Las deportaciones han sido reanudadas luego de fallos en el protocolo sanitarios

COMPARTE

Créditos: Migración
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por David Toro

Estados Unidos envió a 99 guatemaltecos deportados entre el 9 y 11 de junio de 2020, las deportaciones tenían más de un mes suspendidas debido a los fallos en los protocolos sanitarios que provocó que al menos 180 guatemaltecos hayan sido enviados contagiados de covid-19.

Desde que se detectó el primer caso de la covid-19 en Guatemala, el 13 de marzo, hasta este 12 de junio, Estados Unidos ha enviado 32 vuelos con 2,160 personas. Según la información oficial, de esa cifra 180 guatemaltecos han dado positivo a la prueba de coronavirus, entre adultos, unidades familiares y menores no acompañados.

Los vuelos de deportaciones fueron suspendidos por primera vez el 16 de abril, luego de que un vuelo del 13 de abril, fuera calificado por el presidente Alejandro Giammattei como “vuelo maldito”. El vuelo proveniente de Alexandría, Luisiana transportó a 44 personas con la enfermedad. Estados Unidos y Guatemala intentaron reanudar los vuelos en mayo con menor cantidad de pasajeros pero el protocolo que incluía realizar pruebas  a los migrantes fracasó, luego de que al menos 10 pasajeros del 4 de mayo dieran positivo en una prueba aleatoria que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) realizó ese día.

Esta semana Guatemala recibió dos nuevos vuelos bajo la condición de que Estados Unidos enviase a todos con un certificado de que se les practicó la prueba de coronavirus previo a subir al avión. Asimsmo, los vuelos deben transportar a un máximo de 50 pasajeros, los que ingresaron entre marzo y abril traían entre 70 a 80 pasajeros. En circunstancias normales Estados Unidos envía aviones hasta como 120 personas a bordo.

El vuelo del 9 de junio proveniente de Luisiana trasladó a 50 guatemaltecos, 10 de ellos de eran menores de edad. Mientras que el vuelo del 11 de junio trajo a 49 personas, tan solo uno de ellos menores de edad. Según la información oficial los mayores de edad son enviados al albergue Ramiro de León Carpio, ubicado en la zona 13 de la ciudad capital, han tenido que esperar el resultado de la prueba que se les realizó en las instalaciones de la Fuerza Aérea cuando llegaron al país y los menores han quedado bajo la custodia de la Secretaría de Bienestar Social (SBS)

¿Funcionará el protocolo?

El epidemiólogo Edwin Asturias, comisionado presidencial de la Comisión Nacional Contra el coronavirus (Coprecovid), aseguró el 10 de junio que los guatemaltecos deportados viajabn con un certificado elaborado por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Asturias agregó que las pruebas serían realizadas tres días antes de que los guatemaltecos subieran al avión, a pesar de que según la información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas de la  enfermedad se pueden desarrollar hasta 12 días después de que la persona lo haya adquirido.

Foto: Migración.

Se solicitó información al MSPAS sobre los resultados de las pruebas realizadas a los 99 guatemaltecos deportados esta semana, previo a la publicación de esta nota, pero hasta el momento no se recibió respuesta si las personas retornadas siguen en el albergue de la zona 13 o si han sido enviados a casa.

“No hay garantías de salud para los migrantes, son enviados sin seguridad de nada, aquí vienen a centros precarios y hospitales desabastecidos, es sumamente preocupante que los gobiernos se presten para esto en esta etapa de la pandemia”, opinó el Padre Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante de la ciudad de Guatemala.

En Estados Unidos el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), confirmó que detectó 788 casos positivos de covid-19 entre los más de 25 mil detenidos en 200 centros de todo el país, pero solo ha realizado un poco más de 2 mil 800 pruebas.

Hasta el lunes 8 de junio, la cancillería guatemalteca reportó que Estados Unidos detuvo a más de 5 mil guatemaltecos, la mitad de ellos ya tienen una orden de deportación pendiente, los demás siguen un proceso legal para que se decida si son deportados o no.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE