de cuándo podrán volver a trabajar, los pilotos del Transurbano aseguran que buscarán alternativas legales para que sus derechos laborales sean respetados.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE